Un pon­te­ve­drés en «Jue­go de tro­nos»

Fue a un fes­ti­val a di­ver­tir­se; un res­pon­sa­ble de la fa­mo­sa se­rie se fi­jó en él y aca­bó me­ti­do en el ro­da­je

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - MA­RÍA HER­MI­DA

Apa­ren­te­men­te, el pon­te­ve­drés To­más To­rres Pa­zos es un cha­val con suer­te. ¿Quién va a un fes­ti­val de mú­si­ca hor­te­ra ves­ti­do de co­lo­ri­nes y flo­ri­pon­dios —la ci­ta se lla­ma Hor­te­ra­lia y se ce­le­bra en Cá­ce­res— y cuan­do ya es­tá en el fra­gor de la ba­ta­lla mu­si­cal, cer­ve­za en mano, rien­do y can­tan­do con su no­via ex­tre­me­ña y con sus ami­gos, le cae del cie­lo un con­tra­to pa­ra una se­rie de te­le­vi­sión? Es ra­ro que es­to su­ce­da. Pe­ro a él le pa­só. Lo fi­cha­ron pa­ra Jue­go de tro­nos así, sin ne­ce­si­dad de ha­cer prue­ba al­gu­na ni pa­sar se­lec­cio­nes. Sim­ple­men­te, mien­tras se es­ta­ba di­vir­tien­do, se le acer­có un res­pon­sa­ble de la se­rie, que en aquel mo­men­to se es­ta­ba ro­dan­do en Cá­ce­res, y le di­jo que le en­via­se su cu­rrícu­lo, que le in­tere­sa­ba in­cluir­lo en el fil­me. A los po­cos días ya le lla­ma­ron pa­ra que se fue­ra a Ex­tre­ma­du­ra y se pu­sie­ra al man­do del equi­po de ro­da­je. A To­más le de­bie­ron ayu­dar sus pe­los a lo lo­co y su lar­ga bar­ba. Él mis­mo re­co­no­ce que de­bió de ser una cues­tión de suer­te y «pin­tas», por­que real­men­te su es­té­ti­ca ca­sa con la de los Doth­ra­ki, unos de los gue­rre­ros de la se­rie. Sin em­bar­go, con­for­me la charla con él se pro­lon­ga, que­da cla­ro que lo su­yo, las co­sas que le fue­ron pa­san­do en los úl­ti­mos años, su fe­li­ci­dad ac­tual, tie­nen más que ver con el es­fuer­zo que con el azar que tu­vo en Cá­ce­res.

To­más, con 25 años re­cién cum­pli­dos, se­ña­la que es de una ge­ne­ra­ción en la que la que mu­chos jó­ve­nes, «afor­tu­na­da­men­te, no tie­nen que preo­cu­par­se por co­sas eco­nó­mi­cas has­ta que aca­ban la ca­rre­ra, va­mos, que se pue­den cen­trar en es­tu­diar». No fue su ca­so. A los 16 años tra­ba­ja­ba de ca­ma­re­ro por las no­ches y, cuan-

do te­nía cho­llo, tam­bién por las tar­des de pin­tor de bro­cha gor­da, de gra­fi­te­ro o de lo que apa­re­cie­se. Re­su­me esa eta­pa con una fra­se: «En ca­sa ha­cía fal­ta que tra­ba­ja­se y tra­ba­ja­ba, sim­ple­men­te era así». Aca­bó la ESO y co­men­zó el ba­chi­lle­ra­to ar­tís­ti­co. A la par, em­pe­zó a bus­car­se la vi­da. Y de qué ma­ne­ra. Su ha­bi­li­dad pa­ra los de­por­tes le pu­so en ban­de­ja im­par­tir cur­sos de mo­da­li­da­des co­mo el Slac­kli­ne —ca­mi­nar so­bre cuer­das— y otras dis­ci­pli­nas re­la­cio­na­das con el mo­no­pa­tín o las acro­ba­cias. «La ver­dad es que los de­por­tes sí que se me dan bien, los pi­llo en­se­gui­da. Pue­do

de­cir que prac­ti­qué unos cuan­tos, co­mo atle­tis­mo o pi­ra­güis­mo». Su ma­dre, que le es­cu­cha, aña­de: «Fue cam­peón ga­lle­go de sal­to de al­tu­ra». Él se ríe. Y ella aña­de: «Pe­ro cuén­ta­le tam­bién cuan­do te rom­pis­te la cla­ví­cu­la con el snow­board». To­más ca­si se mos­quea por re­cor­dar­le ese epi­so­dio en la nie­ve. Pe­ro lue­go son­ríe y di­ce: «Mi her­mano es­tu­vo tra­ba­jan­do en An­do­rra y tu­ve la opor­tu­ni­dad de ir a es­quiar. Ba­ja­ba ha­cien­do snow­board y una per­so­na se cru­zó y me caí, no fue mi cul­pa», de­ja cla­ro él.

Ha­bla de los de­por­tes, de que se ga­nó bue­nos cuar­tos cuan­do

le con­tra­ta­ron pa­ra ha­cer gra­fi­tis, «más que co­mo pin­tor de bro­cha», in­di­ca. Y es en­ton­ces cuan­do ex­pli­ca que, en reali­dad, el tra­ba­jo ma­nual y ar­te­sano no se le re­sis­te de­ma­sia­do.

Una em­pre­sa en fa­mi­lia

«Tu­ve la suer­te de que me en­se­ña­ron a ha­cer obras, des­de po­ner sue­lo a mu­chas otras re­for­mas. Y ti­ro pa­ra ade­lan­te», di­ce. Ese afán, el de mi­rar siem­pre ha­cia ade­lan­te, de­be ser ge­né­ti­co. Por­que ha­ce unos años, su her­mano, su ma­dre y él apos­ta­ron por «crear una em­pre­sa de la na­da». Tu­vie­ron la idea de un ne­go- cio que fue­se una ase­so­ría so­bre cues­tio­nes gas­tro­nó­mi­cas, des­de ela­bo­rar la car­ta de un res­tau­ran­te —tan­to el so­por­te fí­si­co co­mo el con­te­ni­do— a con­ver­tir­se en una es­pe­cie de Chi­co­te cuan­do un local hos­te­le­ro va mal y ne­ce­si­ta con­se­jo pa­ra re­con­ver­tir­se y te­ner éxi­to. Ahí se em­plea a fon­do hoy en día To­más. Él es el en­car­ga­do del ta­ller. Ela­bo­ra de for­ma ar­te­sa­nal car­tas, em­ba­la­jes y lo que le pi­dan.

Sen­ta­do en la se­de de su em­pre­sa, en la que di­ce que dis­fru­ta so­bre to­do por­que es­tá ro­dea­do de «gen­te bue­na, co­mo mi fa­mi­lia y otras per­so­nas que se su­ma­ron al pro­yec­to», mien­tras un pe­rro lla­ma­do Lu­nes que es uno más en el ne­go­cio le da mi­mos, vuel­ve con la men­te al día de aquel fes­ti­val de Cá­ce­res, que fue en no­viem­bre del 2016. Di­ce que al prin­ci­pio no se cre­yó que el hom­bre que, so­lo con ver­le, le qui­so fi­char pa­ra Jue­go de tro­nos ha­bla­se en se­rio. Pe­ro que así era. Y que en­se­gui­da le lla­ma­ron pa­ra el ro­da­je, que fue en di­ciem­bre. Iba, en prin­ci­pio, pa­ra cua­tro días. Pe­ro al fi­nal fue­ron do­ce días de gra­ba­ción, mon­te arri­ba, mon­te aba­jo por Cá­ce­res. In­di­ca que aca­ba­ba des­lo­ma­do, de la ma­ña­na a la no­che ro­dan­do. Pe­ro que la experiencia no pu­do ser me­jor. Le pa­ga­ron bien y co­no­ció a mu­chos fi­cha­jes co­mo él: «Pa­ra mí lo me­jor fue­ron los ami­gos que hi­ce, gen­te que iba co­mo yo pa­ra unos días, ya son co­mo de la fa­mi­lia. Te­ne­mos un chat, al que lla­ma­mos Her­ma­nos de san­gre». No pue­de des­ve­lar na­da. Ni qué gra­bó ni a qué ac­to­res co­no­ció. So­lo suel­ta que mien­tras a al­gu­nos les te­nían que ca­rac­te­ri­zar a fon­do, po­ner­les bar­ba o así, a él bas­tó con des­pei­nar­le la me­le­na pa­ra ser un Doth­ra­ki. Ha­brá que ver la pró­xi­ma tem­po­ra­da de la afa­ma­da Jue­go de Tro­nos pa­ra bus­car­le en la pe­que­ña pan­ta­lla.

A To­más To­rres Pa­zos lo fi­chó en un fes­ti­val mu­si­cal un res­pon­sa­ble de la fa­mo­sa se­rie y par­ti­ci­pó va­rios días en el ro­da­je.

CAPOTILLO

To­más, emu­lan­do a un Doth­ra­ki, los gue­rre­ros a los que es­té­ti­ca­men­te se pa­re­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.