Mer­kel co­mien­za a mo­ver­se an­te el efec­to Schulz

La canciller nom­bra a un nue­vo di­rec­tor de cam­pa­ña, en me­dio de las pre­sio­nes pa­ra que pa­se a la ofen­si­va

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - PA­TRI­CIA BAELO BER­LÍN / CO­RRES­PON­SAL

Ella, na­ci­da en el seno de una fa­mi­lia pro­tes­tan­te en el es­te de Ale­ma­nia. Él, de pa­dres ca­tó­li­cos y del oes­te. Ella, doc­to­ra­da en Fí­si­ca. Él, ex­li­bre­ro de pro­fe­sión sin es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios. Ella, la ra­zón. Él, el sen­ti­mien­to. A seis me­ses de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les ale­ma­nas cues­ta ima­gi­nar un due­lo con dos per­so­na­li­da­des tan opues­tas co­mo las de Angela Mer­kel y Mar­tin Schulz. Sin em­bar­go, a día de hoy los lí­de­res de la CDU y el SPD tie­nen al­go en co­mún: su fal­ta de es­tra­te­gia.

«No pro­nun­cia­ré un dis­cur­so pro­gra­má­ti­co de­fi­ni­ti­vo», di­jo el ex­pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo el do­min­go an­tes de ser de­sig­na­do je­fe del SPD con el 100 % de los vo­tos. Schulz ha­bló de con­cep­tos co­mo jus­ti­cia so­cial, ga­ran­tía de las pen­sio­nes o igual­dad de sa­la­rios, pe­ro ni si­quie­ra su­gi­rió có­mo pre­ten­de con­se­guir­lo. Has­ta la fe­cha, el exal­cohó­li­co con­fe­so so­lo ha ma­ni­fes­ta­do su in­ten­ción de re­for­mar la po­lé­mi­ca Agenda 2010, y los ex­per­tos le au­gu­ran un va­ra­pa­lo en cuan­to de­fi­na sus pro­pues­tas en ma­te­ria mi­gra­to­ria o de se­gu­ri­dad.

Con to­do, su len­gua­je di­rec­to y el he­cho de que re­pre­sen­te el cam­bio en un país que lo pide a gri­tos, es­tán sur­tien­do efec­to. Des­de su des­em­bar­co en la po­lí­ti­ca ale­ma­na, mís­ter Eu­ro­pa ha re­su­ci­ta­do al SPD, que has­ta enero no lle­ga­ba ni al 20 % de in­ten­ción de vo­to y hoy pre­su­me de su­pe­rar a la CDU de Mer­kel en va­rios son­deos. Una ten­den­cia que po­ne ner­vio­sos a los dipu­tados con­ser­va­do­res, que en vez de ce­rrar fi­las lan­zan dar­dos a su con­trin­can­te, al tiem­po que re­do­blan la pre­sión so­bre la da­ma de hie­rro, a la que exi­gen que pa­se a la ofen­si­va.

Cam­bio de rum­bo

Por su par­te, Mer­kel aca­ba de de­mos­trar que se toma en se­rio el au­ge so­cia­lis­ta y la po­pu­la­ri­dad de Schulz, al nom­brar a Joa­chim Kosch­nic­ke, je­fe del lobby de Opel des­de el 2013 y an­ti­guo re­pre­sen­tan­te del ins­ti­tu­to de­mos­có­pi­co For­sa, co­mo su nue­vo di­rec­tor de cam­pa­ña. Un fi­cha­je con el que la je­fa de la CDU tam­bién de­ja en evi­den­cia que no pue­de con­fiar so­lo en su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Peter Tau­ber, pa­ra lu­char por las elec­cio­nes del 24 de sep­tiem­bre, que se per­fi­lan co­mo las más du­ras de su vi­da.

«Es­tá cla­ro que a na­die lo eli­gen por los lo­gros del pa­sa­do, te­ne­mos que plan­tear­nos có­mo que­re­mos que sea Ale­ma­nia a me­dia­dos de la pró­xi­ma dé­ca­da», de­fen­dió re­cien­te­men­te Mer­kel. Pe­se a es­tar ago­ta­da por asun­tos in­ter­na­cio­na­les co­mo la re­la­ción con EE.UU. o Tur­quía, la canciller sa­be que, si quie­re un cuar­to man­da­to, ya no le bas­ta con su tono am­bi­va­len­te y con­ci­lia­dor. Al con­tra­rio, la lí­der de la CDU ne­ce­si­ta sa­car tiem­po y fuer­zas pa­ra fi­jar su pro­pia agenda cuan­to an­tes, en lu­gar de es­pe­rar a que el SPD mar­que el rum­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.