Ays­ha, una de las víc­ti­mas mor­ta­les, tie­ne raí­ces fa­mi­lia­res en Be­tan­zos

Era pro­fe­so­ra en un co­le­gio si­tua­do en la zo­na de West­mins­ter y fue arro­lla­da por el co­che que con­du­cía el te­rro­ris­ta cuan­do cru­za­ba el puen­te Sus dos her­ma­nas ges­tio­nan una po­pu­lar aca­de­mia de in­glés en el pue­blo Es­tá pre­vis­to que va­rios fa­mi­lia­res se de

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo -

Una de las víc­ti­mas que per­dió la vi­da en el aten­ta­do de ayer en Lon­dres hun­de sus raí­ces en Be­tan­zos. Ays­ha Fra­de, de 43 años, se de­jó la vi­da en el en­torno de West­mins­ter cuan­do sa­lía del DLD Co­lle­ge Lon­don, don­de era je­fa de de­par­ta­men­to y da­ba cla­ses de es­pa­ñol, en­tre otras fun­cio­nes. El que rea­li­za­ba cuan­do per­dió la vi­da era su re­co­rri­do ha­bi­tual al fi­nal de ca­da jor­na­da de tra­ba­jo. Ayer, con la fa­tí­di­ca ca­sua­li­dad de coin­ci­dir con un aten­ta­do te­rro­ris­ta.

Su fa­mi­lia vi­vió una tar­de an­gus­tio­sa des­pués de re­ci­bir las pri­me­ras lla­ma­das des­de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca. En las pri­me­ras les co­mu­ni­ca­ron que ha­bía apa­re­ci­do do­cu­men­ta­ción de Ays­ha, que es­ta­ba ca­sa­da y te­nía dos hi­jas, en la zo­na del aten­ta­do, si bien aún na­da se sa­bía de su pa­ra­de­ro. Fi­nal­men­te, se les no­ti­fi­có la te­rri­ble fa­ta­li­dad. La Em­ba­ja­da de Es­pa­ña avan­za­ba por la tar­de que en el ata­que te­rro­ris­ta no ha­bía ha­bi­do víc­ti­mas na­cio­na­les, pe­ro esa in­for­ma­ción no des­car­ta­ba a Ays­ha, pues ella te­nía pa­sa­por­te bri­tá­ni­co.

La hi­ja me­nor

Ays­ha era la me­nor de tres her­ma­nas. Sil­via y Mi­che­lle ges­tio­nan una aca­de­mia de in­glés en Be­tan­zos, un cen­tro con nu­me­ro­sos alum­nos si­tua­do en la zo­na del Val­don­cel. Pre­ci­sa­men­te, al­gu­nos usua­rios re­ci­bie­ron ayer una lla­ma­da des­de la aca­de­mia que los avi­sa­ba de que se sus­pen­dían las cla­ses has­ta nue­vo avi­so, y les acla­ra­ba el fa­tal mo­ti­vo.

Muy que­ri­das en la vi­lla ga­lle­ga por su en­tre­ga­da la­bor do­cen­te, mu­chos ve­ci­nos com­par­tie­ron el gran do­lor de es­tas her­ma­nas a me­di­da que la no­ti­cia fue co­rrien­do de bo­ca en bo­ca por el pue­blo.

Vi­si­tas en va­ca­cio­nes

Ays­ha siem­pre vi­vió en Lon­dres, lu­gar don­de se co­no­cie­ron sus pa­dres, él de ori­gen chi­prio­ta (ya fa­lle­ci­do) y ella na­ci­da en Be­tan­zos. Pe­ro en es­ta ciu­dad ga­lle­ga pa­sa­ba ha­bi­tual­men­te su mes de va­ca­cio­nes con mo­ti­vo de las fies­tas pa­tro­na­les, que com­par­tía con su fa­mi­lia.

«No so­lía per­der­se el lan­za­mien­to del glo­bo de San Ro­que», ex­pli­ca­ba ayer, to­tal­men­te cons­ter­na­do, un fa­mi­liar que tam­bién vi­vió con ten­sión las ho­ras pos­te­rio­res al mo­men­to del aten­ta­do. «Le en­can­ta­ba ve­nir a Be­tan­zos, pre­su­mía de es­te pue­blo en­tre su gen­te», aña­día. De sol­te­ra, su nom­bre com­ple­to era Ays­ha Ah­met Cal­de­las.

Hoy es­tá pre­vis­to que va­rios de sus fa­mi­lia­res se des­pla­cen des­de Ga­li­cia has­ta Lon­dres pa­ra arro­par a, en­tre otros, la ma­dre de Ays­ha. La pro­ge­ni­to­ra sue­le pa­sar lar­gas tem­po­ra­das en Sa­da, don­de ha­bi­tual­men­te re­si­den sus otras dos hi­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.