El Ojo de Lon­dres

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo -

Aun­que se­ría di­fí­cil en­con­trar un lu­gar en el cen­tro de Lon­dres que no ten­ga una gran sig­ni­fi­ca­ción o no re­sul­te icó­ni­co, el puen­te de West­mins­ter, el es­ce­na­rio del aten­ta­do de ayer, es un lu­gar es­pe­cial. En la ori­lla sur del puen­te, en Lam­beth, se en­cuen­tra el Lon­don Eye, el Ojo de Lon­dres, la gi­gan­tes­ca no­ria que lle­va a los tu­ris­tas a 135 me­tros de al­tu­ra pa­ra que con­tem­plen una pa­no­rá­mi­ca im­pre­sio­nan­te de to­da la ciu­dad. El puen­te fue du­ran­te años el pun­to de lle­ga­da del ma­ra­tón de Lon­dres y es­tá siem­pre lleno de pea­to­nes. Del otro la­do, en la ori­lla nor­te, se al­zan el Par­la­men­to, el Big Ben, la aba­día de West­mins­ter... La re­si­den­cia del pri­mer mi­nis­tro, Dow­ning Street, y la se­de cen­tral de Scotland Yard es­tán a unos po­cos pa­sos.

Pa­ra al­guien de­ci­di­do a co­me­ter un ac­to cri­mi­nal co­mo el de ayer era un ob­je­ti­vo fá­cil. El puen­te es­tá abier­to al trá­fi­co pe­ro tie­ne ace­ras muy an­chas y ba­jas, siem­pre lle­nas de pa­sean­tes y gru­pos de tu­ris­tas y de es­co­la­res. La West­mins­ter Brid­ge Road, que desem­bo­ca en el puen­te en for­ma de pe­que­ña rec­ta, le per­mi­tió al te­rro­ris­ta ace­le­rar pa­ra cau­sar el ma­yor da­ño po­si­ble. Y aun­que su plan de en­trar en el edi­fi­cio del Par­la­men­to ar­ma­do con dos cu­chi­llos era des­ca­be­lla­do, an­tes de ser aba­ti­do lo­gró com­ple­tar su ma­sa­cre ma­tan­do a un po­li­cía que guar­da­ba la en­tra­da.

Ayer que­da­ban de­ta­lles im­por­tan­tes por acla­rar, pe­ro to­do apun­ta­ba a que una vez más es­ta­mos an­te un te­rro­ris­ta sin en­tre­na­mien­to es­pe­cia­li­za­do ni me­dios, po­si­ble­men­te un fa­ná­ti­co ra­di­ca­li­za­do en In­ter­net. En el 2015 ya hu­bo un apu­ña­la­mien­to de ins­pi­ra­ción yiha­dis­ta en una es­ta­ción de me­tro de Uno de los he­ri­dos es aten­di­do en la cal­za­da del puen­te de West­mins­ter.

Lon­dres, con va­rios he­ri­dos. Dos años an­tes ha­bía te­ni­do lu­gar el ho­rren­do ase­si­na­to y de­ca­pi­ta­ción del sol­da­do Lee Rigby. Co­mo se ha ex­pli­ca­do mu­chas ve­ces, son ata­ques ca­si im­po­si­bles de pre­ver y muy di­fí­ci­les de neu­tra­li­zar.

In­for­ma­ción de pri­me­ra mano

Y, sin em­bar­go, en com­pa­ra­ción con Fran­cia, Bél­gi­ca o Ale­ma­nia, Gran Bre­ta­ña ha su­fri­do, re­la­ti­va­men­te, po­cos ata­ques yiha­dis­tas. Es­to sue­le atri­buir­se a la pro­fun­da rees­truc­tu­ra­ción de los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad que si­guió a los aten­ta­dos del me­tro del 2005 y al he­cho de que en Gran Bre­ta­ña sea es­pe­cial­men­te di­fí­cil ha­cer­se con ar­mas de fuego. Pe­ro mu­chos pien­san que la cla­ve es­tá en Si­ria. Se cree que el MI6 bri­tá­ni­co (el es­pio­na­je ex­te­rior) ha po­di­do in­fil­trar­se en la

cú­pu­la del au­to­de­no­mi­na­do Es­ta­do Is­lá­mi­co apro­ve­chan­do el flu­jo de mu­sul­ma­nes bri­tá­ni­cos que via­jan allí pa­ra lu­char co­mo vo­lun­ta­rios. El re­sul­ta­do es que, tan so­lo des­de el año 2013, se ha lo­gra­do evi­tar al me­nos do­ce aten­ta­dos ca­tas­tró­fi­cos.

La otra ca­ra de la mo­ne­da es que el nú­me­ro de ten­ta­ti­vas no de­ja de au­men­tar. En ese mis­mo pe­río­do de cua­tro años, los ca­sos de te­rro­ris­mo is­la­mis­ta en Gran Bre­ta­ña se han tri­pli­ca­do. Inevi­ta­ble­men­te, al­gún te­rro­ris­ta to­da­vía lo­gra­rá su pro­pó­si­to al­gu­na vez. Es lo que su­ce­dió ayer, en la ca­ra mis­ma de la so­be­ra­nía po­pu­lar, en la ciu­dad que ha­ce me­nos de un año no tu­vo nin­gún pre­jui­cio en ele­gir un al­cal­de mu­sul­mán; y a la vis­ta del Ojo de Lon­dres, que con su enor­me pu­pi­la de ace­ro car­bo­na­do tu­vo que con­tem­plar es­te nue­vo cri­men.

TOBY MELVILLE REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.