Ga­li­cia po­ne en mar­cha la nor­ma­ti­va que so­cia­li­za el uso de des­fi­bri­la­do­res

Im­pul­sa un re­gis­tro de ins­ta­la­cio­nes vo­lun­ta­rias en es­pa­cios con mu­cho pú­bli­co

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - J. CAPEÁNS

«En Ga­li­cia e en Eu­ro­pa ve­xo moi­tos ex­tin­to­res e pou­co des­fi­bri­la­do­res». La apre­cia­ción es del pre­si­den­te de la Xun­ta, que se ha pro­pues­to lle­nar la co­mu­ni­dad de apa­ra­tos au­to­má­ti­cos en es­pa­cios pú­bli­cos que op­ti­mi­cen la asis­ten­cia a los pa­cien­tes que su­fran un ac­ci­den­te car­dio­vas­cu­lar. «Tra­ta­mos de re­du­cir as con­se­cuen­cias des­tes epi­so­dios e, nal­gún ca­so, de evi­tar mor­tes», ex­pli­có Núñez Fei­joo tras la reunión se­ma­nal del Go­bierno en la que se apro­bó el tex­to de­fi­ni­ti­vo de un de­cre­to que con­tó pre­via­men­te con un plan pi­lo­to.

De es­ta for­ma se ac­ti­va ofi­cial­men­te el re­gis­tro y el ma­pa de des­fi­bri­la­do­res ex­ter­nos, que son aque­llos que es­tán ins­ta­la­dos en es­pa­cios pú­bli­cos no sa­ni­ta­rios, de los que se ha­ce car­go la Xun­ta. La sen­ci­llez de los dis­po­si­ti­vos de nue­va ge­ne­ra­ción —prác­ti­ca­men­te fun­cio­nan so­los si­guien­do unas pau­tas muy fá­ci­les— ha ani­ma­do a la Ad­mi­nis­tra­ción a pro­mo­ver más ins­ta­la­cio­nes, has­ta el pun­to de que su in­clu­sión en los con­cur­sos pú­bli­cos ten­drá pre­mio. Sa­ni­da­de, a tra­vés del 061, se com­pro­me­te a coor­di­nar el uso en ca­so de in­ci­den­cias, a for­mar a los res­pon­sa­bles y a fa­ci­li­tar los trá­mi­tes de su im­plan­ta­ción, que tan so­lo re­que­ri­rá una El des­fi­bri­la­dor sal­va vi­das.

de­cla­ra­ción res­pon­sa­ble y su in­clu­sión en el re­gis­tro de ur­gen­cias sa­ni­ta­rias.

El pre­si­den­te re­mar­có que el de­cre­to tie­ne ca­rác­ter «vo­lun­ta­rio», pe­ro se­ña­la los lu­ga­res en los que se­ría re­co­men­da­ble la exis­ten­cia de des­fi­bri­la­do­res, ca­rac­te­ri­za­dos por una gran afluen­cia de per­so­nas. Se­rían los gran­des es­ta­ble­ci­mien­tos, cen­tros co­mer­cia­les, ae­ro­puer­tos y puer­tos de pa­sa­je­ros, es­ta­cio­nes y apea­de­ros de au­to­bús y fe­rro­ca­rril, ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas y cen­tros edu­ca­ti­vos, si bien Fei­joo ad­mi­tió que las in­ci­den­cias car­dio­vas­cu­la­res en es­tos úl­ti­mos es­pa­cios son re­du­ci­das.

Más de 5.000 pa­cien­tes

Des­de que Ga­li­cia re­gu­ló el uso fue­ra de los cen­tros sa­ni­ta­rios, en el año 2001, re­ci­bie­ron aten­ción 5.046 pa­cien­tes. En uno de ca­da cua­tro ca­sos el dis­po­si­ti­vo de­tec­tó un rit­mo car­día­co inusual y reali­zó des­car­gas, y en la mi­tad de ellos la per­so­na re­cu­pe­ró el pul­so du­ran­te la aten­ción ex­tra­hos­pi­ta­la­ria.

En el cen­so ac­tual, que se con­fía en mul­ti­pli­car en los pró­xi­mos me­ses tras de­mo­cra­ti­zar su uso, hay re­gis­tra­dos unos se­te­cien­tos des­fi­bri­la­do­res ex­ter­nos dis­po­ni­bles en ae­ro­puer­tos, re­cin­tos de­por­ti­vos, em­pre­sas y otros cen­tros pri­va­dos.

M. I.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.