Ignacio Fer­nán­dez To­xo se des­pi­de: «Co­mi­sio­nes ne­ce­si­ta un nue­vo im­pul­so»

El lí­der de CC.OO., que de­ja­rá el car­go en ju­nio, cree que la eco­no­mía es­pa­ño­la si­gue sin apren­der de la cri­sis

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - BEA­TRIZ COUCE FE­RROL / LA VOZ

En tres me­ses, Ignacio Fer­nán­dez To­xo (Fe­rrol, 1952) pa­sa­rá el tes­ti­go del liderazgo de CC.OO. In­sis­te en que una nue­va ge­ne­ra­ción —se­ña­la di­rec­ta­men­te al vas­co Unai Sor­do co­mo el can­di­da­to más cua­li­fi­ca­do— ha de po­ner­se al fren­te de ese re­le­vo y pi­lo­tar la adap­ta­ción del sin­di­ca­to a una épo­ca muy ale­ja­da de la dic­ta­du­ra en la que él mis­mo y otros di­ri­gen­tes na­cie­ron y con­tra la que com­ba­tie­ron. Se mar­cha con el ta­lan­te se­reno con el que lle­gó al car­go ha­ce ocho años, pe­ro ad­vir­tien­do de que ya es ho­ra de que la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca lle­gue a los tra­ba­ja­do­res. —Ade­más de la re­no­va­ción, ad­mi­te que en su de­ci­sión de no op­tar a la re­elec­ción han pe­sa­do hue­llas co­mo los es­cán­da­los de las tar­je­tas «black» o los ERE de An­da­lu­cía. ¿Hu­bo al­go de­ter­mi­nan­te pa­ra po­ner pun­to y fi­nal? —Fue un con­jun­to de co­sas, co­mo la evo­lu­ción de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca y so­cial, o que el mundo del tra­ba­jo ha cam­bia­do mu­chí­si­mo, lo que ha­ce ne­ce­sa­rias nue­vas ma­ne­ras de re­la­cio­nar­se con los tra­ba­ja­do­res, y es­te me pa­re­cía el mo­men­to ade­cua­do. Ten­go 64 años, me hu­bie­ra pues­to en 68 al fi­nal de un ter­cer man­da­to y creo que el sin­di­ca­to ne­ce­si­ta un nue­vo im­pul­so. —La cri­sis ha ale­ja­do a mu­cha gen­te de los sin­di­ca­tos. ¿Por qué? —Yo no com­par­to esa re­fle­xión que sé que ha­ce mu­cha gen­te. El

sin­di­ca­to es­tá don­de tie­ne que es­tar, en los cen­tros de tra­ba­jo y de ma­ne­ra bas­tan­te activa, pe­ro pa­san­do una eta­pa du­ra. Ha ha­bi­do una caí­da afi­lia­ti­va aso­cia­da a la des­truc­ción de em­pre­sas y em­pleo que ha vi­vi­do nues­tro país y tam­bién por el des­gas­te que han pro­vo­ca­do ele­men­tos co­mo los que ci­ta de los ERE y las tar­je­tas black, que fue uno de los peo­res tra­gos que yo he vi­vi­do per­so­nal­men­te al fren­te de es­ta

or­ga­ni­za­ción y que ha he­cho un da­ño im­por­tan­te a su cré­di­to. Pe­ro el sin­di­ca­to ha aguan­ta­do bas­tan­te bien el pul­so y en las elec­cio­nes ha re­va­li­da­do su pri­me­ra po­si­ción en el país. —¿Qué des­ta­ca de Unai Sor­do, a quien ha se­ña­la­do co­mo su­ce­sor más idó­neo? —Apar­te de su ju­ven­tud, tie­ne 21 años me­nos que yo, es una per­so­na que tie­ne co­no­ci­mien­tos y experiencia. Ade­más, tie­ne una ca­rac­te­rís­ti­ca que po­cas per­so­nas tie­nen en el sin­di­ca­to, que es la ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción de con­sen­so. —Em­pie­za a re­cu­pe­rar­se el em­pleo, pe­ro en Es­pa­ña acu­ña­mos el tér­mino po­bre­za la­bo­ral. ¿Cuán­do se re­cu­pe­ra­rán los sa­la­rios? —Es­pe­ro que la re­cu­pe­ra­ción de los sa­la­rios em­pie­ce es­te mis­mo año. Es­ta­mos en pro­ce­so de ne­go­cia­ción. Es du­ro, es di­fí­cil, las po­si­cio­nes si­guen ale­ja­das, pe­ro creo que el mundo em­pre­sa­rial tie­ne que en­ten­der que los tra­ba­ja­do­res no van a so­por­tar, sin que ha­ya un con­flic­to so­cial, que la eco­no­mía crez­ca, que las em­pre­sas re­cu­pe­ren la ta­sa de be­ne­fi­cios y que es­to no se no­te en la ca­li­dad del em­pleo ni en los sa­la­rios. La eco­no­mía es­pa­ño­la ti­ra­rá si tira la de­man­da in­ter­na, que de­pen­de de los sa­la­rios, de las pen­sio­nes y de la pro­tec­ción so­cial. —No hay una ver­da­de­ra apues­ta por la in­dus­tria. ¿He­mos apren­di­do al­go de la cri­sis? —La apa­rien­cia es que no. Se ha con­fi­gu­ra­do un mar­co de re­la­cio­nes la­bo­ra­les y un en­torno fis­cal que apues­ta por re­pro­du­cir los mis­mos fac­to­res de cre­ci­mien­to que son los que nos han traí­do a la recesión más du­ra que ha vi­vi­do en de­mo­cra­cia la eco­no­mía es­pa­ño­la. Es­pa­ña ne­ce­si­ta ini­ciar el trán­si­to a una eco­no­mía pro­duc­ti­va más an­cla­da en los sec­to­res in­dus­tria­les y de al­to va­lor aña­di­do. —Na­van­tia es­tá a las puer­tas de una nue­va re­con­ver­sión. —Ne­ce­si­ta una apues­ta del Es­ta­do dis­tin­ta, de re­no­va­ción de flo­tas, de una po­lí­ti­ca in­dus­trial activa, y den­tro de la em­pre­sa se im­po­nen cam­bios de rum­bo, hay gen­te ca­pa­ci­ta­da pa­ra ges­tio­nar­la. Se han he­cho co­sas no de­ma­sia­do bien. Aho­ra que hay car­ga de tra­ba­jo tie­ne que do­tar­se de un pro­yec­to in­dus­trial acor­de con los tiem­pos.

«El ca­so de las tar­je­tas “black” fue uno de los peo­res tra­gos que he vi­vi­do en la or­ga­ni­za­ción» «Unai Sor­do tie­ne una ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar con­sen­so que no tie­ne nin­gún otro en el sin­di­ca­to»

BE­NI­TO ORDÓÑEZ

Fer­nán­dez To­xo, ayer en su des­pa­cho en el sin­di­ca­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.