San­cio­nes con­tra pa­dres vio­len­tos

Va­rios equi­pos gallegos cuen­tan con una nor­ma­ti­va es­tric­ta con cas­ti­gos pa­ra los pro­ge­ni­to­res con­flic­ti­vos, que in­clu­yen la ex­pul­sión del club

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

La ba­ta­lla cam­pal vi­vi­da el do­min­go, con los pa­dres de los ju­ga­do­res co­mo pro­ta­go­nis­tas, en un par­ti­do de in­fan­ti­les de Ba­lea­res, si­gue re­mo­vien­do con­cien­cias y mu­chos ya se plan­tean la ne­ce­si­dad de to­mar me­di­das al res­pec­to. La Fe­de­ra­ción ba­lear acor­dó ayer clau­su­rar los cam­pos de los equi­pos in­vo­lu­cra­dos (Ala­ró y Co­lle­ren­se) e in­for­mar a la Ofi­ci­na de De­fen­sa de los De­re­chos del Me­nor so­bre lo ocu­rri­do. La de­le­ga­da del Go­bierno en Ba­lea­res, Ma­ría Sa­lom, ya re­ci­bió el ac­ta del ár­bi­tro y el ví­deo del par­ti­do pa­ra que pue­da ac­tuar tam­bién en con­se­cuen­cia.

En Ga­li­cia, al­gu­nos clu­bes ya se han ade­lan­ta­do y des­de ha­ce un tiem­po cuen­tan con un ré­gi­men san­cio­na­dor ha­cia los pa­dres que se ex­tra­li­mi­ten en los te­rre­nos de jue­go.

AROU­SA Ya san­cio­nó a un pa­dre

A fi­na­les de oc­tu­bre del año pa­sa­do el pa­dre de uno de los ju­ga­do­res del equi­po in­fan­til agre­día a un au­xi­liar del co­le­gia­do. Dos días des­pués la co­mi­sión de­por­ti­va del club de­ter­mi­nó su co­rres­pon­dien­te res­pues­ta al pro­ge­ni­tor: un mes sin po­der ver los par­ti­dos de la can­te­ra ar­le­qui­na­da.

La agi­li­dad y con­cre­ción del Arou­sa fue po­si­ble gra­cias a la in­cor­po­ra­ción en no­viem­bre del 2011 de la fi­gu­ra de los pa­dres de los ju­ga­do­res al re­gla­men­to de ré­gi­men in­terno. «Nas reunións pre­vias de ini­cio da tem­pa­da fái­se­lles sa­ber aos pro­xe­ni­to­res da exis­ten­cia do re­gu­la­men­to de ré­xi­me in­terno, cos seus de­rei­tos e cos seus de­be­res», ex­pli­ca el por­ta­voz de la co­mi­sión de­por­ti­va, Eduardo Ca­rre­gal.

El pre­si­den­te del club, Ma­no­lo Aba­lo, de­cla­ra que «os ár­bi­tros equi­vó­can­se, pe­ro os pais ta­mén o fan ás ve­ces, e can­do o fan pa­gá­mo­lo os fi­llos, os clubs, e o fút­bol. Al­go hai que ter de­trás» pa­ra po­ner co­to a es­tas si­tua­cio­nes.

La ba­ta­lla cam­pal de in­fan­ti­les en Ba­lea­res ha lle­ga­do ya a la De­le­ga­ción del Go­bierno

BOI­RO Ex­pul­sión del equi­po en las fal­tas muy gra­ves

La Es­cue­la de Fút­bol Mu­ni­ci­pal Con­ce­llo de Boi­ro tam­bién cuen­ta con un có­di­go in­terno, que afec­ta a pa­dres e hi­jos, y que bus­ca pre- ve­nir con­duc­tas que aten­ten con los va­lo­res que se de­ben in­cul­car a tra­vés del de­por­te. El mis­mo se di­vi­de en tres ti­pos de fal­tas: le­ve, gra­ve y muy gra­ve. Las au­sen­cias a en­tre­na­mien­tos, la fal­ta de res­pe­to a ri­va­les o com­pa­ñe­ros o el mal uso de las ins­ta­la­cio­nes son al­gu­nas de las in­frac­cio­nes que se con­si­de­ran le­ves. La agre­sión a miem­bros del club, com­pa­ñe­ros, ár­bi­tros, pú­bli­co y ri­va­les es­tá con­tem­pla­da co­mo gra­ve, al igual que la ma­la ac­ti­tud con com­pa­ñe­ros, téc­ni­cos y con­tra­rios. Por úl­ti­mo, las más pu­ni­bles, las muy gra­ves, se­rían una agre­sión fí­si­ca des­me­di­da, ac­tos de in­dis­ci­pli­na o in­ju­rias que de­te­rio­ren la ima­gen del club. Así, si al­guien tie­ne una fal­ta le­ve se le da un to­que de aten­ción. Si se tra­ta de una gra­ve, la en­ti­dad pue­de de­ne­gar el ac­ce­so a los par­ti­dos al in­frac­tor. Por úl­ti­mo, si se tra­ta de una muy gra­ve, la con­se­cuen­cia más di­rec­ta es que el jo­ven se­ría ex­pul­sa­do de la es­cue­la. «Ao co­me­zo da tem­pa­da fi­xé­mos­lle che­gar a nor­ma­ti­va que hai den­tro da es­co­la aos pais. Pa­re­ceu­lles ben, non hou­bo pe­gas. Te­ñen que con­tro­lar­se po­lo ben dos seus fi­llos, cal­que­ra ac­ción re­per­cu­te ne­les», apun­ta el di­rec­tor de me­to­do­lo­gía de la es­cue­la y en­tre­na­dor del Com­pos­te­la, Ya­go Igle­sias.

VAL MIÑOR Im­pe­dir la en­tra­da a los pa­dres, co­mo pri­me­ra me­di­da

En el ca­so del Val Miñor, que so­lo tie­ne equi­pos ba­se, tie­nen recogida en el re­gla­men­to de ré­gi­men in­terno la me­di­da de prohi­bir el ac­ce­so a los pa­dres que so­bre­pa­sen cier­tos lí­mi­tes —fal­tas de res­pe­to con­ti­nua­das que lle­guen ya a in­co­mo­dar a otros pa­dres y a los pro­pios ni­ños, in­sul­tos a ár­bi­tros...—. El ob­je­ti­vo es que no se vean per­ju­di­ca­dos los fut­bo­lis­tas, con lo que se po­ne so­bre avi­so a los pa­dres, pe­ro si no lo cum­plen se ex­pul­sa al ni­ño del equi­po. De he­cho, ya tu­vie­ron dos ca­sos y aho­ra es­tán in­mer­sos en otro tra­tan­do de ver si hay un cam­bio de ac­ti­tud o tie­nen que to­mar me­di­das. Es un pa­dre de pre­ben­ja­mi­nes (6 o 7 años) que arre­me­tió con­tra ár­bi­tros de 12 o 13.

A ES­TRA­DA Un có­di­go, co­mo me­di­da di­sua­so­ria

El di­rec­tor de­por­ti­vo de la Es­co­la Es­tra­den­se de Fút­bol Ba­se, Mar­cos Pi­ñeiro Pacheco, se­ña­la que a ni­vel de club «te­mos un­ha se­rie de nor­mas pe­ro nun­ca se deu o ca­so de to­mar me­dias con nin­guén». «Te­mos un­ha es­pe­cie de có­di­go in­terno pa­ra pais, ra­pa­ces, ades­tra­do­res e di­rec­ti­vos e to­dos te­ñen co­ñe­ce­men­to. No ca­so dos pais hai me­di­das pre­vis­tas se hai ja­leo, des­de prohi­bir­lle aos pais a en­tra­da ata a ex­pul­sión do ra­paz», apun­ta.

El Val Miñor po­dría echar al pa­dre de un pre­ben­ja­mín que in­sul­tó a un ár­bi­tro ado­les­cen­te

In­for­ma­ción ela­bo­ra­da por Pa­blo Pe­ne­do, Ál­va­ro Se­vi­lla. Mí­riam Váz­quez y Pa­blo Viz

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.