El yiha­dis­ta te­nía 52 años y era in­glés, pro­fe­sor y pa­dre de tres hi­jos

In­ten­sa bús­que­da de cóm­pli­ces en mez­qui­tas y ca­sas de Bir­ming­ham Ma­sood ha­bía si­do in­ves­ti­ga­do por sos­pe­chas de ex­tre­mis­mo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - 2a 5

Tie­ne dos hi­jas de 9 y 7 años y su ma­ri­do, de ori­gen por­tu­gués, tra­ba­ja en la ban­ca

La vi­da se pa­ró ayer al me­dio­día en Be­tan­zos por la muer­te de Ays­ha Fra­de. Tres días de lu­to y un mi­nu­to de si­len­cio en re­cuer­do de es­ta lon­di­nen­se de 43 años con pro­fun­das raíces ga­lle­gas. En es­ta lo­ca­li­dad co­ru­ñe­sa se con­de­nó el aten­ta­do te­rro­ris­ta que se co­bró la vi­da de cin­co per­so­nas, en­tre ellas la de es­ta ma­dre de fa­mi­lia a la que un cú­mu­lo de ca­sua­li­da­des aca­bó con su vi­da. «Con que un alumno la hu­bie­ra pa­ra­do unos se­gun­dos al sa­lir del co­le­gio o si hu­bie­ra vuel­to a su des­pa­cho pa­ra re­co­ger al­go ol­vi­da­do, hoy ya no es­ta­ría­mos llo­ran­do», elu­cu­bra­ba ayer uno de los fa­mi­lia­res de Ays­ha re­si­den­te en Be­tan­zos. Ella y su ma­ri­do John Fra­de, se tur­na­ban ca­da día pa­ra ir a bus­car a las ni­ñas al co­le­gio. El miér­co­les, le to­ca­ba a él, con­ta­ba un pri­mo.

Un buen nú­me­ro de cá­ma­ras de te­le­vi­sión gra­ba­ron el do­lo­ro­so mi­nu­to de si­len­cio que se vi­vió en Be­tan­zos y que dio pa­so a un men­sa­je ins­ti­tu­cio­nal. «Non exis­ten pa­la­bras que poi­dan des­cri­bir a sen­sa­ción que a to­dos nos pro­du­ce un su­ce­so así e máis can­do po­lo me­dio hai un­ha fa­mi­lia be­tan­cei­ra, o que fai sen­tir­nos es­pe­cial­men­te sen­si­bles e so­li­da­rios», ex­pre­só la con­ce­ja­la Ma­ría Ba­rral. «Ho­xe Be­tan­zos cho­ra con Lon­dres e os be­tan­cei­ros su­fri­mos cos lon­di­nen­ses, e de for­ma es­pe­cial coa fa­mi­lia de Ays­ha».

La Xun­ta, el Par­la­men­to de Ga­li­cia y la Dipu­tación de A Co­ru­ña tam­bién guar­da­ron sen­dos mi­nu­tos de si­len­cio ayer a las do­ce co­mo ac­to de re­pul­sa por el nue­vo ata­que te­rro­ris­ta. En to­das es­tas se­des las ban­de­ras on­dean a me­dia as­ta. Las her­ma­nas de Ays­ha, que re­gen­tan la aca­de­mia de in­glés Not­hing Hill de Be­tan­zos, vo­la­ron ayer a Lon­dres pa­ra afron­tar el due­lo de la for­ma más arro­pa­da po­si­ble. Las tres her­ma­nas tie­nen fa­ma de es­tar muy uni­das así co­mo de arro­par siem­pre a su ma­dre, de­li­ca­da de sa­lud.

«Un­ha ra­pa­za ma­ra­bi­llo­sa»

Tam­bién en Lon­dres su­fren otros be­tan­cei­ros que vie­ron cre­cer a Ays­ha Ah­met Cal­de­las, se­gún su nom­bre de sol­te­ra. El hos­te­le­ro Eduar­do La­ge, pro­pie­ta­rio del res­tau­ran­te Ga­li­cia en la ca­pi­tal in­gle­sa, no pu­do aguan­tar las lá­gri­mas: «Era un­ha ra­pa­za ma­ra­bi­llo­sa». «No pue­do ex­pli­car lo mal que me sien­to», se­ña­ló. Su hi­ja Ra­quel fue ami­ga des­de la in­fan­cia de la mu­jer y re­cal­có la ca­sua­li­dad de có­mo sien­do am­bas fa­mi­lias oriun­das de Be­tan­zos se co­no­cie­ron y es­tre­cha­ron la­zos en Lon­dres, don­de com­par­ten ve­cin­da­rio des­de ha­ce 40 años. «Es­ta­mos en es­ta­do de shock, era una chi­ca muy bue­na, sin nin­gu­na ma­la in­ten­ción, muy ale­gre y nos da mu­cha pe­na por las dos ni­ñas que de­ja», ma­ni­fes­tó Ra­quel, quien se en­te­ró de la ma­la no­ti­cia por la lla­ma­da de una ami­ga co­mún.

Ays­ha ad­qui­rió el ape­lli­do Fra­de cuan­do se ca­só con su ma­ri­do, otro lon­di­nen­se de pa­dres emi­gran­tes, en es­te ca­so de Por­tu­gal. Se­gún el en­torno de la fa­mi­lia, se de­di­ca a la ban­ca y via­ja con mu­cha fre­cuen­cia. En ve­rano, ade­más de los via­jes a Be­tan­zos du­ran­te

las fies­tas pa­tro­na­les, el ma­tri­mo­nio y sus hi­jas, de 9 y 7 años, tam­bién acos­tum­bra­ban a via­jar a Alicante, don­de tie­nen un apar­ta­men­to. En ma­yo ha­bían or­ga­ni­za­do la co­mu­nión de la mayor.

Des­de Be­tan­zos, Ana, una de las pri­mas, ex­te­rio­ri­za­ba su do­lor an­te los mi­cró­fo­nos. «Es­toy hun­di­da, es una co­sa con la que no con­tá­ba­mos pa­ra na­da —in­di­có—. Fue Sil­via [her­ma­na de la fa­lle­ci­da] quien me lla­mó y me di­jo ‘‘ha pa­sa­do una co­sa muy ma­la, ¡ma­ta­ron a Ays­ha!’’». Ma­ri­ta, ami­ga de la fa­mi­lia, no pu­do con­te­ner las lá­gri­mas en el mi­nu­to de si­len­cio en Be­tan­zos.

Apun­tó que su ami­ga Ma­ría del Car­men, la ma­dre de la víc­ti­ma, es­tá a pun­to de so­me­ter­se a una ope­ra­ción de la vis­ta, «y es­to la va a hun­dir». «Es una fa­mi­lia muy aco­ge­do­ra, mi hi­jo vi­vió con ellos una tem­po­ra­da», re­cuer­da Ma­ri­ta.

CABALAR EFE

Ve­ci­nos y con­ce­ja­les guar­da­ron un mi­nu­to de si­len­cio en Be­tan­zos, de don­de es la fa­mi­lia ma­ter­na de la fa­lle­ci­da en el aten­ta­do.

Do­lor y apo­yo. De­ce­nas de ve­ci­nos de Be­tan­zos se­cun­da­ron el mi­nu­to de si­len­cio por las víc­ti­mas de Lon­dres, en­tre las que es­ta­ba Ays­ha (a la de­re­cha, con su ma­ri­do), cu­ya ma­dre es ori­gi­na­ria de la lo­ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.