Un tor­tuo­so pro­ce­so que de­be arran­car con una de­nun­cia rá­pi­da an­te la po­li­cía

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Ocu­par una vi­vien­da aje­na es de­li­to. Esa es la pre­mi­sa bá­si­ca del Có­di­go Pe­nal pa­ra fi­jar en­tre uno y dos años de cár­cel la pe­na a la que se en­fren­tan quie­nes alla­nen y se ins­ta­len sin per­mi­so en un ho­gar que no sea de su pro­pie­dad o sin un con­tra­to que le dé co­ber­tu­ra le­gal. El da­ño cau­sa­do y la uti­li­dad ob­te­ni­da con la ocu­pa­ción son las cir­cuns­tan­cias que gra­dúan la sen­ten­cia. Pe­ro an­tes de tra­tar de lle­gar a con­se­guir que un fa­llo ju­di­cial de­vuel­va to­dos los de­re­chos al pro­pie­ta­rio y or­de­ne el aban­dono del ocu­pan­te, el pri­mer pa­so siempre lo cons­ti­tu­ye in­ter­po­ner una de­nun­cia, y con la ma­yor ce­le­ri­dad po­si­ble pa­ra pro­pi­ciar que la po­li­cía ac­túe con­tra los usur­pa­do­res de la pro­pie­dad, si es que es­tos no han cam­bia­do las ce­rra­du­ras. Pre­sen­tar la de­nun­cia en el juz­ga­do de guar­dia, en lu­gar de en la po­li­cía sue­le de­mo­rar el pro­ce­so. En el ca­so de que la po­li­cía sor­pren­da a los ocu­pan­tes ma­ni­pu­lan­do la ce­rra­du­ra, pe­ro los da­ños cau­sa­dos no su­pe­ran un im­por­te de 400 eu­ros, la ocu­pa­ción se­rá de­cla­ra­da co­mo fal­ta.

La iden­ti­fi­ca­ción de los ocu­pan­tes sue­le ser­vir pa­ra ace­le­rar el pro­ce­so ju­di­cial, pe­ro es­te por tér­mino me­dio su­pera el año en trá­mi­tes. La ocu­pa­ción de la vi­vien­da ha­bi­tual tie­ne una re­so­lu­ción le­gal más rá­pi­da, y es cuan­do los acu­sa­dos se en­fren­tan a pe­nas de cár­cel. Cuan­do el bien usur­pa­do es­té va­cío o sea una se­gun­da vi­vien­da, los pro­ce­sos le­ga­les se sue­len di­la­tar, y las pe­nas os­ci­lan en­tre tres y seis me­ses.

Apro­ve­char que los ocu­pan­tes sal­gan en cual­quier mo­men­to de la vi­vien­da pa­ra vol­ver a cam­biar la ce­rra­du­ra es una op­ción, pe­ro en­tra­ña ries­gos, ya que los ad­mi­nis­tra­do­res de fin­cas ad­vier­ten que en mu­chos ca­sos las ocu­pa­cio­nes de ca­sas cuen­tan con el res­pal­do de gru­pos de­lic­ti­vos or­ga­ni­za­dos que ha­cen un tra­ba­jo pre­vio de ave­ri­gua­ción de la iden­ti­dad y cos­tum­bres de los pro­pie­ta­rios y co­bran por indicar a quien re­quie­re sus ser­vi­cios la ubi­ca­ción de edi­fi­ca­cio­nes sus­cep­ti­bles de ser asal­ta­das pa­ra asen­tar­se en ellas.

Rea­li­zar un in­ven­ta­rio ex­haus­ti­vo de los bie­nes y mo­bi­lia­rio que hay en el in­te­rior de la ca­sa es otro de los pa­sos que de­be dar cual­quier afec­ta­do por las ocu­pa­cio­nes, aun­que lo más ha­bi­tual es que sir­va de po­co, pues los ocu­pan­tes sue­len de­cla­rar­se in­sol­ven­tes, y no aca­ban pa­gan­do ni las cos­tas del pro­ce­so le­gal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.