Bru­se­las apren­de a con­vi­vir con el mie­do un año des­pués de los aten­ta­dos del 22M

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - ADOL­FO LORENTE

Co­mo aque­lla fa­tal ma­ña­na, Bru­se­las des­per­tó ayer ba­jo un sol ra­dian­te tras mu­chas se­ma­nas sumida en su pe­cu­liar es­ca­la de gri­ses. La ca­pi­tal bel­ga te en­se­ña a va­lo­rar el sol, la luz. Es di­fí­cil ex­pli­car­lo, co­mo lo es con­tar en una cró­ni­ca de 75 lí­neas qué sien­ten los fa­mi­lia­res y ami­gos de los 32 muertos y más de 300 he­ri­dos que su­frie­ron la bar­ba­rie yiha­dis­ta. Co­mo aque­lla ma­ña­na, el so­nar de si­re­nas y he­li­cóp­te­ros do­mi­na­ba el am­bien­te. Ayer, por se­gu­ri­dad. En­ton­ces, por pá­ni­co. Un mie­do que si­gue la­ten­te y del que Bru­se­las, co­ra­zón de la UE y de la OTAN, no ha sa­bi­do o no ha que­ri­do des­pren­der­se.

«Es hu­mano, ¿no?», ad­mi­tían Jean y Clai­re, una pa­re­ja de ju­bi­la­dos bel­gas du­ran­te uno de los ac­tos de homenaje del aniver­sa­rio de los aten­ta­dos más san- grien­tos de la his­to­ria del país. A las 7.58 ho­ras, 16 per­so­nas pe­re­cie­ron en el ae­ro­puer­to de Za­ven­tem. A las 9.11 ho­ras, otras 16 en la es­ta­ción de me­tro de Maal­beek. Tres ka­mi­ka­zes. Un ba­ño de san­gre. Bél­gi­ca lle­va­ba mu­chos me­ses co­que­tean­do con la ma­sa­cre mien­tras Fran­cia no pa­ra­ba de con­tar víc­ti­mas. Pri­me­ro fue Char­lie Heb­do y lue­go el 13N pa­ri­sino, cu­yas co­ne­xio­nes te­rro­ris­tas con el ba­rrio bru­se­len­se de Mo­len­beek obli­ga­ron al Go­bierno a echar la per­sia­na de la ca­pi­tal co­mu­ni­ta­ria du­ran­te tres días sin me­tro ni co­le­gios por­que, su­pues­ta­men­te, bus­ca­ban a una de­ce­na de per­so­nas dis­pues­tas a aten­tar con ar­mas y ex­plo­si­vos en cual­quier mo­men­to. Se tra­ta­ba de es­pe­rar pa­ra sa­ber cuál se­ría la ci­fra y la le­tra que mar­ca­ría la his­to­ria del país. Ma­drid tie­ne su 11M; Lon­dres, su 7J; Pa­rís, su 13N... y Bru­se­las su­frió su 22-M. Ha pa­sa­do un año, pe­ro 1.100 po­li­cías si­guen pa­tru­llan­do Los re­yes de Bél­gi­ca sa­lu­dan a fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas.

a dia­rio la ca­pi­tal. El mie­do no ha des­apa­re­ci­do.

Fue­ron mu­chos los ac­tos or­ga­ni­za­dos ayer y en to­dos las víc­ti­mas, al­gu­nas muy crí­ti­cas con el tra­to que es­tán re­ci­bien­do, tu­vie­ron to­do el pro­ta­go­nis­mo. Pri­me­ro en Za­ven­tem, lue­go en Maal­beek, más tar­de en Schu­man, don­de se des­cu­brió un mo­men­to en su ho­nor.

Los re­yes bel­gas, Fe­li­pe y una emo­cio­na­da Ma­til­de, pre­si­die­ron unos ho­me­na­jes que sir­vie­ron pa­ra ha­cer la enési­ma lla­ma­da a la uni­dad. «Es res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da uno de no­so­tros ha­cer una so­cie­dad más hu­ma­na y jus­ta. Apren­da­mos a es­cu­char­nos mu­tua­men­te, res­pe­tar­nos y a co­rre­gir nues­tras de­bi­li­da­des», di­jo el mo­nar­ca.

S. LECOCQ EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.