Un pro­ce­so de­ci­si­vo pa­ra la du­ra­ción de la le­gis­la­tu­ra

PO­SI­BLES ES­CE­NA­RIOS LA VIC­TO­RIA DE SÁN­CHEZ AUMENTARÍA LAS PO­SI­BI­LI­DA­DES DE ELEC­CIO­NES ANTICIPADAS

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - E. C.

Las primarias del PSOE se pre­sen­tan co­mo una lu­cha fra­tri­ci­da en­tre su­sa­nis­tas y san­chis­tas, que ya se es­ce­ni­fi­ca­do an­tes de ini­ciar­se la cam­pa­ña. La pre­si­den­ta an­da­lu­za par­te con una gran ven­ta­ja, ya que cuen­ta con el apo­yo del apa­ra­to y de los lí­de­res de la prin­ci­pa­les au­to­no­mías. Tie­ne ase­gu­ra­do el res­pal­do de sie­te de los 19 se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les au­to­nó­mi­cos, in­clui­dos seis pre­si­den­tes, y el de 27 de los 39 se­cre­ta­rios pro­vin­cia­les. Ló­pez go­za de más apo­yo or­gá­ni­co in­clu­so que Sán­chez, que es­tá prác­ti­ca­men­te so­lo. La du­da es qué por­cen­ta­je de mi­li­tan­tes se ple­ga­rán a lo que dic­ten los apa­ra­tos. El ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral cree que po­drá in­cli­nar la ba­lan­za a su fa­vor por­que la ma­yo­ría de las ba­ses no per­do­nan a Díaz su de­fe­nes­tra­ción en el co­mi­té fe­de­ral del 1 de oc­tu­bre y, so­bre to­do, la abs­ten­ción que fa­ci­li­tó a Ma­riano Ra­joy se­guir en la Mon­cloa.

Por su par­te, el ex­len­da­ka­ri jue­ga a fon­do la car­ta de ser el cen­tro en­tre dos ex­tre­mos in­ca­pa­ces de lo­grar la fu­tu­ra uni­dad del PSOE. Esa es pre­ci­sa­men­te la ta­rea que ten­drá el nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral, re­com­po­ner las pie­zas ro­tas y ci­ca­tri­zar las he­ri­das abier­tas en el par­ti­do. Las po­si­cio­nes que re­pre­sen­tan la pre­si­den­ta an­da­lu­za y el ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral son tan an­ta­gó­ni­cas y es­tán tan en­fren­ta­dos que ha­ce muy di­fí­cil una in­te­gra­ción del per­de­dor. Mu­cho más com­pli­ca­da si ga­na Sán­chez, ya que no so­lo Díaz sino los de­más ba­ro­nes que la apo­yan que­da­rían en una si­tua­ción lí­mi­te.

Pe­ro, ade­más, la dispu­ta in­ter­na en el PSOE ten­drá una re­per­cu­sión que pue­de ser de­ci­si­va en la le­gis­la­tu­ra. Ra­joy dis­po­ne des­de ma­yo de la ca­pa­ci­dad de con­vo­car nue­vas elec­cio­nes. Aun­que in­sis­te en que su dis­po­si­ción no es esa, in­si­núa que de­pen­de­rá de la res­pon­sa­bi­li­dad que mues­tre la opo­si­ción.

No so­lo los Pre­su­pues­tos

El pri­mer es­co­llo se­rá la apro­ba­ción de los Pre­su­pues­tos, que Ra­joy pue­de lo­grar con el apo­yo de Ciu­da­da­nos, el PNV, Coa­li­ción Ca­na­ria y el dipu­tado de Nue­va Ca­na­rias, Pe­dro Que­ve­do, que con­cu­rrió a las elec­cio­nes en las lis­tas so­cia­lis­tas. La ges­to­ra ya le ha tras­la­da­do que cual­quier de­ci­sión so­bre si se ne­go­cian o no las en­mien­das a los Pre­su­pues­tos de­pen­de­rá de la nue­va di­rec­ción que sal­ga del pro­ce­so de primarias. Pa­re­ce, en prin­ci­pio, cla­ro, que el triun­fo de Díaz fa­ci­li­ta­ría la es­ta­bi­li­dad de la le­gis­la­tu­ra, en­tre otras co­sas por­que no le in­tere­sa­rían unas elec­cio­nes na­da más lle­gar al li­de­raz­go so­cia­lis­ta. La pre­si­den­ta an­da­lu­za es par­ti­da­ria de que el PSOE se re­cons­tru­ya y for­ta­lez­ca en la opo­si­ción. Sán­chez, co­mo de­fen­sor a ul­tran­za del no es no a Ra­joy ten­drá me­nos dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra pac­tar con el PP. La cla­ve es si el pre­si­den­te del Go­bierno es­ta­ría dis­pues­to a tra­tar de ago­tar la le­gis­la­tu­ra si, en reali­dad, no pue­de go­ber­nar, más allá de la apro­ba­ción de las cuen­tas pú­bli­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.