Co­rrea guar­da aho­ra si­len­cio so­bre la ca­ja B del PP y el juez le re­pro­cha que su co­la­bo­ra­ción sea «a la car­ta»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - R. C.

Fran­cis­co Co­rrea si­gue con­tro­lan­do los tiem­pos. El lí­der de la tra­ma Gür­tel ayer pre­fi­rió guar­dar si­len­cio y dar una apa­ren­te tre­gua al Par­ti­do Po­pu­lar y a sus su­pues­tas fi­nan­zas irre­gu­la­res. El mis­mo Fran­cis­co Co­rrea que el pa­sa­do 14 de oc­tu­bre de­ci­dió ti­rar de la man­ta y con­fe­sar an­te los jue­ces de la Au­dien­cia Na­cio­nal que al­gu­nas de las ma­yo­res cons­truc­to­ras de Es­pa­ña pa­ga­ban ha­bi­tual­men­te al PP mor­di­das del 3 % pa­ra con­se­guir con­tra­tos, ayer, sin em­bar­go, no qui­so re­pe­tir­lo an­te el juez Jo­sé de la Ma­ta, el ins­truc­tor que de­ci­dió re­abrir la in­ves­ti­ga­ción so­bre la ca­ja B del PP, pre­ci­sa­men­te por las re­ve­la­cio­nes del su­pues­to arre­pen­ti­do Co­rrea du­ran­te la vis­ta oral de la pri­me­ra épo­ca del ca­so Gür­tel (1999-2005).

La de­ci­sión de no de­cla­rar de­jó per­ple­jo al pro­pio ma­gis­tra­do, con­ven­ci­do has­ta en­ton­ces de que Co­rrea es­ta­ba dis­pues­to a con­ver­tir­se en un gar­gan­ta pro­fun­da pa­ra tra­tar de sal­var su pe­lle­jo. Pe­ro no. El impu­tado se aco­gió a su de­re­cho de no de­cla­rar. Eso sí, el ca­be­ci­lla de la red co­rrup­ta qui­so acla­rar al juez y a la Fis­ca­lía que él se­guía con su in­ten­ción de co­la­bo­rar con la Jus­ti­cia en las pie­zas que aún que­dan por con­cluir y juz­gar re­la­cio­na­das con Gür­tel. Co­rrea in­sis­tió en que to­do lo que te­nía que de­cir lo re­ve­ló en oc­tu­bre an­te el tri­bu­nal que en­jui­cia la pie­za prin­ci­pal del ca­so Gür­tel du­ran­te las quin­ce ho­ras que de­cla­ró en­ton­ces. Esa ex­cu­sa en­fa­dó a De La Ma­ta, quien re­cor­dó al impu­tado que es­ta pie­za, la co­no­ci­da co­mo pa­pe­les de Bár­ce­nas, es par­te de Gür­tel. El juez lle­gó a re­pro­char al pro­ce­sa­do que so­lo ha­ga de­cla­ra­cio­nes «a la car­ta».

El ca­be­ci­lla de Gür­tel fue tras­la­da­do a la Au­dien­cia Na­cio­nal en un co­che po­li­cial con una se­rie de con­di­cio­nes pa­ra evi­tar la «sen­sa­ción de es­pa­cio ce­rra­do» de­bi­do a la claus­tro­fo­bia que pa­de­ce. Pa­ra su es­tan­cia en los ca­la­bo­zos, el juez or­de­nó que fue­ra en un «es­pa­cio am­plio e ilu­mi­na­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.