El aten­ta­do de Lon­dres tam­bién gol­pea a Ga­li­cia

Ays­ha Fra­de, hi­ja de una be­tan­cei­ra y pro­fe­so­ra, per­dió la vi­da en el ata­que «Le en­can­ta­ba ve­nir a Be­tan­zos, pre­su­mía de es­te pue­blo en­tre su gen­te» La po­li­cía cree que el te­rro­ris­ta que arro­lló a los tran­seún­tes con un co­che ac­tuó so­lo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - 2 a 5

Cin­co muertos, uno de ellos el su­pues­to te­rro­ris­ta, y cer­ca de 40 he­ri­dos (12 de gra­ve­dad) —en­tre ellos tres ado­les­cen­tes fran­ce­ses y dos ciu­da­da­nos ru­ma­nos— es el ba­lan­ce del gol­pe que el yiha­dis­mo ra­di­cal ases­tó ayer en Lon­dres. «Es un aten­ta­do te­rro­ris­ta. De eso no hay nin­gu­na du­da», con­fir­ma­ba a me­dia tar­de el nú­me­ro dos de Scotland Yard, Mi­ke Row­ley. El caos em­pe­zó po­cos mi- nu­tos des­pués de las dos y me­dia de la tar­de. Un to­do­te­rreno Hyun­dai de co­lor gris en­tró a to­da ve­lo­ci­dad en el con­cu­rri­dí­si­mo puen­te de West­mins­ter, un lu­gar de pa­so obli­ga­do pa­ra los miles de tu­ris­tas que ca­da día vi­si­tan el cen­tro de Lon­dres.

A los po­cos me­tros, el con­duc­tor dio un vo­lan­ta­zo y se subió a la ace­ra. Car­gó con­tra pea­to­nes y ci­clis­tas y se lle­vó por de­lan­te va­rios pues­tos de re­cuer­dos tu­rís­ti­cos. Al­gu­nos de los pea­to­nes tu­vie­ron que ti­rar­se al agua pa­ra es­qui­var la em­bes­ti­da y una mu­jer tu­vo que ser res­ca­ta­da por al­gu­nos tes­ti­gos va­rios mi­nu­tos des­pués de zam­bu­llir­se en el río Tá­me­sis. Otras dos per­so­nas no tu­vie­ron la mis­ma suer­te y fa­lle­cie­ron en el ac­to.

Sin le­van­tar el pie del ace­le­ra­dor, el co­che se em­po­tró con­tra la ver­ja ex­te­rior de Par­lia­ment Hou­se, uno de los lu­ga­res más vi­gi­la­dos de Lon­dres y don­de ayer es­ta­ba pre­vis­ta una reunión de la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes y la pre­sen­cia de la pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May.

Un hom­bre de me­dia­na edad ves­ti­do com­ple­ta­men­te de ne- gro, con bar­ba re­cor­ta­da y bien cui­da­da y con ras­gos que al­gu­nos tes­ti­gos de­fi­nie­ron co­mo asiá­ti­cos, sa­lió del co­che ar­ma­do con dos cu­chi­llos y se lan­zó con­tra el agen­te de po­li­cía Keith Pal­mer, de 48 años, que es­ta­ba des­ar­ma­do. Lo apu­ña­ló con sa­ña mien­tras re­ci­bía dis­pa­ros de otros miem­bros de se­gu­ri­dad de la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes. El po­li­cía herido fa­lle­ció ho­ras más tar­de, igual que el asal­tan­te, al que in­ten­ta­ron re­ani­mar en una am­bu­lan­cia me­di­ca­li­za­da sin éxi­to.

Na­da se sa­be de la iden­ti­dad del lobo so­li­ta­rio. Las pri­me­ras sos­pe­chas se­ña­la­ban a un co­no­ci­do lí­der ra­di­cal, aun­que nin­gu­na fuen­te ofi­cial pu­do con­fir­mar su iden­ti­dad.

Sí se­ña­ló Mi­ke Row­ley que las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes des­car­ta­ban la po­si­bi­li­dad de que el te­rro­ris­ta aba­ti­do hu­bie­ra con­ta­do con otros cóm­pli­ces en la zo­na, dan­do por bue­na la teo­ría del lobo so­li­ta­rio.

Los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia tra­ba­jan so­bre el ori­gen del co­che, ma­tri­cu­la­do en la lo­ca­li­dad de Chelms­ford, en el con­da­do de Es­sex, aun­que no se des­car­ta tam­po­co que hu­bie­ra si­do ro­ba­do por el au­tor del aten­ta­do.

La po­li­cía bus­ca en­tre las zo­nas más ra­di­ca­li­za­das de Lon­dres, en los mis­mos vi­ve­ros de los que sa­lie­ron co­no­ci­dos yiha­dis­tas co­mo Jiha­di John y su gru­po de Los Beatles, los res­pon­sa­bles de las de­ca­pi­ta­cio­nes de pri­sio­ne­ros del Es­ta­do Is­lá­mi­co en Raq­qa, la ca­pi­tal del ca­li­fa­to. To­dos ellos fue­ron ele­va­dos a la ca­te­go­ría de ico­nos del EI an­tes de ser eli­mi­na­dos me­dian­te ata­ques aé­reos se­lec­ti­vos. Scotland Yard tam­po­co qui­so des­car­tar la exis­ten­cia de víncu­los en­tre el te­rro­ris­ta de Par­lia­ment Hou­se y ese gru­po.

Sin ar­mas de fuego

Los ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción afi­nes al Es­ta­do Is­lá­mi­co fes­te­ja­ron con di­ver­sos men­sa­jes de jú­bi­lo la ac­ción te­rro­ris­ta, aun­que la or­ga­ni­za­ción no ha­bía reivin­di­ca­do el aten­ta­do a la ho­ra del cie­rre de es­ta edi­ción.

Fuen­tes po­li­cia­les man­te­nían abier­ta la po­si­bi­li­dad de que el te­rro­ris­ta aba­ti­do no ac­tua­ra en so­li­ta­rio, aun­que Scotland Yard se li­mi­tó a se­ña­lar que en los pró­xi­mos días se in­cre­men­ta­ría el des­plie­gue de se­gu­ri­dad y zan­ja­ba que el te­rro­ris­ta era un lobo so­li­ta­rio.

So­bre la au­sen­cia de ar­mas de fuego en el asal­to tam­bién hay mu­chos in­te­rro­gan­tes. Los más op­ti­mis­tas sub­ra­ya­ron que el ca­rác­ter in­su­lar de Gran Bre­ta­ña di­fi­cul­ta el trá­fi­co de ar­mas de fuego, aun­que los in­ves­ti­ga­do­res no die­ron más da­tos.

TOBY MELVILLE REUTERS

Va­rias per­so­nas au­xi­lian a uno de los he­ri­dos, ten­di­do so­bre la ace­ra del puen­te de West­mins­ter.

ALE­XIA LÓ­PEZ Fuen­te: Ela­bo­ra­ción pro­pia

TOBY MELVILLE REUTERS

Una mu­jer au­xi­lia a uno de los he­ri­dos por el te­rro­ris­ta is­la­mis­ta so­bre el puen­te de West­mins­ter, uno de los pun­tos más vi­si­ta­dos de Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.