El irre­duc­ti­ble que lle­gó de Ari­zo­na

Los nú­me­ros si­túan a Tim Derk­sen en­tre los me­jo­res de la LEB Oro pe­se al dis­cre­to pa­pel del Pei­xe Ga­le­go

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra Deportes - ALEI­XAN­DRE MÉN­DEZ PON­TE­VE­DRA / LA VOZ

A pri­me­ra vis­ta, su ca­ra de ni­ño y su as­pec­to al­go des­gar­ba­do so­bre la pis­ta pro­vo­can que no in­fun­da de­ma­sia­do res­pe­to a sus ri­va­les. Pe­ro aten­dien­do a sus re­gis­tros, Tim Derk­sen se ha ga­na­do a pul­so el ser con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res de­bu­tan­tes de la tem­po­ra­da en LEB Oro. Por ello, a sus 23 años, y en su pri­me­ra tem­po­ra­da le­jos de Es­ta­dos Uni­dos, el nor­te­ame­ri­cano se ha ga­na­do la ple­na con­fian­za de su en­tre­na­dor, Ja­vi Llo­ren­te, que le ha con­ver­ti­do en el hom­bre más uti­li­za­do de la plan­ti­lla. Tan­to es así, que Derk­sen es el se­gun­do ju­ga­dor de la li­ga en mi­nu­tos dispu­tados, con una me­dia de 33,17 por par­ti­do.

Pe­ro sus bue­nos re­gis­tros, en to­do ca­so, no se li­mi­tan al tiem­po que pa­sa so­bre la pis­ta. No en vano, el ju­ga­dor de Tuc­son, Ari­zo­na, fi­gu­ra a es­tas al­tu­ras co­mo el ter­cer ju­ga­dor con me­jor me­dia ano­ta­do­ra de la li­ga con 18,36 pun­tos por par­ti­do. Y a es­to aña­de una va­lo­ra­ción me­dia de 17,43 pun­tos por en­cuen­tro, re­gis­tro que cer­ti­fi­ca que su apor­ta­ción ba­lon­ces­tís­ti­ca va mu­cho más allá de la ano­ta­ción. De he­cho, sus bue­nas ac­tua­cio­nes ya le han va­li­do pa­ra fi­gu­rar has­ta en cua­tro oca­sio­nes en el quin­te­to de la jor­na­da, tan­to en par­ti­dos en los que su apor­ta­ción sir­vió pa­ra lle­var a su equi­po ha­cia la vic­to­ria co­mo en otros en los que ni si­quie­ra su gran ac­tua­ción fue su­fi­cien­te pa­ra que el Pei­xe Ga­le­go su­ma­se. Un ni­vel que ha he­cho que sus ri­va­les ha­yan to­ma­do ya no­ta de su ta­len­to, y es­ta vi­gi­lan­cia se re­fle­ja en que el nor­te­ame­ri­cano del Pei­xe Ga­le­go li­de­re un rán­king me­nos po­si­ti­vo, el de ta­po­nes re­ci­bi­dos.

Rá­pi­da adap­ta­ción

Des­pués de cua­tro años en San Fran­cis­co, en la li­ga uni­ver­si­ta­ria de su país, Derk­sen lle­gó es­te verano a Ma­rín con la incógnita de có­mo se­ría su adap­ta­ción a un ba­lon­ces­to muy dis­tin­to al es­ta­dou­ni­den­se, en el que pri­man las in­di­vi­dua­li­da­des so­bre el jue­go co­lec­ti­vo, un pro­ble­ma re­cu­rren­te en ju­ga­do­res del otro la­do del char­co que no lo­gran mos­trar su me­jor ni­vel en el básquet eu­ro­peo. Pe­ro en el ca­so de Derk­sen, ni si­quie­ra la ba­rre­ra del idio­ma le ha im­pe­di­do in­te­grar­se rá­pi­da­men­te. Su ac­ti­tud en la pis­ta, que le lle­va a bre­gar sin des­can­so ca­da se­gun­do que es­tá so­bre el par­qué, tie­ne par­te de cul­pa. Y ade­más, ha con­ta­do con la ven­ta­ja de te­ner un pa­dre que tam­bién ha si­do en­tre­na­dor de ba­lon­ces­to, lo que le ha otor­ga­do una ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra asi­mi­lar in­me­dia­ta­men­te los con­cep­tos que le plan­tea su ac­tual téc­ni­co.

El pa­sa­do sá­ba­do, en una jor­na­da en la que el Pei­xe Ga­le­go en­ca­jó su sex­ta de­rro­ta con­se­cu­ti­va, Derk­sen vol­vió a de­jar mues­tras de su ca­rác­ter irre­duc­ti­ble, va­cián­do­se en los 34 mi­nu­tos que es­tu­vo en la can­cha. Y es que el de Ari­zo­na, pe­se a ha­ber na­ci­do a mi­les de ki­ló­me­tros de Ma­rín, es­tá de­jan­do cla­ro que lu­cha­rá has­ta el úl­ti­mo há­li­to por man­te­ner al Pei­xe Ga­le­go en LEB Oro.

RA­MÓN LEIRO

Derk­sen, du­ran­te un par­ti­do de la pre­sen­te tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.