La fis­ca­lía de Pon­te­ve­dra acu­sa por pri­me­ra vez en Ga­li­cia a una dis­co­te­ca por una agre­sión fue­ra

El acu­sa­do, al pa­re­cer, em­pleó un va­so con el que sa­lió del lo­cal

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - LÓ­PEZ PENIDE

Por pri­me­ra vez en Ga­li­cia, los res­pon­sa­bles de una dis­co­te­ca ten­drán que sen­tar­se en el ban­qui­llo en re­la­ción a una agre­sión. La no­ve­dad, en es­te ca­so, es que el ata­que no se pro­du­jo en el in­te­rior del ne­go­cio, sino en ple­na ca­lle.

De es­te mo­do, y pa­ra fun­da­men­tar que el ne­go­cio ubi­ca­do en la ca­lle Be­ni­to Cor­bal es res­pon­sa­ble ci­vil sub­si­dia­rio de las le­sio­nes su­fri­das por la víc­ti­ma —las in­dem­ni­za­cio­nes so­li­ci­ta­das su­pe­ran los 87.000 eu­ros—, el res­pon­sa­ble del mi­nis­te­rio pú­bli­co sos­tie­ne, en­tre otras cues­tio­nes, que las mis­mas fue­ron pro­du­ci­das con un va­so pro­ce­den­te de la sa­la de fies­tas. Así, alu­de a que el por­te­ro de es­te ne­go­cio ex­pul­só al en­cau­sa­do, Dar­win Fi­del F. V., «sin cer­cio­rar­se de que es­te sa­lía con un va­so del lo­cal y de que no se ale­ja­ba del lu­gar».

Ocu­rrió en la ma­dru­ga­da del Día de Na­vi­dad de ha­ce cin­co años. Aquel 25 de di­ciem­bre, víc­ti­ma y agre­sor se en­con­tra­ron en la dis­co­te­ca Tro­pi­ca­na ini­cián­do­se una pe­lea. El por­te­ro ex­pul­só en­ton­ces a Dar­win, mien­tras que el de­nun­cian­te y sus ami­gos per­ma­ne­cía res­guar­da­dos den­tro de la sa­la de fies­tas.

Su re­fu­gio no du­ró mu­cho. El

fis­cal sos­tie­ne que, en un mo­men­to da­do, la ti­tu­lar del es­ta­ble­ci­mien­to les re­qui­rió pa­ra que se mar­cha­ran. De na­da les sir­vió pe­dir­le que es­pe­ra­ra un po­co a que las aguas se cal­ma­sen, se­gún se des­pren­de del es­cri­to del fis­cal.

En es­te pun­to, aña­de que en la ca­lle lo es­pe­ra­ba el acu­sa­do, del que no cons­ta que ten­ga arrai­go en Es­pa­ña. Pa­sa­ban unos mi­nu­tos de las seis de la ma­ña­na y Dar­win «lo agre­dió con el va­so en un ojo».

Co­mo con­se­cuen­cia de es­te ata­que, la víc­ti­ma se ha te­ni­do que so­me­ter a di­ver­sas in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas que­dán­do­le va­rias se­cue­las. Así, se re­se­ñan

ci­ca­tri­ces tan­to en el ros­tro co­mo en el pár­pa­do, a las que se su­man la pér­di­da de sus­tan­cia de iris y la exis­ten­cia de un ries­go de «una re­ce­sión an­gu­lar con la pro­duc­ción de un glau­co­ma».

Pe­na de pri­sión y ex­pul­sión

El fis­cal, que ca­li­fi­ca los he­chos co­mo un de­li­to de le­sio­nes, con­si­de­ra que el acu­sa­do de­be ser con­de­na­do a tres años y me­dio de pri­sión. Al mis­mo tiem­po, acla­ra que «una vez al­can­za­dos los dos ter­cios de eje­cu­ción de la pe­na de pri­sión, se sus­ti­tui­rá por ex­pul­sión del te­rri­to­rio na­cio­nal con prohi­bi­ción de en­tra­da du­ran­te seis años».

LÓ­PEZ PENIDE

La agre­sión se pro­du­jo en Be­ni­to Cor­bal en el 2012.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.