PP y PSOE coin­ci­den en aper­ci­bir a Ca­ña­me­ro por su pro­tes­ta con­tra Ca­ta­lá en el he­mi­ci­clo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - N. V.

La Me­sa del Con­gre­so es­tu­dia­rá el mar­tes có­mo amo­nes­tar al dipu­tado de Po­de­mos Die­go Ca­ña­me­ro, tras el epi­so­dio que pro­ta­go­ni­zó el pa­sa­do miér­co­les en la se­sión de con­trol en el Con­gre­so. Su pro­tes­ta fren­te al mi­nis­tro de Jus­ti­cia por la es­tan­cia en pri­sión del sin­di­ca­lis­ta An­drés Bó­da­lo, des­per­tó el ma­les­tar en las ban­ca­das del PP, el PSOE y Ciu­da­da­nos. En con­cre­to, po­pu­la­res y so­cia­lis­tas coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de «al­gún ti­po de aper­ci­bi­mien­to» que fre­ne con­duc­tas im­pro­pias en la Cá­ma­ra ba­ja.

Ca­ña­me­ro se plan­tó fren­te al es­ca­ño de Ra­fael Ca­ta­lá con dos imá­ge­nes en las ma­nos. La pri­me­ra, de Iña­ki Ur­dan­ga­rin, con­de­na­do a seis años y tres me­ses de cár­cel y que cum­ple las me­di­das cau­te­la­res en Sui­za. La se­gun­da, de su com­pa­ñe­ro en el Sin­di­ca­to An­da­luz de Tra­ba­ja­do­res y ex­can­di­da­to de Po­de­mos por Jaén, Bó­da­lo, en pri­sión por agre­dir a un con­ce­jal so­cia­lis­ta en una pro­tes­ta en el 2012. La in­ten­ción de Ca­ña­me­ro era la de de­nun­ciar «la do­ble va­ra de me­dir» que, a su jui­cio, per­mi­te a Ur­dan­ga­rin «vi­vir a cuer­po de rey» y man­tie­ne al sin­di­ca­lis­ta cum­plien­do su con­de­na. Ya el pa­sa­do 4 de mar­zo , Ca­ña­me­ro acom­pa­ñó a Pa­blo Igle­sias a la cár­cel de Jaén en la que es­te de­nun­ció que su com­pa­ñe­ro no es­ta­ba en­tre re­jas por la agre­sión o «por co­me­ter nin­gún de­li­to», sino «por ha­cer sin­di­ca­lis­mo».

El re­pro­che del miér­co­les en el he­mi­ci­clo, sin em­bar­go, es­tu­vo, se­gún fuen­tes de los prin­ci­pa­les par­ti­dos, «to­tal­men­te fue­ra de lu­gar». El por­ta­voz del PSOE ca­li­fi­có ayer de «la­men­ta­ble» la es­ce­na «a un pal­mo de la ca­ra» del mi­nis­tro de Jus­ti­cia en «una es­pe­cie de aco­so». Me­nos co­me­ti­do, Ra­fael Her­nan­do des­li­zó el nom­bre de Ca­ña­me­ro tras ser pre­gun­ta­do por la per­cep­ción de se­gu­ri­dad en el Con­gre­so a raíz de los aten­ta­dos de Lon­dres. El por­ta­voz del PP ase­gu­ró sen­tir­se tran­qui­lo, pe­se a ac­tua­cio­nes co­mo la del dipu­tado de Po­de­mos.

CHEMA MO­YA EFE

Ca­ña­me­ro re­pro­chó a Ca­ta­lá que su com­pa­ñe­ro Bó­da­lo es­té pre­so por pe­gar a un con­ce­jal y Ur­dan­ga­rin, en li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.