Ano­va y Po­de­mos dan­do ejem­plo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

«La llu­via en Se­vi­lla es una ma­ra­vi­lla». El pro­fe­sor Henry Hig­gins uti­li­za­ba ese ri­pio, li­bre adap­ta­ción de una co­no­ci­da ri­ma in­gle­sa en su ver­sión ori­gi­nal «The rain in Spain stays mainly in the plain», pa­ra en­se­ñar a Eli­za Doo­little —la siempre ma­ra­vi­llo­sa Au­drey Hep­burn— a ha­blar co­mo una dama de la al­ta so­cie­dad en My Fair Lady, mag­ní­fi­ca pe­lí­cu­la di­ri­gi­da en 1964 por Geor­ge Cu­kor.

Si­guien­do con au­tén­ti­ca pa­sión los acon­te­ci­mien­tos pro­ta­go­ni­za­dos es­te fin de se­ma­na por los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos que han emer­gi­do en Ga­li­cia so­bre las ce­ni­zas de la cas­ta (Ano­va y Po­de­mos), no he po­di­do por me­nos que ima­gi­nar un nue­vo ri­pio adap­ta­do a nues­tra en­vi­dia­ble si­tua­ción: «La nue­va po­lí­ti­ca en Ga­li­cia es un au­tén­ti­ca de­li­cia». Vean si no.

La asam­blea de Ano­va ter­mi­nó con un en­fren­ta­mien­to en el que va­rios de los pre­sen­tes re­cu­rrie­ron a los em­pu­jo­nes y pa­ta­das pa­ra sal­dar sus dis­cre­pan­cias, lo que, se­gún es bien co­no­ci­do, cons­ti­tu­ye la má­xi­ma ex­pre­sión del plu­ra­lis­mo de­mo­crá­ti­co. Así da gus­to. A eso se le lla­ma te­ner fir­mes con­vic­cio­nes, ejem­plo sin du­da de lo que qui­zás nos es­pe­ra si quie­nes se ex­pre­san con for­mas tan edi­fi­can­tes lle­ga­sen a ocu­par en el fu­tu­ro pues­tos pú­bli­cos de res­pon­sa­bi­li­dad. Es ver­dad, cla­ro, que los im­pli­ca­dos en la gres­ca se­rán en­via­dos, se­gún la di­rec­ción del gru­po al que per­te­ne­cen, Xei­ra-Mo­ci­da­de Co­mu­nis­ta Ga­le­ga, a «ta­lle­res de for­ma­ción im­plan­ta­dos por com­pa­ñei­ras so­bre des­pa­triar­ca­li­za­ción das prác­ti­cas so­cio-po­lí­ti­cas, apren­di­za­xe de coida­dos e com­pa­ñei­ris­mo». Que no cun­da, pues, el pá­ni­co: si a los de las pa­ta­das los des­pa­triar­ca­li­zan, to­do irá de ma­ra­vi­lla. Ejem­plos so­bra­dos hay en la his­to­ria del co­mu­nis­mo de esos pro­ce­sos de re­edu­ca­ción y de sus efec­tos por­ten­to­sos.

La otra pa­ta de la nue­va po­lí­ti­ca ga­lle­ga, Po­de­mos, ha da­do tam­bién mues­tras tran­qui­li­za­do­ras de que los ga­lle­gos no te­ne­mos na­da que te­mer si ese par­ti­do lle­ga a ser una fuer­za de go­bierno, da­do su gra­do de cohe­sión in­ter­na y ma­du­rez. La asam­blea que ce­le­bró es­te sá­ba­do el Con­se­llo Ciu­da­dano de Po­de­mos fue con­si­de­ra­da por miem­bros de la di­rec­ción que pre­si­de Car­men San­tos co­mo «un gol­pe de Es­ta­do». A su vez, los crí­ti­cos con el gru­po di­ri­gen­te, que li­de­ra la dipu­tada en el Con­gre­so Án­ge­la Ro­drí­guez (la mis­ma que, dan­do un ejem­plo de su pro­fun­do sen­ti­do del res­pe­to a los de­más, se re­fi­rió ha­ce un par de años a la pro­pia Car­men San­tos co­mo «pu­ta co­ja» en un chat in­terno del par­ti­do), ame­na­zan con lle­var a la di­rec­ción a los tri­bu­na­les. Eso es un par­ti­do y lo de­más, un cuen­to.

Son de he­cho acon­te­ci­mien­tos tan ad­mi­ra­bles los que ex­pli­can que las fuer­zas de la nue­va po­lí­ti­ca se con­si­de­ren con de­re­cho a dar lec­cio­nes a to­das las de­más, pues bas­ta­ría con que la cas­ta se com­por­ta­ra co­mo ellas pa­ra que Ga­li­cia y el res­to de Es­pa­ña fue­ran Jau­ja: el reino de la más pu­ra y per­fec­ta de­mo­cra­cia. En reali­dad es in­com­pren­si­ble que aún ha­ya ga­lle­gos que se re­sis­tan a vo­tar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.