El sec­tor in­mo­bi­lia­rio de­tec­ta la lle­ga­da de gru­pos de­di­ca­dos a ocu­par vi­vien­das

Co­lo­can a in­qui­li­nos ile­ga­les y co­bran in­clu­so a los due­ños por de­vol­ver­les sus ca­sas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - C. PUN­ZÓN | EFE

Cer­ca de un ter­cio de las vi­vien­das cons­truí­das en Ga­li­cia es­tán sin uso. La ga­lle­ga es una de las co­mu­ni­da­des con ma­yor por­cen­ta­je de vi­vien­das va­cías de Es­pa­ña y eso la ha­ce po­ten­cial­men­te atrac­ti­va pa­ra la ocu­pa­ción de ho­ga­res, un fe­nó­meno que el sec­tor in­mo­bi­lia­rio ga­lle­go co­mien­za a ver con preo­cu­pa­ción, en es­pe­cial en el ca­so de A Co­ru­ña, Vi­go, Ou­ren­se y Santiago.

La voz de alar­ma se ha sus­ci­ta­do en­tre las em­pre­sas del sec­tor tras cons­ta­tar que ha lle­ga­do ya a Ga­li­cia una avan­za­di­lla de gru­pos or­ga­ni­za­dos que se en­car­gan de lo­ca­li­zar vi­vien­das va­cías, asig­nar­les ocu­pan­tes e in­clu­so ce­rrar el círcu­lo co­bran­do a los pro­pie­ta­rios pa­ra po­der re­cu­pe­rar­las sin na­die en su in­te­rior.

«Co­no­ce­mos ya ca­sos en ciu­da­des ga­lle­gas de ma­fias que in­tro­du­cen a gen­te en las vi­vien­das va­cías pa­ra que las ocu­pen», afir­ma Be­ni­to Igle­sias, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Em­pre­sas In­mo­bi­lia­rias, que con­si­de­ra el pro­ble­ma de la ocu­pa­ción co­mo «com­ple­jo» y sin la le­gis­la­ción su­fi­cien­te pa­ra evi­tar «que los oku­pas sean los que es­tén pro­te­gi­dos por la ley».

Igle­sias es­tá con­ven­ci­do de que he­chos co­mo el su­fri­do por An­to­nio Váz­quez en A Co­ru­ña van a ge­ne­rar una no­ta­ble preo­cu­pa­ción, es­pe­cial­men­te en­tre la emi­gra­ción que des­ti­nó sus aho­rros a com­prar una vi­vien­da en al­gu­na ciu­dad ga­lle­ga pa­ra de­jar­la a sus des­cen­dien­tes o co­mo in­ver­sión de se­gu­ri­dad en su país de ori­gen y que pue­den pa­sar más de un año sin vol­ver a ellas.

«La cul­tu­ra de la pro­pie­dad es muy al­ta en Ga­li­cia, y por eso tan so­lo una de ca­da diez fa­mi­lias se ha de­can­ta­do por el al­qui­ler», ex­pli­ca el re­pre­sen­tan­te de las agen­cias in­mo­bi­lia­rias ar­gu- Ima­gen del cie­rre de una vi­vien­da ocu­pa­da en la co­mar­ca de Fe­rrol por or­den ju­di­cial.

men­tan­do el por­qué de tal vo­lu­men de vi­vien­das va­cías, pa­ra aña­dir que no se op­ta ma­yo­ri­ta­ria­men­te por al­qui­lar­las en aras de con­ser­var­las.

El pre­si­den­te de la pa­tro­nal in­mo­bi­lia­ria con­si­de­ra que no se pue­de afir­mar que la ocu­pa­ción sea un pro­ble­ma gra­ve en Ga­li­cia, «pe­ro es­tán sur­gien­do ca­sos». Se­ña­la que los gru­pos or­ga­ni­za­dos, que, apun­ta, no tie­nen ba­se es­ta­ble en la co­mu­ni­dad, «em­pie­zan a lle­gar». In­di­ca que los ca­sos de ocu­pa­ción de vi­vien­das se re­pi­ten ca­da vez con más fre­cuen­cia des­de ha­ce dos años.

Em­pre­sas in­mo­bi­lia­rias con­sul­ta­das y que pre­fie­ren man­te­ner el ano­ni­ma­to por te­mor a la ac­ción de di­chos gru­pos, re­fren­dan

la in­for­ma­ción de la lle­ga­da de «ma­fias» que tan­to co­lo­can a ocu­pan­tes en pi­sos va­cíos a cam­bio de di­ne­ro co­mo tam­bién re­cu­pe­ran pa­ra sus pro­pie­ta­rios la vi­vien­da, igual­men­te a cam­bio del pa­go de una can­ti­dad ne­go­cia­da. Santiago ha si­do en los úl­ti­mos me­ses es­ce­na­rio de es­ta úl­ti­ma ne­go­cia­ción pa­ra re­cu­pe­rar una ca­sa, apun­tan, cer­ti­fi­can­do que tras el pa­go la vi­vien­da fue aban­do­na­da por las

per­so­nas que la ha­bían ocu­pa­do de ma­ne­ra ile­gal.

La Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Em­pre­sas In­mo­bi­lia­rias apun­ta que la po­li­cía pue­de des­alo­jar sin or­den ju­di­cial una vi­vien­da ocu­pa­da ile­gal­men­te en las pri­me­ras 48 ho­ras del alla­na­mien­to, si los agen­tes lo­gran en­trar en su in­te­rior. El cam­bio de ce­rra­du­ras o tes­ti­mo­nios y prue­bas de los ocu­pan­tes de que lle­van más de dos días en su in­te­rior sue­len pa­ra­li­zar el des­alo­jo y abrir la vía ju­di­cial, ac­ti­van­do la pe­ti­ción de de­sahu­cio en pre­ca­rio. La pa­tro­nal in­mo­bi­lia­ria re­co­mien­da de­nun­ciar lo an­tes po­si­ble y po­ner el ca­so en ma­nos de un abo­ga­do.

Más in­for­ma­ción en pá­gi­na L2 Así que­dó el co­che que cho­có con­tra el bus.

JOSÉ PARDO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.