Se nie­ga a de­cla­rar con­tra el acu­sa­do de mal­tra­tar­la 20 años, in­clu­so es­tan­do em­ba­ra­za­da

Los fa­mi­lia­res con­fir­ma­ron en el jui­cio los ma­los tra­tos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - IN­MA EIROÁ

Lle­va­ba vein­te años in­sul­tan­do y pe­gan­do a su mu­jer. El úl­ti­mo epi­so­dio ocu­rrió en enero pa­sa­do, en el do­mi­ci­lio que com­par­tían en una al­dea del mu­ni­ci­pio de Lou­ren­zá. Ella es­ta­ba em­ba­ra­za­da de ocho se­ma­nas y tu­vie­ron que acu­dir en su au­xi­lio dos de sus tres hi­jos. Lo di­ce en su es­cri­to de acu­sa­ción la Fis­ca­lía. El jui­cio con­tra el su­pues­to agre­sor, acu­sa­do de dos de­li­tos, uno de ma­los tra­tos ha­bi­tua­les en el ám­bi­to fa­mi­liar y otro de ma­los tra­tos no ha­bi­tua­les, que­dó ayer vis­to pa­ra sen­ten­cia en el Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 1 de Lu­go. La vis­ta se ce­le­bró a pe­sar de que la mu­jer re­ti­ró for­mal­men­te la de­nun­cia con­tra su su­pues­to agre­sor, aco­gién­do­se a su de­re­cho a no de­cla­rar. Pe­ro sí lo hi­zo al­guno de sus fa­mi­lia­res, que co­rro­bo­ró du­ran­te la vis­ta las acu­sa­cio­nes for­ma­li­za­das en la de­nun­cia y la his­to­ria de años de su­pues­ta vio­len­cia ver­bal y fí­si­ca.

La Fis­ca­lía, que pi­de pa­ra el acu­sa­do dos años y nue­ve me­ses de pri­sión y el pa­go de una in­dem­ni­za­ción de 50 eu­ros a la víc­ti­ma, re­la­ta en su es­cri­to de acu­sa­ción esa gue­rra do­més­ti­ca en la que el su­je­to, su­pues­ta­men­te, in­sul­ta­ba, gri­ta­ba y ame­na­za­ba a su pa­re­ja. Los epi­so­dios se pro­du­cían ca­si a dia­rio y en mu­chas de las oca­sio­nes aca­ba­ban con gol­pes, pu­ñe­ta­zos, em­pu­jo­nes, aga­rro­nes, lle­gan­do rom­per mue­bles y en­se­res do­més­ti­cos du­ran­te las tri­ful­cas, pro­vo­can­do un cli­ma de an­gus­tia di­fí­cil de so­por­tar. Epi­so­dios que, se­gún la acu­sa­ción, se pro­du­je­ron en el do­mi­ci­lio fa­mi­liar, que des­de el 2007 es­ta­ba ubi­ca­do en dis­tin­tas vi­vien­das de Lou­ren­zá y en pre­sen­cia de los hi­jos me­no­res de la pa­re­ja, que pre­sen­cia­ron des­de que eran muy ni­ños,

los su­pues­tos ac­tos de vio­len­cia que su pro­ge­ni­tor ejer­cía so­bre su ma­dre.

El úl­ti­mo in­ci­den­te, se­gún la Fis­ca­lía, ocu­rrió po­co des­pués de las cin­co de la tar­de del 12 de enero de es­te año, cuan­do el acu­sa­do, en el trans­cur­so de una dis­cu­sión do­més­ti­ca, aga­rró del bra­zo a la mu­jer, em­pu­ján­do­la y gri­tán­do­le. Los dos hi­jos me­no­res, di­ce el re­la­to de la acu­sa­ción pú­bli­ca, tu­vie­ron que acu­dir en ayu­da de su ma­dre pa­ra se­pa­rar al acu­sa­do y lla­ma­ron a la Guar­dia Ci­vil. Al día si­guien­te el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 2 de Mon­do­ñe­do dic­tó un au­to en el que prohi­bía al su­pues­to agre­sor acer­car­se a la víc­ti­ma a me­nos de 200 me­tros y co­mu­ni­car­se con ella por cual­quier me­dio. Prohi­bi­ción que vol­vió a pe­dir la Fis­ca­lía, por un año y nue­ve me­ses, en el jui­cio de ayer.

To­da la vi­da jun­tos

La víc­ti­ma no ha cum­pli­do aún los 40 años y lle­va­ba al me­nos dos dé­ca­das de re­la­ción con su pre­sun­to agre­sor. Tie­nen tres hi­jos y un cuar­to en ca­mino. Es­ta era la se­gun­da vez que pre­sen­ta­ba de­nun­cia con­tra su pa­re­ja. En la pri­me­ra oca­sión pi­dió que re­ti­ra­ran la acu­sa­ción pa­ra reanu­dar la con­vi­ven­cia con el acu­sa­do. Aho­ra la his­to­ria se re­pi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.