Un ata­que al co­ra­zón po­lí­ti­co y tu­rís­ti­co de Lon­dres

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - D. CA­SAS

Des­con­cier­to, du­das, sos­pe­chas... Eran las sen­sa­cio­nes ge­ne­ra­li­za­das de quie­nes, pa­sa­das las dos de la tar­de de ayer (una ho­ra más en Es­pa­ña) so­bre­vi­vie­ron al es­ce­na­rio de pá­ni­co que se pro­du­jo a las puer­tas del Par­la­men­to bri­tá­ni­co. En pleno co­ra­zón po­lí­ti­co y tu­rís­ti­co de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, a esas ho­ras el puen­te que cru­za el Tá­me­sis ha­cia el pa­la­cio de West­mins­ter y to­do su en­torno re­co­gía un in­ten­so tra­sie­go de vehícu­los y pea­to­nes pre­vio a la tra­ge­dia.

Quie­nes la vi­vie­ron en pri­me­ra per­so­na die­ron tes­ti­mo­nio de las dra­má­ti­cas es­ce­nas en to­do el tra­mo que el te­rro­ris­ta re­co- rrió has­ta la ver­ja que pro­te­ge el pa­la­cio.

La co­mu­ni­dad es­pa­ño­la y ga­lle­ga en Lon­dres es, co­mo la de otras na­cio­na­li­da­des, nu­me­ro­sa. Bea­triz Quin­tai­ros, una jo­ven de Olei­ros que re­si­de en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca des­de ha­ce cin­co años, es­cu­cha­ba per­ple­ja las in­for­ma­cio­nes que iba re­ci­bien­do. So­bre to­do de Es­pa­ña. En las ofi­ci­nas de la em­pre­sa au­dio­vi­sual en la que tra­ba­ja, en el ba­rrio lon­di­nen­se del Soho, cer­ca de don­de ocu­rrió el aten­ta­do, trans­cu­rría la jor­na­da con cier­ta nor­ma­li­dad ho­ras des­pués del su­ce­so, tal y co­mo de­cla­ró a La Voz. Lo úni­co, que ella y el res­to de sus com­pa­ñe­ros re­ci­bie­ron in­di­ca­cio­nes de sus je­fes de que no se acer­ca­sen a la zo­na del aten­ta­do y de que las lí­neas de au­to­bús no es­ta­ban ope­ra­ti­vas.

Tu­ris­tas sor­pren­di­dos

La actividad mul­ti­cul­tu­ral que ca­rac­te­ri­za a la ca­pi­tal del Reino Uni­do atrae a dia­rio a tu­ris­tas, es­tu­dian­tes y vi­si­tan­tes de to­da con­di­ción. El aten­ta­do de ayer sor­pren­dió a un gru­po de es­tu­dian­tes del co­le­gio Gre­dos de Las Ro­zas, lo­ca­li­dad de los al­re­de­do­res de Ma­drid. Los ni­ños per­ma­ne­cie­ron en una de las atrac­cio­nes pró­xi­mas al Lon­don Eye, la gran no­ria de 135 me­tros si­tua­da en una de las ori­llas del río. Es­tu­vie­ron allí has­ta que las au­to­ri­da­des les per­mi­tie­ron la sa­li­da. Al­go si­mi­lar le ocu­rrió a un jo­ven es­pa­ñol que des­de su Twit­ter co­men­tó lo que ocu­rría a es­ca­sa dis­tan­cia, des­de lo al­to de la no­ria. Per­ma­ne­ció en la atrac­ción du­ran­te más de una ho­ra, anun­cia­ba en su cuen­ta, y fue tes­ti­go de ex­cep­ción.

Tam­bién lo fue­ron los dipu­tados que tu­vie­ron que in­te­rrum­pir el de­ba­te en la Cá­ma­ra co­mo con­se­cuen­cia de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do a es­ca­sos me­tros. Pri­me­ro se ce­rra­ron las puer­tas del Par­la­men­to y pos­te­rior­men­te se­rían tras­la­da­dos a la aba­día de West­mins­ter, jus­to al la­do, co­mo me­di­da de se­gu­ri­dad has­ta que ter­mi­nó el des­con­cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.