El Su­pre­mo con­de­na a Homs a tre­ce me­ses de in­ha­bi­li­ta­ción por el 9N

El dipu­tado so­be­ra­nis­ta afir­ma que la sen­ten­cia anun­cia el «fin del Es­ta­do es­pa­ñol»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - CRIS­TIAN REINO

El pro­ce­so so­be­ra­nis­ta si­gue acu­mu­lan­do sen­ten­cias con­de­na­to­rias. Des­pués de que Ar­tur Mas, Joa­na Or­te­ga e Ire­ne Ri­gau fue­ran in­ha­bi­li­ta­dos por su ac­tua­ción en la con­sul­ta del 9N, la Sa­la de lo Pe­nal del Tri­bu­nal Su­pre­mo con­de­nó ayer a un año y un mes de in­ha­bi­li­ta­ción al ex­con­se­je­ro ca­ta­lán de Pre­si­den­cia Fran­cesc Homs, ac­tual por­ta­voz del PDECat en el Congreso, tam­bién por su par­ti­ci­pa­ción en la or­ga­ni­za­ción del si­mu­la­cro de re­fe­ren­do ce­le­bra­do en el 2014 en el que par­ti­ci­pa­ron 2,3 mi­llo­nes de per­so­nas. En es­te ca­so, la pe­na im­pues­ta a Homs es más baja que la que el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña (TSJC) de­ter­mi­nó ha­ce unos días pa­ra sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do, que fue­ron con­de­na­dos a dos años, vein­tiún me­ses y die­ci­ocho me­ses, y que aho­ra se proponen re­cu­rrir al Su­pre­mo con vis­tas a un cas­ti­go más be­nigno.

Homs, igual que el ex­pre­si­den­te, Or­te­ga y Ri­gau, fue con­de­na­do por un de­li­to de desobe­dien­cia gra­ve, mien­tras que fue ab­suel­to, co­mo sus ex­com­pa­ñe­ros de ga­bi­ne­te, del de­li­to de pre­va­ri­ca­ción ad­mi­nis­tra­ti­va. El fa­llo del Su­pre­mo es si­mi­lar en es­te sen­ti­do al que dic­tó el TSJC y se­ña­la que la pre­va­ri­ca­ción ad­mi­nis­tra­ti­va que­da ab­sor­bi­da en el de­li­to prin­ci­pal de desobe­dien­cia. «Las dis­tin­tas omi­sio­nes no son sino ma­ni­fes­ta­cio­nes de la con­tu­ma­cia del acu­sa­do, de su re­sis­ten­cia a so­me­ter­se al man­da­to del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal», se­ña­la la sen­ten­cia del al­to tri­bu­nal, que es más be­né­vo­la y, aun­que no ha­ce re­fe­ren­cia a la del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña que con­de­nó al ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, su cri­te­rio se­rá el

que pre­va­lez­ca cuan­do re­suel­va los re­cur­sos anun­cia­dos por Ar­tur Mas, Joa­na Or­te­ga e Ire­ne Ri­gau. «Mi sen­ten­cia fi­ja doc­tri­na», por lo que el Su­pre­mo de­be­ría «uni­fi­car» cri­te­rios cuan­do se pre­sen­ten los re­cur­sos, se­gún se­ña­ló el dipu­tado in­de­pen­den­tis­ta.

Au­to po­lí­ti­co

Homs, co­mo ya hi­zo Mas cuan­do fue in­ha­bi­li­ta­do el pa­sa­do día 13, ca­li­fi­có la sen­ten­cia de «po­lí­ti­ca», pues a su jui­cio se le con­de­na por sus «ideas», por «po­ner las ur­nas» y pa­ra tra­tar de «apar­tar­le» de la actividad po­lí­ti­ca. «El fa­llo es­tá al ser­vi­cio de un Es­ta­do que tie­ne de­mo­fo­bia», afir­mó. Se­gún aña­dió, las sen­ten­cias por el 9N son un «error» y la «mues­tra» de que el Es­ta­do es­pa­ñol «ha per­di­do» en el plei­to ca­ta­lán. «Es­te es el fin del Es­ta­do es­pa­ñol», re­ma­tó.

La con­de­na a Homs es, en cual­quier ca­so, me­nor que la que re­cla­ma­ba

la Fis­ca­lía, que pe­día nue­ve años de in­ha­bi­li­ta­ción por pre­va­ri­ca­ción y desobe­dien­cia, al «im­pul­sar ac­ti­va­men­te» el «pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo» que fue anu­la­do por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y por tras­pa­sar los lí­mi­tes de su com­pe­ten­cia y vul­ne­rar el «or­den cons­ti­tu­cio­nal» vi­gen­te.

En su es­cri­to, el fis­cal afir­ma­ba que Homs no adop­tó la sus­pen­sión de nin­gu­na de las ac­tua­cio­nes ni ac­tos que se desa­rro­lla­ban pa­ra la ce­le­bra­ción de di­cha con­sul­ta que de­pen­dían di­rec­ta­men­te del de­par­ta­men­to de Pre­si­den­cia, del que era ti­tu­lar, im­pul­só ac­ti­va­men­te los tra­ba­jos pre­pa­ra­to­rios de la con­vo­ca­to­ria y po­ten­ció —tras ha­ber co­no­ci­do la pro­vi­den­cia de sus­pen­sión dic­ta­da por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal— el de­sa­rro­llo del de­no­mi­na­do «pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo».

Aho­ra, el Su­pre­mo afir­ma en

la sen­ten­cia que la pro­vi­den­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, del 4 de no­viem­bre del 2014, en la que se acor­da­ba la sus­pen­sión de las ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con el pro­ce­so de par­ti­ci­pa­ción, era de fá­cil com­pren­sión y or­de­na­ba a Fran­cesc Homs que se pa­ra­li­za­ran las ac­ti­vi­da­des ya pues­tas en mar­cha y que se abs­tu­vie­ra de pro­mo­ver otras ac­cio­nes di­ri­gi­das a la ce­le­bra­ción de la con­sul­ta del 9N.

En es­te sen­ti­do, in­di­ca que el en­ton­ces por­ta­voz de la Ge­ne­ra­li­tat sa­bía per­fec­ta­men­te cuál era el ob­je­to de la im­pug­na­ción y sa­bía que en el con­te­ni­do de la pro­vi­den­cia se alu­día a to­das aque­llas ac­ti­vi­da­des, pre­sen­tes o fu­tu­ras, que es­tu­vie­ran di­ri­gi­das a ha­cer reali­dad la vo­ta­ción. «La idea de que la ex­ce­si­va am­pli­tud del man­da­to os­cu­re­cía el ám­bi­to de lo prohi­bi­do, en­cie­rra un inacep­ta­ble so­fis­ma», se­gún el fa­llo.

A. DAL­MAU EFE

Homs, al igual que Mas, Ri­gau y Or­te­ga, fue con­de­na­do por un de­li­to de desobe­dien­cia gra­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.