Bas­tar­do co­bar­de

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

Ho­la, pe­da­zo de co­bar­de. Se­gu­ro que si lle­gas a leer es­tas lí­neas te pi­llo de muy buen hu­mor. Aca­bas de ver en te­le­vi­sión có­mo uno de los tu­yos, otro lo­bo so­li­ta­rio de esa per­ver­sión del is­lam que prac­ti­cas, ha aca­ba­do con la vi­da de un pu­ña­do de per­so­nas en West­mins­ter, en pleno co­ra­zón de Lon­dres. Mien­tras son­ríes sa­tis­fe­cho, se­gu­ro que aún re­sue­na en tu men­te el gri­to de los muer­tos de Ni­za o de Pa­rís de ha­ce unos me­ses. Po­si­ble­men­te, en al­gu­na par­te, al la­do de los ví­deos que cuel­gan tus ca­ma­ra­das de Si­ria mien­tras de­güe­llan a sus ve­ci­nos, guar­des fo­tos del 11-M y co­sas por el es­ti­lo. Lo ne­ce­si­tas, por­que te mo­ti­va.

Qui­zás por las no­ches tiem­bles de emo­ción, tra­tan­do de re­unir el va­lor pa­ra ha­cer al­go así. Se­gu­ro que tie­nes un plan. Al­go glo­rio­so, pa­ra par­tir rum­bo a Alá y tus se­ten­ta y dos vír­ge­nes en me­dio de un es­truen­do en­sor­de­ce­dor, lle­ván­do­te por de­lan­te cuan­tos más in­fie­les me­jor. Sem­bran­do el te­mor en el co­ra­zón de Oc­ci­den­te en ple­na yihad. Co­mo un buen mu­yahi­dín, un no­ble gue­rre­ro del is­lam. Por la vic­to­ria de la fe ver­da­de­ra y úni­ca.

Pues ve­rás, que­ri­do enemi­go, ten­go ma­las no­ti­cias pa­ra ti: Vais a per­der. De he­cho, ya ha­béis per­di­do.

Ha­béis per­di­do por­que, pa­ra em­pe­zar, sois una mi­no­ría in­clu­so en­tre los vues­tros. Hay mu­chos más mu­sul­ma­nes de­cen­tes que ta­ra­dos ex­tre­mis­tas co­mo tú. Ha­béis per­di­do por­que nues­tra so­cie­dad es mu­cho más du­ra que esa en­te­le­quia en­de­ble ba­sa­da en el mie­do que os go­bier­na. Ha­béis per­di­do por­que nues­tras po­li­cías y ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia os aco­san sin tre­gua. Pe­ro, so­bre to­do, ha­béis per­di­do por­que re­sul­ta que sem­brar el te­rror en Eu­ro­pa no fun­cio­na. Ya he­mos es­ta­do ahí an­tes y sa­li­mos más fuer­tes.

Pue­de que no lo se­pas pe­ro en Eu­ro­pa, en los úl­ti­mos trein­ta años, he­mos pa­de­ci­do a más gen­te co­mo tú, ba­jo otros nom­bres: ETA, IRA, Baa­der-Mein­hof, Bri­ga­das Ro­jas… tan­to da. Gen­te que pen­sa­ba que sus ideas po­drían im­po­ner­se en me­dio de un ba­ño de san­gre si era ne­ce­sa­rio y… ¿Sa­bes qué? No les fun­cio­nó.

Tam­po­co os fun­cio­na­rá a vo­so­tros. Es­tos de­ca­den­tes y blan­dos oc­ci­den­ta­les, en­tre los que me in­clu­yo, so­mos mu­cho más du­ros de lo que apa­ren­ta­mos. Nues­tros va­lo­res de democracia, de­re­chos y to­le­ran­cia han si­do ga­na­dos a un pre­cio muy al­to, enor­me, tan gran­de que no va­mos a re­nun­ciar a ellos por mu­cho que cho­quen con las ideas de tu pro­fe­ta.

Pue­de que pien­ses que Oc­ci­den­te es el cul­pa­ble de to­dos los ma­les que aco­san a tus her­ma­nos de cre­do, pe­ro de­be­rías me­di­tar pri­me­ro por qué crees eso. No so­mos no­so­tros quie­nes pre­ten­de­mos arras­tra­ros de nue­vo a una se­gun­da Edad Me­dia, sino vues­tros mu­lás. Da­le una vuel­ta a eso.

Una úl­ti­ma co­sa. Eu­ro­pa es un hoy un oso dor­mi­do, tran­qui­lo y pa­cí­fi­co. Pro­cu­rad no des­per­tar a esa bes­tia, por el bien de to­dos.

Cuan­do las co­sas se po­nen feas, lo me­jor es abrir un li­bro. Y si las co­sas se po­nen feas en Lon­dres, lo me­jor es leer a Ches­ter­ton. A G. K. Ches­ter­ton, que era tan enor­me y fe­liz co­mo sus ideas, le gus­ta­ba mu­cho pro­vo­car a sus con­tem­po­rá­neos. Y una de las for­mas que te­nía de bus­car­les las cos­qui­llas era elo­giar la Edad Me­dia. Mien­tras que Geor­ge B. Shaw y otros in­te­lec­tua­les de la épo­ca abo­mi­na­ban de aquel pe­río­do de su his­to­ria, que con­si­de­ra­ban os­cu­ro y atra­sa­do, al gran es­cri­tor de Bea­cons­field le da­ba por de­cir que aque­llos si­glos ha­bían si­do los más lu­mi­no­sos y de­mo­crá­ti­cos de la bio­gra­fía de In­gla­te­rra.

Ya ca­si na­die lee a Ches­ter­ton. Pe­ro eso a Ches­ter­ton no le preo­cu­pa­ría en ab­so­lu­to. Tal vez gas­ta­ría al­gu­na bro­ma al res­pec­to, co­mo in­si­nuar que a él tam­po­co se le ocu­rri­ría leer­se a sí mis­mo, y pa­sa­ría a otra co­sa, a ha­blar de la lle­ga­da de la primavera a la cam­pi­ña in­gle­sa o a re­cor­dar al­gún an­ti­guo re­la­to in­fan­til.

Pe­ro si uno quie­re en­ten­der un po­co esa is­la fí­si­ca y es­pi­ri­tual don­de ha­bi­tan los bri­tá­ni­cos, hay que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.