De­tec­tan ma­fias que ocu­pan pi­sos y co­bran por de­vol­ver­los

El co­ru­ñés que se en­con­tró su ca­sa ocu­pa­da tu­vo que pa­gar 750 eu­ros pa­ra que la des­alo­ja­ran

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - BRAIS CAPELÁN

Des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na car­ga en el ma­le­te­ro de un co­che sus bol­sas. Son los ob­je­tos que ha ido acu­mu­lan­do des­de enero Ch­ris­tian, el úl­ti­mo de los oku­pas en aban­do­nar la se­gun­da de las vi­vien­das ado­sa­das que An­to­nio Váz­quez po­see en A Co­ru­ña. Por allí es­tá ya el due­ño de la ca­sa, emi­gran­te re­tor­na­do de Ve­ne­zue­la que es­pe­ra po­der alo­jar­se en ella jun­to a sus hi­jos. Po­co des­pués le en­tre­ga­ba 750 eu­ros con los que con­se­guía re­cu­pe­rar es­ta se­gun­da vi­vien­da. La pri­me­ra ha­bía si­do des­alo­ja­da el día an­te­rior.

Así ter­mi­na la his­to­ria de la ocu­pa­ción de sus dos ca­sas en Ei­rís. Una his­to­ria que An­to­nio no ol­vi­da­rá: «Cuan­do vi el es­ta­do de to­do ca­si me da una li­po­ti­mia y me cai­go al sue­lo. Ten­go un enor­me dis­gus­to en­ci­ma, no se lo pue­de ni ima­gi­nar». Jun­to a An­to­nio, acu­de al lu­gar un ce­rra­je­ro. «Ma­ña­na mis­mo lla­mo pa­ra que pon­gan una alar­ma», afir­ma el emi­gran­te re­tor­na­do.

A la una del me­dio­día, Ch­ris­tian ac­ce­de a la vi­vien­da de la iz­quier­da, don­de An­to­nio aguar­da con ma­nos tem­blo­ro­sas, pa­ra con­su­mar la transac­ción. De un so­bre blan­co, el an­ciano saca 750 eu­ros en bi­lle­tes de 100 y 50. Se los da al jo­ven, de ori­gen co­lom­biano, que se com­pro­me­te a de­vol­vér­se­los mes a mes en cuan­to en­cuen­tre tra­ba­jo. An­to­nio no le cree. «In­ten­té por­tar­me bien y cui­dar de la ca­sa», es­pe­ta Ch­ris­tian, que tie­ne la mano de­re­cha ven­da­da. «Cuan­do vi­ne en enero, los de­más oku­pas me di­je­ron que le iban a pa­gar un al­qui­ler al so­brino de An­to­nio, pe­ro cuan­do es­te vino por aquí, ya vi que eso no era cier­to», se­ña­la el co­lom­biano, que vi­vía con su pa­re­ja en la ca­sa de la de­re­cha, que a di­fe­ren­cia de la otra ha que­da­do en un es­ta­do acep­ta­ble.

El oku­pa nie­ga ha­ber en­tra­do has­ta aho­ra en la ca­sa don­de ha­bía ma­rihua­na, don­de afir­ma que vi­vían «tres o cua­tro per­so­nas». Tam­bién afir­ma des­co­no­cer que se tra­pi­chea­ba en la vi­vien­da, pe­se a que tes­ti­gos de la zo­na se­ña­lan que «los vier­nes y sá­ba­dos aque­llo se lle­na­ba de co­ches con gen­te que pa­ra­ba, en­tra­ba y se iba».

«Al prin­ci­pio, Ch­ris­tian me pi­dió 2.000 eu­ros pa­ra ir­se», afir­ma An­to­nio. El lu­cen­se con­si­guió re­ba­jar esa can­ti­dad a la mitad. «Al fi­nal, co­mo ayer —por el lu­nes— no se pu­do mar­char, me di­jo que no me que­ría co­brar to­do. Que con 750 era su­fi­cien­te», se­ña­la el an­ciano, que afir­ma no guar­dar ren­cor a es­ta per­so­na: «Yo siem­pre me fie de él. Ten­go la con­cien­cia tran­qui­la y le de­seo que le va­ya to­do lo bien que pue­da ir­le en la vi­da. Es­tá a tiem­po de re­fle­xio­nar y no es­tro­pear­lo to­do».

Aho­ra, el jo­ven co­lom­biano se irá a vi­vir a un pi­so, que pa­ga­rá con el di­ne­ro que le ha «pres­ta­do» An­to­nio. «En cuan­to me re­cu­pe­re del bra­zo, bus­ca­ré un tra­ba­jo pa­ra po­der de­vol­ver­le 150 eu­ros ca­da mes», afir­ma Ch­ris­tian.

En un ta­xi se fue el úl­ti­mo de los oku­pas de la ca­sa de un An­to­nio que se sien­te, aho­ra, «ali­via­do». So­bre to­do por su her­mano ya fa­lle­ci­do, an­te­rior due­ño de la vi­vien­da, al que re­cuer­da emo­cio­na­do: «Es­tá­ba­mos muy uni­dos». Con un buen pu­ña­do de lla­ves en las ma­nos —las que le ha­bía fa­ci­li­ta­do el ce­rra­je­ro— aban­do­na­ba de nue­vo An­to­nio la ca­sa; aho­ra con la cer­te­za de que en ju­nio —si no hay im­pre­vis­tos— sus hi­jos po­drán re­gre­sar de Ve­ne­zue­la y co­men­zar una nue­va vi­da en A Co­ru­ña.

El oku­pa re­co­gió sus per­te­nen­cias de la ca­sa y se fue des­pués de que An­to­nio Váz­quez le pa­ga­se la can­ti­dad acor­da­da.

MAR­COS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.