Ase­si­nan a ti­ros en Kiev a un ex­dipu­tado crí­ti­co con Pu­tin

Po­ros­hen­ko di­ce que fue un ac­to de te­rro­ris­mo de Es­ta­do ru­so

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - AFP

El ex­dipu­tado ru­so De­nis Vo­ro­nen­kov, tes­ti­go cla­ve en un jui­cio con­tra el ex­pre­si­den­te ucra­niano Vík­tor Ya­nu­kó­vich y crí­ti­co con Vla­di­mir Pu­tin, fue ase­si­na­do ayer a ti­ros en el cen­tro de Kiev, a ple­na luz del día, apa­ren­te­men­te por un si­ca­rio, en un cri­men que ame­na­za con en­ve­ne­nar aún más las re­la­cio­nes en­tre Ru­sia y Ucra­nia.

En oc­tu­bre del 2016, Vo­ro­nen­kov, que ha­bía si­do le­gis­la­dor co­mu­nis­ta, hu­yó a Kiev con su es­po­sa, la fa­mo­sa so­prano y dipu­tada pro­gu­ber­na­men­tal Ma­ría Mak­sá­ko­va. Tras de­cla­rar con­tra Ya­nu­kó­vich, ad­qui­rió la na­cio­na­li­dad ucra­nia­na y co­men­zó a ha­blar con­tra Pu­tin y a cri­ti­car la ane­xión de Cri­mea, pe­se a que ha­bía vo­ta­do a fa­vor. Lle­gó a com­pa­rar la Ru­sia ac­tual con la Ale­ma­nia na­zi. «Es un Es­ta­do que eli­mi­na a su gen­te. ¿Qué hay que ha­cer, vi­vir per­ma­nen­te­men­te ba­jo el mie­do?», ha­bía di­cho.

Po­co des­pués, las au­to­ri­da­des ru­sas lo acu­sa­ron en un ca­so de co­rrup­ción, al igual que el fon­do di­ri­gi­do por el opo­si­tor ru­so Ale­xéi Na­valny, que se sor­pren­día de que pu­die­ra com­prar­se cin­co pi­sos, cin­co au­to­mó­vi­les y una ca­sa de va­ca­cio­nes con su suel­do de dipu­tado.

El ase­si­na­to se pro­du­jo en torno a las 11.30, ho­ra lo­cal, en una es­qui­na del bu­le­var Ta­rás Shev­chen­ko, cuan­do el ex­dipu­tado ru­so y su guar­daes­pal­das sa­lían del ho­tel Pre­mier Pa­la­ce. El es­col­ta, que tam­bién re­sul­tó he­ri­do, pu­do al­can­zar de un dis­pa­ro al ata­can­te, que mu­rió po­co des­pués. Al pa­re­cer, el ase­si­na­do se dis­po­nía a re­unir­se con el opo­si­tor Ilia Po­no­ma­rev, úni­co dipu­tado ru­so que vo­tó con­tra la ane­xión de Cri­mea.

El pre­si­den­te ucra­niano, Pe­tro Po­ros­hen­ko, con­si­de­ró que el ase­si­na­to de Vo­ro­nen­kov fue un «ac­to de te­rro­ris­mo de Es­ta­do ru­so», al­go que Mos­cú se apre­su­ró a ne­gar. Era uno de los «prin­ci­pa­les tes­ti­gos de la agre­sión con­tra Ucra­nia y del pa­pel de Ya­nu­kó­vich en la en­tra­da de las tro­pas ru­sas en Ucra­nia», aña­dió Po­ros­hen­ko en un co­mu­ni­ca­do, alu­dien­do al ex­pre­si­den­te obli­ga­do a aban­do­nar el po­der y re­fu­giar­se en Mos­cú tras el le­van­ta­mien­to proeu­ro­peo de Mai­dan, en el 2014. El Krem­lin ca­li­fi­có de «ab­sur­das» las acu­sa­cio­nes so­bre «la ca­carea­da pis­ta ru­sa», en pa­la­bras del por­ta­voz Dmi­tri Pes­kov.

Sa­bo­ta­je en un ar­se­nal

Mien­tras, en el es­te del país, un gran in­cen­dio con­su­mía uno de los ma­yo­res ar­se­na­les de Ucra­nia, que las au­to­ri­da­des atri­bu­yen a un ac­to de sa­bo­ta­je y acu­san a Ru­sia de es­tar im­pli­ca­da. No ha­bía da­tos de víc­ti­mas, pe­ro el fue­go en el de­pó­si­to de ar­mas y mu­ni­cio­nes, si­tua­do en la ciu­dad de Ba­la­kle­ya, ha obli­ga­do a or­ga­ni­zar una eva­cua­ción de unas 15.000 per­so­nas. In­mi­gran­tes es­pe­ran su re­pa­tria­ción en Trí­po­li.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.