«Se­rá una pro­fun­da pér­di­da pa­ra to­dos no­so­tros»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo -

Eduar­do La­ge no ter­mi­na de creer­se lo que ha pa­sa­do. Ays­ha Fra­de, la hi­ja de sus ami­gos del al­ma, con los que com­par­tió edi­fi­cio en Lon­dres los úl­ti­mos 40 años es una de las víc­ti­mas del ata­que te­rro­ris­ta. «No pue­do ex­pli­car lo mal que me sien­to, es co­mo una hi­ja», di­ce emo­cio­na­do.

En el DLD Co­lle­ge Lon­don, don­de Ays­ha tra­ba­ja­ba co­mo pro­fe­so­ra de es­pa­ñol, su di­rec­to­ra, Ra­chel Bor­land, emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que re­co­no­cía que to­do el cen­tro edu­ca­ti­vo es­ta­ba «pro­fun­da­men­te con­mo­cio­na­do y en­tris­te­ci­do an­te la no­ti­cia». Bor­land ex­pli­có co­mo en es­tos mo­men­tos es­tán ofre­cien­do to­do el apo­yo que pue­den an­te tal «de­vas­ta­do­ra pér­di­da». Así, con­fir­mó que Ays­ha ha­bía tra­ba­ja­do tam­bién co­mo miem­bro del equi­po de ad­mi­nis­tra­ción del cen­tro edu­ca­ti­vo. «Era al­ta­men­te con­si­de­ra­da y ama­da por nues­tros es­tu­dian­tes y por sus co­le­gas. Se­rá una pro­fun­da pér­di­da pa­ra to­dos no­so­tros», aña­dió.

Fa­mi­lia aba­ti­da

Ja­mes re­la­tó a la ra­dio LBC que co­no­ció a Ays­ha cuan­do sus hi­jos co­men­za­ron a ir a la es­cue­la. Lu­chan­do por con­te­ner la emo­ción, ex­pli­có que vio al ma­ri­do de la fa­lle­ci­da, el por­tu­gués John Fra­de, cuan­do fue a re­co­ger a sus hi­jas. «En­tró en la es­cue­la pa­ra bus­car a su ni­ña por­que sa­bía que su es­po­sa es­ta­ba in­vo­lu­cra­da en el in­ci­den­te», ex­pli­có. Ahí fue cuan­do Fra­de le re­co­no­ció que lo úni­co que ha­bía he­cho su mu­jer fue ha­cer co­sas bue­nas por sus hi­jas. «Es una co­sa te­rri­ble lo que ha su­ce­di­do», le con­tó aba­ti­do an­tes de aña­dir que su vi­da se ha­bía «des­mo­ro­na­do com­ple­ta­men­te».

Es­te ami­go de la fa­mi­lia de Ays­ha aña­dió que «oyes ha­blar de ac­tos te­rro­ris­tas pe­ro nun­ca pien­sas que va­ya a pa­sar­le a tus co­no­ci­dos. Lue­go te das cuen­ta de que hay ocho mi­llo­nes de per­so­nas en la ciu­dad, que cua­tro per­so­nas mu­rie­ron y que tú co­no­ces a una de ellas. Las po­si­bi­li­da­des son…. Es ho­rri­ble», di­jo.

Mien­tras, John, pri­mo de la fa­lle­ci­da, re­co­no­cía que no te­nía pa­la­bras pa­ra de­cir có­mo se sien­te el ma­ri­do de Ays­ha. «Si­go sin­tién­do­me fa­tal, es te­rri­ble que su­ce­da y no es­pe­ras que sea tan cer­ca de ca­sa», la­men­tó.

Vi­gi Saw­don, una ve­ci­na en el ba­rrio de Not­ting Hill, don­de vi­vía la fa­mi­lia Fra­de, la des­cri­bió co­mo «una ma­dre ma­ra­vi­llo­sa y una per­so­na en­can­ta­do­ra». Tam­bién tu­vo pa­la­bras pa­ra las dos ni­ñas, a las que des­cri­bió co­mo «ado­ra­bles». Otra ve­ci­na, Patricia Scotland, ex­pli­có que, cuan­do su hi­ja la lla­mó pa­ra co­mu­ni­car­le lo su­ce­di­do, sal­tó de la ca­ma y no pa­ró de ir de un la­do a otro: «Es­toy en un shock to­tal».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.