El Mar­cón da la sor­pre­sa al apear al Arou­sa en pri­me­ra ron­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra Deportes -

El Mar­cón Atlé­ti­co, co­lí­der del Gru­po 5 de la Pri­me­ra Au­to­nó­mi­ca, pro­ta­go­ni­zó en la no­che del mar­tes la gran sor­pre­sa de la pri­me­ra ron­da de la Co­pa Dipu­tación al im­po­ner­se por 1-0 a uno de los fa­vo­ri­tos, el Arou­sa, mer­ced a un so­li­ta­rio tan­to de Án­gel Ba­rros en el pri­mer mi­nu­to de jue­go.

La vic­to­ria del Mar­cón su­pu­so el re­sul­ta­do más no­to­rio de la jor­na­da del mar­tes, en la que se pro­du­je­ron otros re­sul­ta­dos co­mo la vic­to­ria del Cél­ti­ga so­bre el Ma­rín por 1-4. El blo­que is­le­ño lo­gró re­cu­pe­rar­se del tan­to local de Da­vid Dios en el mi­nu­to 22 con­si­guien­do el em­pa­te gra­cias a un tan­to de Ra­món al fi­lo del des­can­so. Y ya en la se­gun­da mitad, Yun con­so­li­dó la re­mon­ta­da en el mi­nu­to 50, Jó­nat­han sen­ten­ció en el 70 y Álex Pe­na re­don­deó el mar­ca­dor fi­nal en el 88. Por su par­te, el Co­to­ba­de su­peró con cla­ri­dad al Cer­pon­zóns por un con­tun­den­te 4-0, gra­cias a los tan­tos de Pe­dro Igle­sias, Santi Obe­llei­ro, Ra­món Ca­sal y Mi­guel Sou­to, to­dos ellos en la pri­me­ra mitad.

Tras es­tos pri­me­ros en­cuen­tros, en la no­che de ayer se dispu­taron el grue­so de los par­ti­dos res­tan­tes co­rres­pon­dien­tes a la pri­me­ra ron­da, en­tre los que des­ta­can el Mos­tei­ro-Por­to­no­vo y el Ca­roi-Sanxenxo, por in­cluir a los dos prin­ci­pa­les equi­pos san­xen­xi­nos de Pre­fe­ren­te Sur. En am­bos ca­sos, es­ta ron­da de la Co­pa Dipu­tación es­ta­ba pre­vis­ta que sir­vie­se pa­ra dar mi­nu­tos a ju­ga­do­res me­nos ha­bi­tua­les, da­do que tan­to ar­le­qui­na­dos co­mo ama­ri­llos cen­tran sus es­fuer­zos en la jor­na­da li­gue­ra que ten­drán que dispu­tar el fin de se­ma­na. PON­TE­VE­DRA / LA VOZ

Ja­vier Fer­nán­dez, Ja­ba­to (Ciu­dad Real, 1980) afron­ta el tra­mo fi­nal de su pri­me­ra tem­po­ra­da al fren­te del Cis­ne Los Sau­ces con la tran­qui­li­dad de sa­ber que el ob­je­ti­vo que se mar­có el club al ini­cio del cur­so es­tá cum­pli­do des­de ha­ce se­ma­nas. Con la per­ma­nen­cia ma­te­má­ti­ca­men­te ase­gu­ra­da, el téc­ni­co man­che­go no re­nun­cia aho­ra a que el equi­po pe­lee por cla­si­fi­car­se pa­ra una fa­se de as­cen­so que, aun­que di­fí­cil, to­da­vía tie­nen al al­can­ce. Y pe­se a que to­da­vía no ha ha­bla­do con el club de su po­si­ble re­no­va­ción, ase­gu­ra no sen­tir­se preo­cu­pa­do por es­ta cues­tión y dis­pues­to a con­ti­nuar pa­ra co­la­bo­rar a que el Cis­ne se con­so­li­de en Di­vi­sión de Ho­nor Pla­ta. —Afron­tan las seis úl­ti­mas jornadas con la per­ma­nen­cia ase­gu­ra­da des­de ha­ce tiem­po y to­da­vía con op­cio­nes de dispu­tar la fa­se de as­cen­so. ¿Se pue­de de­cir que se han su­pe­ra­do las ex­pec­ta­ti­vas? —Bueno, yo pue­do de­cir que es­toy con­ten­to, pe­ro siem­pre se quie­re un po­co más. Aún nos que­dan par­ti­dos por de­lan­te con ri­va­les com­pli­ca­dos por­que ca­si to­dos se jue­gan al­go, sea la sal­va­ción o es­tar en el play-off. No­so­tros ya te­ne­mos los de­be­res he­chos, pe­ro ya que los nú­me­ros nos per­mi­ten so­ñar, hay que ser am­bi­cio­sos e in­ten­ta­re­mos pe­lear en los par­ti­dos que que­dan. Si al fi­nal no lo lo­gra­mos, ha­bre­mos cum­pli­do, pe­ro lu­cha­re­mos por que­dar lo más arri­ba po­si­ble. —Que­dan do­ce pun­tos en jue­go y es­tán a cua­tro de los pues­tos de Ja­ba­to, du­ran­te un par­ti­do de la pre­sen­te tem­po­ra­da.

fa­se de as­cen­so. ¿Ha­cen cuen­tas de cuán­tas vic­to­rias ne­ce­si­ta­rían pa­ra cla­si­fi­car­se? —No, no ha­ce­mos cuen­tas. Lo cier­to es que es­tá com­pli­ca­do, pe­ro in­ten­ta­re­mos se­guir en la lí­nea que lle­va­mos en ca­sa, que nos per­mi­ti­ría es­tar cer­ca, y rom­per la ba­rre­ra que es­ta­mos te­nien­do fue­ra, por­que sino se­rá di­fí­cil. Ire­mos, cum­plien­do el tó­pi­co, par­ti­do a par­ti­do, con la idea de se­guir bien en ca­sa y me­jo­rar los nú­me­ros fue­ra. —El equi­po es­tá sien­do ca­si im­ba­ti­ble en ca­sa y, sin em­bar­go, ape­nas ha pun­tua­do fue­ra. ¿A qué cree que se de­be es­to? —Es al­go que de­pen­de de mu­chas co­sas. Lle­va­mos to­da la li­ga ana­li­zán­do­lo, bus­can­do so­lu­cio­nes,

pe­ro lo cier­to es que te­ne­mos lagunas que no nos es­tán per­mi­tien­do com­pe­tir fue­ra de ca­sa. Es­ta­mos te­nien­do apa­go­nes de 10-15 mi­nu­tos en los que el equi­po local pro­po­ne más que no­so­tros y eso ha­ce que se va­yan en el mar­ca­dor, lo que nos ha­ce muy di­fí­cil com­pe­tir los par­ti­dos. Y, en par­te, tam­bién pue­de ser una cues­tión de ve­te­ra­nía, ade­más de que creo que tam­bién nos ha pa­sa­do factura el he­cho de que em­pe­za­mos la li­ga con­tra ri­va­les muy di­fí­ci­les fue­ra de ca­sa, no he­mos su­ma­do, y arras­tra­mos esa car­ga du­ran­te mu­cho tiem­po. Pe­ro aún que­dan par­ti­dos por ju­gar fue­ra e in­ten­ta­re­mos dar­le la vuel­ta a la si­tua­ción. —Tras me­dia vi­da en el Oc­ta­vio, pri­me­ro co­mo ju­ga­dor y des­pués dos años co­mo en­tre­na­dor, ¿có­mo va­lo­ra es­ta nue­va experiencia co­mo téc­ni­co en el Cis­ne? —Es­toy muy con­ten­to de có­mo me ha re­ci­bi­do to­do el club: la di­rec­ti­va, el pre­si­den­te y el en­torno. Aquí me sien­to más arro­pa­do, con gen­te que me ha­ce más có­mo­da la la­bor de en­tre­na­dor. Ade­más, las co­sas es­tán sa­lien­do bien, he­mos he­cho los de­be­res an­tes de tiem­po gra­cias a que los chi­cos han tra­ba­ja­do muy du­ro y aho­ra so­lo nos que­da me­jo­rar un po­co fue­ra de ca­sa pa­ra es­tar sa­tis­fe­cho al 100 %. Pe­ro, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, pue­do de­cir que es­toy muy con­ten­to y que es­pe­ro que las co­sas si­gan así. —Con el ob­je­ti­vo ya cum­pli­do, ¿han ha­bla­do ya de su re­no­va­ción? —De mo­men­to no, pe­ro por­que no se ha da­do la si­tua­ción. El pre­si­den­te sa­be que yo es­toy muy con­ten­to aquí. No­so­tros no so­mos un club pro­fe­sio­nal al uso, y no te­ne­mos nin­gu­na pri­sa. Aho­ra lo que to­ca es ter­mi­nar el tra­ba­jo de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble y des­pués ima­gino que no ha­brá pro­ble­ma pa­ra con­ti­nuar. —Des­pués de es­te gran año, ¿to­ca­rá ele­var el ob­je­ti­vo de ca­ra al pró­xi­mo? —Yo creo que el ob­je­ti­vo de­be vol­ver a ser la per­ma­nen­cia. Creo que co­rrer de­ma­sia­do no se­ría bueno. He­mos te­ni­do suer­te al con­fec­cio­nar la plan­ti­lla de que mu­chos ju­ga­do­res ha­yan que­ri­do ve­nir, pe­ro ha­brá que ver có­mo que­da la si­tua­ción el año que vie­ne: si el Teu­cro sube, si el Can­gas se man­tie­ne en Asobal... A par­tir de en­ton­ces, ve­re­mos has­ta dón­de po­de­mos lle­gar en cuan­to a la con­fec­ción de la plan­ti­lla y la re­ten­ción de la que te­ne­mos aho­ra, ya que es pro­ba­ble que mu­chos ju­ga­do­res ten­gan ofer­tas. Ire­mos pa­so a pa­so, y el ob­je­ti­vo se­rá es­ta­bi­li­zar el pro­yec­to a lar­go pla­zo en Di­vi­sión de Ho­nor Pla­ta.

RA­MÓN LEIRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.