PP y PSOE se con­ce­den una tre­gua pa­ra ha­cer un fren­te co­mún an­te ETA

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - N. V.

Cuan­do el PSOE mo­di­fi­có ayer la pre­gun­ta que iba a for­mu­lar a Ma­riano Ra­joy en la se­sión de con­trol del Congreso, en el Go­bierno te­mie­ron que los so­cia­lis­tas es­tu­vie­sen ten­ta­dos de ha­cer opo­si­ción con el anun­cio de desar­me de ETA. Pe­ro no fue así. Los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos pos­pu­sie­ron ayer la bron­ca par­la­men­ta­ria pa­ra es­ce­ni­fi­car en el he­mi­ci­clo su uni­dad en ma­te­ria an­ti­te­rro­ris­ta. Fuen­tes del PP en­sal­za­ron en los pa­si­llos de la Cá­ma­ra el ges­to de su opo­nen­te y ce­le­bra­ron que, si no hu­bo fi­su­ras po­lí­ti­cas tras el ce­se de la actividad ar­ma­da, tam­po­co las ha­brá aho­ra, en el mo­men­to de ges­tio­nar la en­tre­ga de ar­mas y la di­so­lu­ción de la ban­da.

«Sus­cri­bo el cien por cien de sus pa­la­bras», res­pon­dió inusual­men­te Ra­joy al por­ta­voz del PSOE. El em­pla­za­mien­to de An­to­nio Her­nan­do a la «uni­dad y leal­tad» pa­ra que no so­lo el Go­bierno, sino tam­bién el Congreso, con­duz­ca la nue­va si­tua­ción me­re­ció los aplau­sos de la ban­ca­da de los po­pu­la­res y de Ciu­da­da­nos. Úni­ca­men­te el lí­der de Po­de­mos qui­so dis­tan­ciar­se y cen­su­rar de ma­ne­ra in­di­rec­ta que los so­cia­lis­tas hu­bie­sen renunciado al con­trol al je­fe del Eje­cu­ti­vo en su tiem­po par­la­men­ta­rio.

El plan del Go­bierno vas­co

Fuen­tes de la Mon­cloa in­ci­die­ron en que al me­nos los dos par­ti­dos con ma­yo­res ex­pec­ta­ti­vas de li­de­rar el Go­bierno ha­yan man­te­ni­do a sal­vo su pac­to fren­te al te­rro­ris­mo. No siem­pre re­sul­tó fá­cil. En el 2005, seis años an­tes del ce­se de la vio­len­cia, las dis­cre­pan­cias desem­bo­ca­ron en un ten­so de­ba­te so­bre el es­ta­do de la na­ción en el que Ra­joy lle­gó a acu­sar a José Ro­drí­guez Za­pa­te­ro de re­su­ci­tar una ETA «mo­ri­bun­da». Ayer po­pu­la­res y so­cia­lis­tas coin­ci­die­ron en el recuerdo de ase­si­na­dos, ex­tor­sio­na­dos y he­ri­dos y en el re­pro­che del ca­rác­ter «pro­pa­gan­dís­ti­co» del anun­cio de una or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta sin «co­ra­je» pa­ra arre­pen­tir­se ni pe­dir per­dón. Es por eso por lo que en la Mon­cloa no sus­ci­ta gran­des ad­he­sio­nes el plan de acer­ca­mien­to de pre­sos ela­bo­ra­do por el Go­bierno vas­co y que pro­mue­ve que los re­clu­sos no sean tras­la­da­dos a cár­ce­les que se en­cuen­tren a más de 250 ki­ló­me­tros de su lu­gar de ori­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.