El dipu­tado que rehu­só pro­te­ger­se pa­ra in­ten­tar sal­var la vi­da del po­li­cía apu­ña­la­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo -

El dipu­tado To­bias Ell­wood tu­vo la cal­ma ne­ce­sa­ria pa­ra in­ten­tar re­ani­mar al po­li­cía Keith Pal­mer mien­tras ya­cía en­san­gren­ta­do so­bre la ace­ra. Las dra­má­ti­cas imá­ge­nes del con­ser­va­dor, de len­tes, tra­je y cor­ba­ta con la ca­ra y las ma­nos cu­bier­tos de san­gre fue­ron una de las imá­ge­nes del ata­que en West­mins­ter. En las se­cuen­cias se apre­cia có­mo ta­po­na­ba las he­ri­das del agen­te y le ha­cía el bo­ca a bo­ca pa­ra man­te­ner el hi­lo de vi­da que to­da­vía le que­da­da. Pe­ro no lo lo­gró.

Una ac­tua­ción que sen­si­bi­li­zó a la po­bla­ción bri­tá­ni­ca has­ta el pun­to de que lo con­vir­tie­ron en un de los hé­roes de los trá­gi­cos acon­te­ci­mien­tos. Por­que ade­más op­tó por pres­tar au­xi­lio y rehu­só pro­te­ger­se en el Par­la­men­to.

El po­lí­ti­co de­cla­ra­ba que «tra­té de de­te­ner el flu­jo de san­gre y dar­le res­pi­ra­ción bo­ca a bo­ca mien­tras es­pe­ra­ba a que lle­ga­ran los mé­di­cos, pe­ro creo que ha­bía per­di­do de­ma­sia­da san­gre», di­jo Ell­wood.

A sus 50 años, To­bias Ell­wood tie­ne res­pon­sa­bi­li­da­des en el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. Es­tu­vo 6 años en la Ar­ma­da, y un her­mano fa­lle­ció en un bom­bar­deo te­rro­ris­ta en Ba­li en el 2002.

REUTERS

To­bias Ell­wood.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.