La so­li­da­ri­dad e in­dig­na­ción in­va­den In­ter­net pa­ra apo­yar el ca­so de es­te emi­gran­te re­tor­na­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - B. C. P.

Des­de pri­me­ra ho­ra de ayer, las re­des so­cia­les y la web de La Voz fue­ron un cla­mor por la si­tua­ción de An­to­nio Váz­quez. To­dos mos­tra­ban su re­pul­sa a los he­chos ocu­rri­dos en A Co­ru­ña y se so­li­da­ri­za­ban con el emi­gran­te re­tor­na­do.

«Quién, o quié­nes, es­tán pro­te­gien­do a es­tos de­lin­cuen­tes?», «¿Has­ta cuán­do se va a per­mi­tir que unos an­ti­sis­te­ma, apro­ve­cha­dos, pue­dan ro­bar una pro­pie­dad pri­va­da sin que el Es­ta­do de de­re­cho pue­da ha­cer na­da pa­ra im­pe­dir­lo?» o «¿Có­mo es­te país no tie­ne una ley que pro­te­ja la pro­pie­dad pri­va­da an­te los ván­da­los?» son al­gu­nas de las pre­gun­tas que se plan­tean los in­ter­nau­tas tras leer la no­ti­cia. La ma­yo­ría pi­den la mo­di­fi­ca­ción de la ley pa­ra evi­tar que se den es­te ti­po de si­tua­cio­nes y car­gan con­tra la Ad­mi­nis­tra­ción por la pa­si­vi­dad an­te es­tos ca­sos.

«En un de­sahu­cio an­dan apu­ra­dos pa­ra que­dar­se con la pro­pie­dad, y a unos oku­pas no pue­des echar­los, te des­tro­zan to­do y tie­nes que ca­llar», la­men­ta­ba una usua­ria de Fa­ce­book. Su dis­cur­so fue uno de los más reite­ra­dos du­ran­te el día. «Es­tas per­so­nas son de­lin­cuen­tes y co­mo ta­les hay que tra­tar­los. Una co­sa es ocu­par una ca­sa y otra muy dis­tin­ta des­tro­zar­la. Es­to es van­da­lis­mo», se la­men­ta­ba otra per­so­na.

Tam­bién ha­bía usua­rios que no da­ban cré­di­to an­te el he­cho de que An­to­nio Váz­quez ac­ce­die­ra a en­tre­gar di­ne­ro al oku­pa pa­ra que des­alo­ja­se la ca­sa. El de­ba­te ge­ne­ró dis­cu­sio­nes en­tre usua­rios par­ti­da­rios de las ocu­pa­cio­nes pa­cí­fi­cas, que pe­se a to­do se mos­tra­ban en con­tra de es­te ca­so, y sus de­trac­to­res, mu­cho más con­tun­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.