The­re­sa May: «Es­te ha si­do un ata­que con­tra la democracia»

Los lon­di­nen­ses, con­mo­cio­na­dos, asi­mi­la­ban ayer la ame­na­za te­rro­ris­ta he­cha reali­dad

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo -

La pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, com­pa­re­ció ayer an­te la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes pa­ra ex­po­ner la fir­me­za del Go­bierno an­te la ame­na­za yiha­dis­ta. «No te­ne­mos mie­do. Nues­tra re­so­lu­ción y nues­tros va­lo­res nun­ca ce­de­rán an­te el te­rro­ris­mo», ase­gu­ró May, pa­ra de­nun­ciar a con­ti­nua­ción que «es­te ha si­do un ata­que con­tra la democracia» y «con­tra to­das las per­so­nas li­bres de to­das par­tes».

May ade­lan­tó que se re­for­za­rán las me­di­das de se­gu­ri­dad en el país pe­ro no se ele­va­rá la aler­ta te­rro­ris­ta, que se man­tie­ne en el se­gun­do ni­vel más al­to, ya que por el mo­men­to no hay in­for­ma­ción de In­te­li­gen­cia que in­vi­te a pen­sar en otro po­si­ble aten­ta­do.

A pe­sar de es­tas se­gu­ri­da­des, Lon­dres con­ti­nua­ba ayer in­mer­sa en la con­mo­ción y en una cal­ma ten­sa. La po­li­cía man­tie­ne el cor­dón de se­gu­ri­dad, pe­ro re­abrió la es­ta­ción de me­tro de West­mins­ter y el his­tó­ri­co puen­te del mis- mo nom­bre. El Par­la­men­to tam­bién re­gre­só a su ac­ti­vi­dad dia­ria. En un am­bien­te tris­te, los dipu­tados sa­lie­ron a un en­torno de­sier­to en el que to­da­vía eran vi­si­bles man­chas de san­gre. Los lon­di­nen­ses asi­mi­la­ban la ame­na­za he­cha reali­dad, el aten­ta­do que to­dos te­mían, le­yen­do la pren­sa gra­tui­ta.

Vi­gi­lia ma­si­va

«Lon­dres nun­ca se­rá de­rro­ta­da, po­de­mos de­mos­trar que to­da­vía po­de­mos es­tar jun­tos aquí», sos­te­nía en una pan­car­ta uno de los asis­ten­tes a la vi­gi­lia en la cén­tri­ca plaza de Tra­fal­gar Squa­re, se­gún in­for­ma la co­rres­pon­sal de La Voz, Rita Álvarez Tudela. Al ac­to, con­vo­ca­do por el al­cal­de de la ciu­dad, Sa­diq Khan, acu­die­ron mi­les de per­so­nas pa­ra re­cor­dar a los ci­vi­les y el po­li­cía muer­tos.

A po­cos me­tros, la re­ja que pro­te­ge el Par­la­men­to se lle­na­ba de flo­res y de men­sa­jes de re­cuer­do a las víc­ti­mas. Al­go pa­re­ci­do su­ce­día a las puer­tas de Scotland Yard y en Whi­tehall, la ave­ni­da de los mi­nis­te­rios. El au­men­to de los agen­tes de po­li­cía en pa­re­jas y con cha­le­cos de al­ta vi­si­bi­li­dad era pal­pa­ble en mo­nu­men­tos y zo­nas con­cu­rri­das. Mien­tras, va­rios he­li­cóp­te­ros so­bre­vo­la­ban el lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.