El sur de Eu­ro­pa pide su ca­be­za, pe­ro Dijs­sel­bloem se nie­ga a di­mi­tir

Su fu­tu­ro co­mo je­fe del Eu­ro­gru­po se tam­ba­lea tras ser acu­sa­do de xe­nó­fo­bo y se­xis­ta

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - CRIS­TI­NA POR­TEI­RO

¿Cuán­to tiem­po le que­da a Je­roen Dijs­sel­bloem al fren­te del Eu­ro­gru­po? Es la pre­gun­ta que se ha­ce to­do el mundo des­pués de la tor­men­ta de crí­ti­cas que le han caí­do al ho­lan­dés por ha­ber su­ge­ri­do en una en­tre­vis­ta a un dia­rio ale­mán que los paí­ses del sur se gas­ta­ban el di­ne­ro del nor­te en «co­pas y mujeres». La reac­ción de quie­nes se die­ron por alu­di­dos no se hi­zo es­pe­rar. Lí­de­res y al­tos car­gos po­lí­ti­cos car­ga­ron ayer en blo­que por los co­men­ta­rios in­sul­tan­tes y la ac­ti­tud pre­po­ten­te del pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po.

El pri­mer mi­nis­tro por­tu­gués, An­tó­nio Cos­ta, re­pro­chó al ho­lan­dés su tono «se­xis­ta, xe­nó­fo­bo y ra­cis­ta». «Nos has ofen­di­do (...) El se­ñor Dijs­sel­bloem tie­ne que des­apa­re­cer», exi­gió el lu­so, mu­cho más com­ba­ti­vo que el mi­nis­tro es­pa­ñol de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, quien pre­fie­re man­te­ner­se a la som­bra de sus ve­ci­nos su­re­ños pa­ra no le­van­tar sos­pe­chas so­bre su es­pe­cial in­te­rés en pro­mo­ver la po­lé­mi­ca co­mo ar­ma pa­ra des­ban­car al ho­lan­dés, con el que com­pi­te por el pues­to. «Es­pe­ra­ba que se hu­bie­ra arre­pen­ti­do», de­jó caer.

Pe­ro no, no se arre­pien­te. Dijs­sel­bloem se afe­rra al car­go co­mo cla­vo ar­dien­do: «No ten­go in­ten­ción de di­mi­tir», ase­gu­ró ayer en un co­mu­ni­ca­do en el que la­men­ta «si al­guien se sin­tió ofen­di­do

por las de­cla­ra­cio­nes». Res­pon­sa­bi­li­zó de es­te «ma­len­ten­di­do» a su ma­ne­ra «di­rec­ta» de ha­blar, he­ren­cia de la «es­tric­ta cul­tu­ra cal­vi­nis­ta ho­lan­de­sa».

No es la pri­me­ra vez que el so­cial­de­mó­cra­ta des­en­ca­de­na una tem­pes­tad en la UE por su in­con­ti­nen­cia ver­bal y sus ma­los mo­da­les. Desató el te­rror du­ran­te

el res­ca­te chi­prio­ta, hos­ti­gó has­ta la ex­te­nua­ción a los grie­gos y azu­zó con brío a los paí­ses me­ri­dio­na­les en las ci­tas de mi­nis­tros del eu­ro. Es­ta úl­ti­ma con­tro­ver­sia ha aver­gon­za­do a su pro­pia fa­mi­lia po­lí­ti­ca que ade­más de te­ner que so­por­tar el cha­pa­rrón por la do­lo­ro­sa de­rro­ta que en­ca­jó su par­ti­do en Ho­lan­da (aho­ra la sép­ti­ma fuer­za en el Par­la­men­to), re­cha­za su per­ma­nen­cia en el car­go. El pre­si­den­te de los so­cia­lis­tas europeos, Ser­gei Sta­nis­hev, se des­mar­có ayer de los «in­sul­tos y des­acre­di­ta­cio­nes» del ho­lan­dés, que se negó a re­trac­tar­se y pe­dir dis­cul­pas: «Es sim­ple­men­te inacep­ta­ble», ase­gu­ró el búl­ga­ro. El je­fe de los so­cial­de­mó­cra­tas en la Eu­ro­cá­ma­ra, Gian­ni Pit­te­lla, si­gue pre­gun­tán­do­se si una per­so­na que ma­ni­fies­ta se­me­jan­tes pre­jui­cios pue­de to­da­vía con­si­de­rar­se ade­cua­do pa­ra el car­go. El mis­mo men­sa­je que lan­zó el ex pri­mer mi­nis­tro ita­liano Mat­teo Ren­zi, quien, es­can­da­li­za­do por las «bro­mas es­tú­pi­das» de Dijs­sel­bloem, pi­dió tam­bién su ca­be­za pa­ra evi­tar po­ner en en­tre­di­cho a la UE. «Cuan­to an­tes di­mi­ta, me­jor», in­di­có. En Ate­nas, don­de han su­fri­do más que na­die los des­pre­cios del ho­lan­dés, llo­vie­ron las crí­ti­cas por esa fra­se «fue­ra de lu­gar».

Ale­ma­nia le apo­ya

A pe­sar del re­vue­lo ge­ne­ra­do, Ber­lín le apo­ya sin fi­su­ras. La por­ta­voz del Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas, Frie­de­ri­ke von Tie­sen­hau­sen, tra­tó de de­fen­der a su­gi­rien­do que se le ha­bía ma­lin­ter­pre­ta­do e in­sis­tió en que el mi­nis­tro e Fi­nan­zas, Wolf­gang Schäu­ble, «le apre­cia mu­cho». Al­go que na­die dis­cu­te. Ba­jo su tu­te­la en la som­bra, Dijs­sel­bloem ha si­do el so­cio más fiel pa­ra los in­tere­ses ger­ma­nos.

S. LECOCQ EFE

Dijs­sel­bloem, en la reunión del Eu­ro­gru­po el mar­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.