CI­CLIS­MO | CA­TA­LU­ÑA Val­ver­de ga­na en el pri­mer fi­nal en al­to y Van Gar­de­ren, lí­der

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

El co­rre­dor del Mo­vis­tar se ad­ju­di­có la ter­ce­ra eta­pa de la Vol­ta a Ca­ta­lu­ña, con fi­nal en la es­ta­ción de La Mo­li­na. Van Gar­de­ren (BMC) es el nue­vo lí­der de la ron­da, con una ven­ta­ja de 41 y 44 se­gun­dos con res­pec­to a su com­pa­ñe­ro de equi­po Sa­muel Sán­chez y Ge­raint Tho­mas (Sky). Val­ver­de (Mo­vis­tar) se si­túa cuar­to a 45 se­gun­dos, mien­tras que Con­ta­dor (Trek) es­tá a 1.13.

La ca­rre­ra de Jor­ge Pra­do si­gue dan­do pa­sos de gi­gan­te. El pi­lo­to lu­cen­se se em­bar­có a fi­na­les de fe­bre­ro en una aven­tu­ra am­bi­cio­sa: dar la vuel­ta al mundo pa­ra com­pe­tir con­tra los me­jo­res del mo­to­crós in­ter­na­cio­nal. Con 16 años re­cién cum­pli­dos, la experiencia ha ad­qui­ri­do tin­tes épi­cos. Le han bas­ta­do tres prue­bas del Mun­dial pa­ra co­lar­se en­tre los me­jo­res y ha­cer­se con la pla­ta en el cir­cui­to de Ar­gen­ti­na.

«Es­toy fe­liz, so­ñan­do. El re­sul­ta­do es ma­ra­vi­llo­so, so­bre to­do por­que no me lo es­pe­ra­ba pa­ra na­da», va­lo­ra. Es sin­ce­ro. El do­min­go se le­van­tó com­ple­ta­men­te ago­ta­do tras la ci­ta cla­si­fi­ca­to­ria y pen­só que las fuer­zas le aban­do­na­rían du­ran­te la prue­ba. «He con­se­gui­do que­dar se­gun­do por ca­be­zo­ne­ría y ra­bia, por­que me veía de­lan­te», apos­ti­lla.

Bri­llan­te co­mo siem­pre en las sa­li­das, le preo­cu­pa­ba ve­nir­se aba­jo si le ade­lan­ta­ban un par de pi­lo­tos. «Con­se­guí man­te­ner la ca­be­za fría y la con­cen­tra­ción. Es un cir­cui­to bo­ni­to y rá­pi­do en el que es­tar muy aten­to es fun­da­men­tal», ex­pli­ca. En la se­gun­da man­ga, un pi­que con Paul Jo­nass lle­vó sus fuer­zas al lí­mi­te. Fi­nal­men­te, Je­remy See­wer se hi­zo con la pri­me­ra pla­za, pe­ro el ga­lle­go pu­do ce­rrar una bue­na ca­rre­ra pa­ra ter­mi­nar se­gun­do.

Ana­li­za el te­rreno que le ha au­pa­do en la ci­ta in­ter­na­cio­nal: «Era muy en­ga­ño­so, por­que pa­re­cía are­na, pe­ro por de­ba­jo era du­ro y eso lo ha­cía tre­men­da­men­te res­ba­la­di­zo». Otro mo­ti­vo pa­ra es­tar or­gu­llo­so. Es­pe­cia­lis­ta en are­na por las con­di­cio­nes del cir­cui­to bel­ga de Lom­mel en el que en­tre­na ha­bi­tual­men­te, Jor­ge Pra­do se ha su­pe­ra­do en una El lu­cen­se, de 16 años, es el pi­lo­to más jo­ven de la pa­rri­lla.

su­per­fi­cie que no era de sus pre­fe­ri­das. Mu­chos pi­lo­tos se ca­ye­ron y los fa­vo­ri­tos en are­na co­mo él no que­da­ron pre­ci­sa­men­te en­tre los me­jo­res. Él se man­tu­vo con so­li­dez. «Sin du­da com­ple­té mi me­jor ca­rre­ra en Ar­gen­ti­na, aho­ra es­toy ilu­sio­na­dí­si­mo con la ci­ta de Mé­xi­co».

Tie­ne una se­ma­na y me­dia an­tes de vol­ver a com­pe­tir. Lo ha­rá en el cir­cui­to me­xi­cano de León. Mien­tras, Pra­do lle­va un par de días en Ca­li­for­nia, en­tre­nan­do en la zo­na de Los Án­ge­les con una mo­to ofi­cial de KTM Es­ta­dos Uni­dos. No­veno en la ge­ne­ral del Mun­dial tras el cir­cui­to ar­gen­tino, Jor­ge Pra­do ha re­co­bra­do el áni­mo tras su­frir con el ba­rro de In­do­ne­sia. Las llu­vias per­sis­ten­tes con­vir­tie­ron el cir­cui­to de Pang­kal Pi­nang en un ver­da­de­ro in­fierno pa­ra el pi­lo­to de Lu­go, que tar­dó cin­co mi­nu­tos en li­be­rar su mo­to en­ca­lla­da en una de las man­gas.

Su peor enemi­go has­ta aho­ra es, sin em­bar­go, el jet lag. Los via­jes trans­o­ceá­ni­cos des­pis­tan mu­cho a Jor­ge Pra­do que, has­ta la fe­cha, se ha­bía mo­vi­do fun­da­men­tal­men­te en com­pe­ti­cio­nes eu­ro­peas. Tam­bién el fí­si­co jue­ga en su con­tra. Es el pi­lo­to más jo­ven de la pa­rri­lla y su cuer­po no es­tá tan desa­rro­lla­do co­mo el de los de­más. «Me he da­do cuen­ta, des­pués de Ar­gen­ti­na, de que ten­go ve­lo­ci­dad co­mo el que más, pe­ro qui­zás me fal­ta re­sis­ten­cia», re­co­no­cía Pra­do.

Pre­ci­sa­men­te la pre­tem­po­ra­da del pi­lo­to ga­lle­go se cen­tró en el fí­si­co. Desa­rro­llar sus múscu­los era fun­da­men­tal pa­ra evi­tar que las le­sio­nes le en­tor­pe­cie­ran en el Mun­dial. Los pro­ble­mas de hom­bro y cla­ví­cu­la se ce­ba­ron con él el año pa­sa­do, cuan­do com­pe­tía por el eu­ro­peo de 250. Jor­ge Pra­do y su equi­po pa­sa­ron par­te del tiem­po pre­pa­ra­to­rio en Te­ne­ri­fe, cen­tra­dos en la na­ta­ción, el ci­clis­mo y otros ejer­ci­cios pa­ra au­men­tar su ma­sa mus­cu­lar. Aho­ra, cuen­ta con pre­pa­ra­dor fí­si­co es­pe­cí­fi­co pa­ra él.

Fe­nó­meno fan en Ar­gen­ti­na

«Alu­ci­na­do» por el fe­nó­meno fan en Ar­gen­ti­na, Jor­ge Pra­do se vio des­bor­da­do por una ma­rea de se­gui­do­res que que­rían sa­car­se fo­tos con él o con­se­guir su au­tó­gra­fo. La car­pa de KTM era una de las más so­li­ci­ta­das por los afi­cio­na­dos, que bus­ca­ban al lu­cen­se. «Es­toy muy agra­de­ci­do, es­tá­ba­mos en el po­dio y so­lo oía a la gen­te gri­tar mi nom­bre. Fue emo­cio­nan­te», co­men­ta­ba.

Tras co­rrer en Mé­xi­co, el pi­lo­to lu­cen­se vol­ve­rá a Eu­ro­pa pa­ra en­ca­rar otras dos prue­bas del Mun­dial: Mag­gio­ra, en Ita­lia, se­rá el quin­to com­pro­mi­so del cir­cui­to y Val­kens­waard, en Ho­lan­da, el sex­to.

«Sin du­da com­ple­té mi me­jor ca­rre­ra y aho­ra es­toy ilu­sio­na­dí­si­mo con la ci­ta de Mé­xi­co» «Me he da­do cuen­ta de que ten­go ve­lo­ci­dad co­mo el que más, qui­zás me fal­ta re­sis­ten­cia»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.