Ac­ti­tu­des fre­cuen­tes que pue­den evi­den­ciar una adic­ción al «smartp­ho­ne»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

La tec­no­lo­gía es bue­na. For­ma par­te de la so­cie­dad ac­tual y no pue­de re­ne­gar­se de ella. El pro­ble­ma es­tá cuan­do pa­sa de ser un me­dio a con­ver­tir­se en un fin. Ahí es don­de pue­de em­pe­zar­se a ha­blar de un tras­torno adic­ti­vo. Hay de­ter­mi­na­das ac­ti­tu­des que, cuan­do son re­cu­rren­tes o pro­lon­ga­das en el tiem­po, pue­den evi­den­ciar un ca­so. Es­tas son al­gu­nos há­bi­tos que, co­mo cons­ta en un es­tu­dio so­bre la adic­ción las nue­vas tec­no­lo­gías del hos­pi­tal Sant Joan de Deu, de­ben vi­gi­lar los pa­dres:

Cam­bio en las for­mas de ocio. Cuan­do no­tan un me­nor in­te­rés por ju­gar al ai­re li­bre y ven que pre­fie­re la compu­tado­ra o el smartp­ho­ne.

Nue­vos ami­gos. Cuan­do las per­so­nas con las que ha­bi­tual­men­te se re­la­cio­na­ba ya «no le lle­nan co­mo lo ha­cían an­tes» o tie­ne un mayor con­tac­to con las amis­ta­des del mun­do vir­tual.

Irri­ta­bi­li­dad. Cuan­do el me­nor es­tá más gru­ñón, se en­fa­da por to­do y de una ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da. El mayor pe­li­gro es cuan­do fun­da­men­tal­men­te lo ha­ce al pe­dir­le que de­je de ju­gar o que des­co­nec­te de una red so­cial. Tam­bién ha de preo­cu­par cuan­do cre­cen las pe­leas con sus her­ma­nos por el uso de al­gún apa­ra­to tec­no­ló­gi­co.

Ren­di­mien­to aca­dé­mi­co al­te­ra­do. Cuan­do em­pie­za a no­tar­se un mayor ab­sen­tis­mo es­co­lar, so­bre to­do a pri­me­ra ho­ra. Cuan­do en cla­se su ac­ti­tud es me­nos co­la­bo­ra­do­ra.

De­man­da de pro­duc­tos tec­no­ló­gi­cos. Cuan­do quie­ren ac­tua­li­zar cons­tan­te sus apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos. El te­lé­fono de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción o un or­de­na­dor con mayor ca­pa­ci­dad de des­car­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.