Fe­rrer-Dal­mau mues­tra en la em­ba­ja­da de Ru­sia su mi­ra­da per­so­nal so­bre la gue­rra

«Que­ría pin­tar el su­fri­mien­to de las mujeres, los hi­jos, las fa­mi­lias», ex­pli­có el ar­tis­ta bar­ce­lo­nés so­bre «La des­pe­di­da»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - PA­CHO RO­DRÍ­GUEZ

«Cuan­do uno pin­ta ideas pue­de equi­vo­car­se. Cuan­do pin­ta se­res hu­ma­nos no se equi­vo­ca nun­ca». Lo di­jo en la em­ba­ja­da de Ru­sia en Es­pa­ña el es­cri­tor Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te. Y ha­bla­ba de la obra de Au­gus­to Fe­rrer-Dal­mau (Bar­ce­lo­na, 1964). Y, en par­ti­cu­lar, de un cua­dro pre­sen­ta­do —en un sin­gu­lar ac­to ce­le­bra­do ayer— en la se­de di­plo­má­ti­ca y por su ti­tu­lar, Yu­ri Kor­cha­gin. La gue­rra no co­mo ac­to he­roi­co sino co­mo dra­ma hu­mano, no co­mo he­cho his­tó­ri­co sino co­mo acon­te­ci­mien­to que des­tru­ye fa­mi­lias. En lí­neas ge­ne­ra­les, los tres in­ter­vi­nien­tes de­ja­ron cons­tan­cia de es­ta idea pa­ra ha­blar de La des­pe­di­da,

obra de Fe­rrer-Dal­mau en la que en una so­la ima­gen des­cri­be el efec­to de­vas­ta­dor de los con­flic­tos bé­li­cos en cuan­to a des­truc­ción de la vi­da co­ti­dia­na.

So­nó así co­mo in­tro­duc­ción a la in­ter­ven­ción del em­ba­ja­dor una vie­ja can­ción co­sa­ca, pa­ra ha­blar de «un día muy es­pe­cial», di­jo Kor­cha­gin, quien des­ta­có tan­to la im­por­tan­cia te­má­ti­ca de la obra co­mo la pre­sen­cia de Re­ver­te. Pe­ro, tam­bién, pa­ra el al­to re­pre­sen­tan­te ru­so en Es­pa­ña —cu­yo país ce­le­bra el año dual de tu­ris­mo con Es­pa­ña, en­te otros acon­te­ci­mien­tos des­ta­ca­dos ayer—, «es­te cua­dro es im­por­tan­te por el gran sim­bo­lis­mo ins­pi­ra­do en su­ce­sos de la épo­ca de la gran re­vo­lu­ción ru­sa, cu­yo 100.º aniver­sa­rio con­me­mo­ra­mos, y que su­pu­so tan im­por­tan­te cam­bio pa­ra to­da Ru­sia e in­du­da­ble­men­te pa- Arri­ba, detalle de la obra de Fe­rrer-Dal­mau «La des­pe­di­da»; a la de­re­cha, el au­tor, en el cen­tro, flan­quea­do ayer por Pé­rez-Re­ver­te y el em­ba­ja­dor ru­so en Ma­drid, Yu­ri Kor­cha­gin; en el brin­dis no fal­tó el vod­ka.

ra to­do el mundo», afir­mó. Kor­cha­gin tam­bién re­mar­có que es­tos acon­te­ci­mien­tos con­du­je­ron a una gue­rra ci­vil. «El cua­dro re­pre­sen­ta la Guar­dia Blan­ca, que lu­chó con­tra la Guar­dia Ro­ja», re­la­tó. Pe­ro qui­so, asi­mis­mo, des­ta­car que, des­de la óp­ti­ca ac­tual, se re­cuer­da que «Ru­sia per­do­nó a to­dos los que lu­cha­ron y cre­ye­ron en su cau­sa. La Gran Ru­sia los per­do­nó por­que to­dos eran hi­jos de la Ma­dre Ru­sia», pro­cla­mó.

El pro­pio em­ba­ja­dor ma­ti­zó de­ta­lles del cua­dro que le pa­re­cie­ron de in­te­rés co­mo es la pre­sen­cia de un tren blin­da­do, tí­pi­co de la épo­ca en los tras­la­dos por el im­pe­rio ru­so. De he­cho, el pro­pio au­tor del cua­dro, el pin­tor Au­gus­to Fe­rrer-Dal­mau, ex­pli­có que, «le­jos de re­tra­tar la gue­rra co­mo idea, que­ría pin­tar el su­fri­mien­to de las mujeres, los hi­jos, las fa­mi­lias», enume­ró al hi­lo de lo que su­po­ne la gue­rra tan­to de des­ga­rro fa­mi­liar co­mo de se­pa­ra­ción vio­len­ta de la so­cie­dad y sus ca­pas. De ahí, reite­ró, al igual que el ti­tu­lar de la em­ba­ja­da ru­sa, esa idea de des­pla­za­mien­to que apor­ta la pre­sen­cia del tren.

Por su par­te, el es­cri­tor y tam­bién aca­dé­mi­co Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te sí ha­bló de la gue­rra co­mo un acon­te­ci­mien­to an­te el que se de­be huir de la di­co­to­mía sim­pli­fi­ca­do­ra de bue­nos y ma­los, si lo que se tra­ta es del ser hu­mano. «En to­das las gue­rras hay per­so­nas de­cen­tes y otros que son unos opor­tu­nis­tas. Unos pa­ra los que su úni­co in­te­rés es su ne­go­cio y lo cons­tru­yen a cos­ta de la san­gre de los de­más, y los inocen­tes», di­fe­ren­ció. De ahí, anotó Re­ver­te, la di­fi­cul­tad de dis­tin­guir las co­sas bue­nas de las ma­las, por­que cuan­do uno se acer­ca al ser hu­mano se en­cuen­tra a per­so­nas que lu­chan por cau­sas cer­ca­nas, ale­ja­das de los gran­des ca­pí­tu­los de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.