«Sal­té ins­tin­ti­va­men­te de la ace­ra y pu­de ver a los atro­pe­lla­dos»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo -

En la jor­na­da de ayer hu­bo sin du­da mu­chos hé­roes. Pe­ro si hu­bie­se que re­sal­tar a al­guno, ese fue el dipu­tado con­ser­va­dor To­bias Ell­wood. El ata­que te­rro­ris­ta lo sor­pren­dió a las puer­tas del Par­la­men­to y es­te an­ti­guo ofi­cial de la Ar­ma­da bri­tá­ni­ca se lan­zó a re­ani­mar al agen­te que ins­tan­tes an­tes ha­bía si­do ata­ca­do por el te­rro­ris­ta. Le prac­ti­có to­do ti­po de ma­nio­bras de re­ani­ma­ción, ta­po­nán­do­le las he­ri­das has­ta que se lo lle­vó la am­bu­lan­cia. El po­li­cía, fi­nal­men­te, mu­rió. Cu­rio­sa­men­te, Ell­wood ha­bía per­di­do en el aten­ta­do de Ba­li del 2002 a un fa­mi­liar pró­xi­mo.

Lo ocu­rri­do ayer en West­mins­ter se trans­mi­te a tra­vés de nu­me­ro­sos tes­ti­mo­nios di­rec­tos. Va­rios de los que vie­ron al au­tor de la ma­sa­cre lo des­cri­ben co­mo un hom­bre bar­bu­do, apa­ren­te­men­te de unos 40 años, que lle­va­ba un cu­chi­llo de cer­ca de diez cen­tí­me­tros de lar­go e in­ten­ta­ba en­trar al Par­la­men­to.

Pá­ni­co y hui­da

Uno de los tes­ti­gos fue el pe­rio­dis­ta de la agencia Press As­so­cia­tion An­drew Wood­cock, quien pre­sen­ció las es­ce­nas des­de la ven­ta­na de su ofi­ci­na, que da al pa­la­cio. «Oí gri­tos y gri­tos que ve­nían de fue­ra; mi­ré ha­cia allí y ha­bía un gru­po de qui­zás 40 o 50 per­so­nas co­rrien­do por la es­qui­na de Brid­ge Street con Par­lia­ment Squa­re». Un tes­ti­go de ex­cep­ción fue el co­mi­sa­rio de Scotland Yard Craig Mac­key, quien pa­sa­ba con su co­che al la­do del edi­fi­cio ofi­cial de ca­mino a una reunión cuan­do tu­vo lu­gar el ata­que. Mac­key aban­do­nó su vehícu­lo pa­ra ayu­dar a los agen­tes a in­ter­ve­nir. Mien­tras, la po­li­cía pe­día a la gen­te que evi­ta­se las áreas más con­cu­rri­das y las es­ta­cio­nes de me­tro pró­xi­mas al su­ce­so.

Otro tes­ti­go fue Ra­dos­law Si­kors­ki, un pro­fe­sor del Cen­tro de Es­tu­dios Europeos de Har­vard, quien pu­bli­có un ví­deo en Twit­ter que mues­tra per­so­nas que se en­con­tra­ban he­ri­das en una de las ace­ras del puen­te de West­mins­ter. «Un co­che aca­ba de atro­pe­llar por lo me­nos a cin­co per­so­nas», anun­cia­ba.

En la ca­lle es­ta­ba Step­hen Voa­ke, de 56 años y na­tu­ral de So­mer­set, quien cru­za­ba el puen­te so­bre el Tá­me­sis cuan­do co­men­zó a oír a la gen­te gri­tar. «Vi un za­pa­to en la ca­rre­te­ra y lue­go un cuer­po en el otro la­do y pen­sé que al­guien ha­bía si­do atro­pe­lla­do por un co­che», aña­dió. Una mu­jer ter­mi­nó arro­ján­do­se a las frías aguas del río Tá­me­sis y tu­vo que ser res­ca­ta­da vi­va: los tes­ti­gos des­cri­bie­ron la es­ce­na co­mo sa­ca­da de una pe­lí­cu­la de Holly­wood.

Rob Lyon, de 34 años, de la ciu­dad de Rugby y que tra­ba­ja en Lon­dres, con­tó có­mo es­cu­chó un fuer­te cru­ji­do y, al le­van­tar la vis­ta, vio que un co­che em­bes­tía a la gen­te y iba di­rec­to ha­cia él. «Sal­té ins­tin­ti­va­men­te de la ace­ra y pu­de ver a nu­me­ro­sas per­so­nas que ha­bía si­do atro­pe­lla­das. Me que­dé en es­ta­do de shock», aña­dió. Una mu­jer herida re­ci­be la ayu­da de otra vian­dan­te en plena ca­lle. Fo­tos: Los he­ri­dos que­da­ron di­se­mi­na­ron por el puen­te so­bre el Tá­me­sis.

TOBY MELVILLE REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.