«Me­jor ser mo­der­na que ser jo­ven»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo - JOR­GE CA­SA­NO­VA

«Tu­téa­me, por fa­vor. Soy ra­bio­sa­men­te jo­ven», me di­ce Asun­ta Ro­drí­guez (So­ber, 1965), en la pri­me­ra con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca pa­ra es­ta­ble­cer la ci­ta. Cuan­do nos ve­mos, en el des­pa­cho de la galería Trin­ta, un tem­plo del ar­te mo­derno en Ga­li­cia, se mues­tra ale­gre, es­pon­tá­nea y fu­ma­do­ra, muy fu­ma­do­ra. Tras el inevi­ta­ble re­pro­che so­bre la pre­sun­ta fal­ta de aten­ción de la pren­sa a la cau­sa de la mo­der­ni­dad, en­tra­mos en ma­te­ria. —¿Có­mo era de pe­que­ña? —Yo creo que siem­pre vi­ví una con­tra­dic­ción por­que, fren­te al es­pí­ri­tu prác­ti­co de mis pa­dres, a mí siem­pre me in­tere­sa­ron las co­sas inú­ti­les y bo­ni­tas. Es­tu­dia­ba mu­chí­si­mo y te­nía la sen­sa­ción de que nun­ca cum­plía las ex­pec­ta­ti­vas. Yo na­cí cua­tro años des­pués de la muer­te de un her­mano y sen­tía esa ne­ce­si­dad de com­pla­cer. Es­tu­dia­ba sin pa­rar. —Sa­ca­ría bue­nas no­tas. —Bue­ní­si­mas. Siem­pre fui muy tra­ba­ja­do­ra. Recuerdo una anéc­do­ta de cuan­do iba a las mon­jas. Se­ría en se­gun­do o ter­ce­ro de pri­ma­ria. Te­nía­mos un li­bro de lec­tu­ras con unas ilus­tra­cio­nes ma­ra­vi­llo­sas. A mí me fas­ci­na­ba aquel li­bro, pe­ro no po­día­mos lle­var­lo a ca­sa. Un día con­tra­vi­ne las nor­mas y me lo lle­vé, pe­ro al día si­guien­te me ol­vi­dé de lle­var­lo a cla­se. Me cas­ti­ga­ron lle­ván­do­me a la cla­se de par­vu­li­tos. Ima­gí­ne­se, me cas­ti­ga­ron por in­tere­sar­me por la lec­tu­ra. La an­ti­do­cen­cia. —¿Cuán­do se hi­zo mo­der­na? —No creo que lo mo­derno ten­ga que te­ner un as­pec­to de mo­derno. Tú te sien­tes fas­ci­na­do por un len­gua­je y por el pen­sa­mien­to de de­ter­mi­na­das per­so­nas. Hay una fra­se de Pi­cas­so que di­ce que ha­cen fal­ta mu­chos años pa­ra ser real­men­te jo­ven. Es una fra­se que en­ca­ja per­fec­ta­men­te con­mi­go.

—Por cier­to, ¿qué es me­jor, ser jo­ven o ser mo­derno? —[Se lo pien­sa un po­co]. Me­jor ser mo­der­na que ser jo­ven. Y cuan­to ma­yor soy, me sien­to más jo­ven y más mo­der­na, por­que voy per­dien­do com­ple­jos. —¿Lle­var una galería de ar­te era más fá­cil an­tes? —Sí. Era tan di­fí­cil que to­dos los vi­cios se con­ver­tían en vir­tud. To­do lo que ha­cía­mos te­nía una gran aco­gi­da. Ha­bía días que te­nía­mos se­sen­ta vi­si­tan­tes. Si con­se­gui­mos eso hoy en una inau­gu­ra­ción, de­ci­mos que es una inau­gu­ra­ción fan­tás­ti­ca. —Es­to no le va a gus­tar, pe­ro ¿no hay un po­co de postureo, de es­no­bis­mo en el ar­te mo­derno? —El ar­te es inú­til, por eso es ca­ro. Y en el ar­te no hay men­ti­ra, pe­ro en el mundo del ar­te pue­de ha­ber mu­chas men­ti­ras. Cla­ro que hay ar­tis­tas, ga­le­rías o mo­vi­mien­tos que es­tán so­bre­va­lo­ra­dos. Es­ta­mos en un mo­men­to muy de­li­ca­do pa­ra el ar­te con­tem­po­rá­neo; vi­vi­mos en una bur­bu­ja com­ple­ta­men­te en­lo­que­ci­da. —¿De quién le hu­bie­ra gus­ta­do ser ga­le­ris­ta? —De Ma­ru­ja Ma­llo. Hu­bie­ra si­do muy di­ver­ti­do y me hu­bie­ra per­mi­ti­do co­no­cer a al­guien in­te­lec­tual­men­te for­ma­dí­si­ma y que hi­zo tan­to por su li­ber­tad co­mo per­so­na y co­mo ar­tis­ta. —¿Hay al­gu­na cir­cuns­tan­cia en la que no ven­de­ría una pie­za? ¿A al­guien ri­co e ig­no­ran­te, por ejem­plo? —Hoy por hoy no pue­do ha­cer­lo. Si pu­die­ra ha­cer­lo sig­ni­fi­ca­ría que soy com­ple­ta­men­te li­bre. Mis clien­tes me gus­tan to­dos, pe­ro a lo que de­be as­pi­rar un buen ga­le­ris­ta es a es­co­ger sus clien­tes pa­ra sus pie­zas. —¿Con quién com­par­ti­ría an­tes una ce­na, con Erre­jón, Iván Fe­rrei­ro, Ber­tín Os­bor­ne o Al­bert Ri­ve­ra? —Ja, ja, ja. Con Íñi­go Erre­jón. —¿Qué es Te­le­gram? —¿Te­le­gram? ¿Qué es Te­le­gram? —Una apli­ca­ción de men­sa­je­ría. Co­mo What­sApp. —Ah, bueno. En­ton­ces no me im­por­ta no sa­ber­lo. —¿Quién es Ser­gio Ra­mos? —[...] ¿Un fut­bo­lis­ta? —Co­rrec­to. ¿Con qué se di­vier­te? —Leer y el ci­ne. Me gus­ta la jar­di­ne­ría tam­bién. Y tam­bién ha­go patch­work. —¿...? —Patch es re­ta­zo y work, tra­ba­jar. Se tra­ta de co­ser re­ta­les. Ha­go col­chas, co­ji­nes... Es muy crea­ti­vo. —¿Cuál es el lu­gar más her­mo­so que ha vi­si­ta­do? —Yo creo que la Ri­bei­ra Sa­cra. Los Bal­co­nes de Ma­drid son uno de los lu­ga­res más alu­ci­nan­tes que he vis­to en mi vi­da. —¿El hom­bre más atrac­ti­vo que co­no­ce? —Mi ma­ri­do, sin du­da. —La can­ción de Asun­ta Ro­drí­guez. —My baby just ca­res for me, de Ni­na Si­mo­ne. —¿Qué es lo más im­por­tan­te en la vi­da? —Sen­tir­se acom­pa­ña­do. Sa­ber que­rer. Que­rer y que te quie­ran. —Fu­ma mu­cho, ¿eh? —Son ma­los tiem­pos pa­ra de­jar de fu­mar.

ILUS­TRA­CIÓN ED & CAR­LOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.