El con­tex­to le­gal de la ocu­pa­ción

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - Al­ba Ma­ría Cea Pe­na­lis­ta de Es­ca­riz Abo­ga­dos

Nues­tra Cons­ti­tu­ción re­co­no­ce el de­re­cho a la pro­pie­dad pri­va­da. Re­co­no­ce tam­bién el de dis­fru­tar de una vi­vien­da dig­na y ade­cua­da, co­rres­pon­dien­do a los po­de­res pú­bli­cos pro­mo­ver las nor­mas y con­di­cio­nes pa­ra ha­cer­lo efec­ti­vo. ¿Exis­te pre­va­len­cia de un de­re­cho so­bre el otro? ¿Qué ocu­rre cuan­do al­guien ocu­pa una vi­vien­da aje­na?

Exis­ten dis­tin­tos ór­de­nes ju­ris­dic­cio­na­les pa­ra pro­te­ger la pro­pie­dad pri­va­da. La vía pe­nal re­gu­la el de­li­to de usur­pa­ción (aho­ra le­ve), aun­que no to­da con­duc­ta de ocu­par un in­mue­ble po­drá ser con­si­de­ra­da co­mo in­frac­ción pe­nal, ya que el de­re­cho pe­nal es un de­re­cho de in­ter­ven­ción mí­ni­ma. En pa­la­bras de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ma­drid, el le­gis­la­dor pre­ten­de «dar res­pues­ta ju­rí­di­co-pe­nal al fe­nó­meno so­cio­ló­gi­co de los de­no­mi­na­dos oku­pas y pa­ra dar ma­yor pro­tec­ción a los pro­pie­ta­rios de vi­vien­das de­socu­pa­das fren­te a es­te ti­po de si­tua­cio­nes». Con esa sen­ten­cia se con­tes­ta a la pre­gun­ta ini­cial, pues in­di­ca que «el de­re­cho a dis­fru­tar de una vi­vien­da dig­na y ade­cua­da no se en­cuen­tra den­tro de los de­re­chos fun­da­men­ta­les de la Cons­ti­tu­ción». La ac­ción de es­te de­li­to re­quie­re que el su­je­to ac­ti­vo se si­túe ile­gí­ti­ma­men­te en la po­si­ción de do­mi­nio so­bre el bien in­mue­ble, sus­ti­tu­yen­do al pro­pie­ta­rio en sus de­re­chos y fa­cul­ta­des, aun­que no pre­ten­da atri­buir­se la ti­tu­la­ri­dad de for­ma de­fi­ni­ti­va, de­bien­do in­te­grar un com­por­ta­mien­to du­ra­de­ro en el tiem­po. En ba­se a ello, no se­rían pu­ni­bles con­duc­tas co­mo las ocu­pa­cio­nes oca­sio­na­les sin áni­mo de ejer­cer de­re­chos po­se­so­rios, co­mo las me­ras en­tra­das pa­ra dor­mir, las ocu­pa­cio­nes de edi­fi­cios aban­do­na­dos y en es­ta­do de in­ha­bi­ta­bi­li­dad o rui­na to­tal, o ca­sos en que la po­se­sión se con­ce­de por el ti­tu­lar del bien co­mo con­se­cuen­cia de un con­tra­to.

Por otro la­do, con­ta­mos con la vía ci­vil, que es­ta­ble­ce que en nin­gún ca­so pue­de ad­qui­rir­se vio­len­ta­men­te una po­se­sión mien­tras exis­ta un po­see­dor que se opon­ga. Por tan­to, el que se crea con de­re­cho pa­ra pri­var a otro de la te­nen­cia de una co­sa de­be­rá so­li­ci­tar el au­xi­lio de las au­to­ri­da­des, a tra­vés de los me­ca­nis­mos de la Ley de En­jui­cia­mien­to Ci­vil, o sea un jui­cio ver­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.