Dos en­fo­ques pa­ra un so­lo aten­ta­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

Ape­sar de que el aten­ta­do de Lon­dres se pro­du­jo en una fe­cha sim­bó­li­ca —pri­mer aniver­sa­rio de los aten­ta­dos de Bru­se­las—, en un lu­gar em­ble­má­ti­co —el co­ra­zón de la de­mo­cra­cia y del Im­pe­rio bri­tá­ni­co y en los ale­da­ños de la opu­len­ta City—, que tie­ne mar­cha­mo is­la­mis­ta —con­flic­to de ci­vi­li­za­cio­nes ra­di­cal y sui­ci­da—, y que re­pi­te una ca­den­cia en­de­mo­nia­da de he­chos si­mi­la­res —que ti­ñe­ron de san­gre a Ma­drid, Pa­rís, Ni­za, Ber­lín, Bru­se­las, el pro­pio Lon­dres y otras ciu­da­des me­no­res—, el aten­ta­do per­pe­tra­do ayer en West­mins­ter ad­mi­te, sin em­bar­go, dos en­fo­ques, en­tre los que po­de­mos y de­be­mos ele­gir, y de cu­ya elec­ción pue­den de­ri­var­se gran­des con­se­cuen­cias pa­ra el fu­tu­ro.

El pri­mer en­fo­que es la mag­ni­fi­ca­ción del ries­go y la ame­na­za, en la que va im­plí­ci­ta la toma de de­ci­sio­nes bé­li­cas orien­ta­das a erra­di­car, de una vez y ya mis­mo, el te­rro­ris­mo is­la­mis­ta. De es­te en­fo­que y es­ta de­ci­sión se de­ri­va­ría una hi­per­tro­fia —se­gu­ra­men­te inú­til— de las me­di­das de se­gu­ri­dad, un inevi­ta­ble co­que­teo con la xe­no­fo­bia y el en­cas­ti­lla­mien­to de las so­cie­da­des opu­len­tas, la quie­bra de nues­tro mo­de­lo de vi­da y de nues­tras li­ber­ta­des, el opor­tu­nis­mo ram­pan­te de las op­cio­nes po­lí­ti­cas ex­tre­mas, y la frus­tra­ción de­ri­va­da de la im­po­si­bi­li­dad de ven­cer a cor­to pla­zo, y sin se­car las fuen­tes, es­te te­rro­ris­mo cu­tre que ha­bi­ta y se ar­ma en­tre no­so­tros, que ha­bla nues­tras len­guas y com­pra en nues­tros su­per­mer­ca­dos, que ma­ta sin so­fis­ti­ca­cio­nes y con cual­quier co­sa que ten­ga a mano, y que se ra­di­ca­li­za y se in­mo­la en los cen­tros neu­rál­gi­cos de nues­tra vi­da so­cial y po­lí­ti­ca. Y por ese ca­mino va­mos muy mal, por­que aca­ba­mos co­la­bo­ran­do con los que quie­ren des­truir­nos.

El se­gun­do en­fo­que es la adop­ción de una pers­pec­ti­va am­plia, que pre­sen­ta­ría nues­tros pro­ble­mas en el mar­co de un mundo ati­bo­rra­do de gue­rras, mi­se­rias y ten­sio­nes, en el que a no­so­tros nos to­ca la par­te más in­sig­ni­fi­can­te de la vio­len­cia li­be­ra­da, en el que dis­po­ne­mos de los ma­yo­res re­cur­sos morales, po­lí­ti­cos, mi­li­ta­res y eco­nó­mi­cos pa­ra ges­tio­nar es­ta cri­sis, y en el que, si no per­de­mos el con­trol ni nos po­ne­mos his­té­ri­cos, no te­ne­mos ries­gos de ver com­pro­me­ti­da la se­gu­ri­dad y es­ta­bi­li­dad de nues­tros paí­ses y de sus sis­te­mas de li­ber­ta­des y bie­nes­tar.

En es­te su­pues­to po­dría­mos afron­tar es­ta amar­ga y do­lo­ro­sa si­tua­ción con ra­zo­na­ble se­re­ni­dad, sin ti­rar pie­dras con­tra el pro­pio te­ja­do, y con tiem­po pa­ra se­car las fuen­tes ideo­ló­gi­cas y es­truc­tu­ra­les —po­bre­za, dic­ta­du­ra, gue­rra, fun­da­men­ta­lis­mo y de­sigual­dad— de es­ta olea­da de te­rror.

Mi op­ción, des­de siem­pre, es el se­gun­do en­fo­que, ya que soy cons­cien­te de que en el des­or­den que en­se­ño­rea el mundo de hoy, siem­pre he­mos te­ni­do un pro­ta­go­nis­mo muy ac­ti­vo, de­pre­da­dor e im­pe­ria­lis­ta. Pe­ro lo que de ver­dad me hue­lo, y me te­mo, es que los ji­ne­tes del Apo­ca­lip­sis ya es­tán ca­bal­gan­do otra vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.