«Ca­sos co­mo el de Na­dia le han he­cho mu­cho da­ño a las oe­ne­gés»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

«He­mos te­ni­do que de­jar de ha­cer pro­yec­tos en zo­nas en las que se ne­ce­si­ta­ba, he­mos te­ni­do que re­du­cir el nú­me­ro de cam­pa­ñas de sen­si­bi­li­za­ción y se han per­di­do ca­si 2.400 em­pleos». An­drés Amayuelas (Ou­ren­se, 1975), no tie­ne re­pa­ros en dar un ti­rón de ore­jas a las administraciones pú­bli­cas por la es­ca­sa con­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca que, ase­gu­ra, han de­di­ca­do en los úl­ti­mos años a la coope­ra­ción al desa­rro­llo. Sin em­bar­go, el ac­tual pre­si­den­te de la Coor­di­na­do­ra Es­ta­tal de ONGD, ala­ba la so­li­da­ri­dad de los es­pa­ño­les y de las em­pre­sas pri­va­das, «cu­ya par­ti­ci­pa­ción en pro­yec­tos y apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas ha subido no­ta­ble­men­te en los años de la cri­sis». Amayuelas es­ta­rá ma­ña­na en la Asam­blea Xe­ral de la or­ga­ni­za­ción ga­lle­ga en la que la pre­si­den­ta, Ge­ma Fil­guei­ra, de­ja­rá su car­go. —Tras un año pre­si­dien­do es­ta coor­di­na­do­ra, que in­te­gra a 76 oe­ne­gés en Es­pa­ña, ¿qué no­ta le pon­dría a Es­pa­ña en so­li­da­ri­dad? —Pa­ra res­pon­der a es­ta pre­gun­ta hay que ha­cer un do­ble aná­li­sis. Por una par­te, a las administraciones pú­bli­cas les pon­dría un muy de­fi­cien­te. Des­de ha­ce ocho o nue­ve años los re­cor­tes en las par­ti­das pa­ra la coope­ra­ción al desa­rro­llo no ce­san. Es­to quie­re de­cir que las or­ga­ni­za­cio­nes han te­ni­do me­nos re­cur­sos pa­ra ha­cer pro­yec­tos en zo­nas don­de se ne­ce­si­ta­ba, se han vis­to obli­ga­das a re­du­cir el nú­me­ro de cam­pa­ñas de sen­si­bi­li­za­ción y se han per­di­do ca­si 2.400 em­pleos. No pue­de ser que es­te­mos re­ci­bien­do las mis­mas apor­ta­cio­nes que cuan­do en los años 80 Es­pa­ña de­jó de ser re­cep­tor de ayu­da. —¿Có­mo es­tá la si­tua­ción en Ga­li­cia? —En Ga­li­cia se apro­bó una do­ta­ción de 4,5 mi­llo­nes de eu­ros. Lo que su­po­ne un 0,04 % del pre­su­pues­to de la Xun­ta, muy le­jos del 0,7 % que re­co­gía la ley de coope­ra­ción ga­lle­ga en el 2003. Aún así, el re­cor­te pa­ra coope­ra­ción en es­ta co­mu­ni­dad au­tó­no­ma si­do me­nor que en mu­chas otras. —¿Qué pue­de de­cir de los ciu­da­da­nos? —Pro­gre­san ade­cua­da­men­te. Es de­cir, se­gún el Eu­ro­ba­ró­me­tro, el 93 % de los es­pa­ño­les ca­li­fi­ca co­mo «im­por­tan­te» asis­tir a la po­bla­ción de zo­nas con­flic­ti­vas o paí­ses po­bres. Es­to es lla­ma­ti­vo, so­bre to­do, por­que en Es­pa­ña mu­chas per­so­nas vi­ven en la pre­ca­rie­dad eco­nó­mi­ca, así que es de agra­de­cer. —¿Ha ayu­da­do la cri­sis a que los es­pa­ño­les sean más em­pá­ti­cos con per­so­nas que se en­cuen­tran en si­tua­cio­nes ex­tre­mas? —Yo creo que ha si­do fun­da­men­tal. Pien­sa que con res­pec­to al 2008, cuan­do es­ta­ba em­pe­zan­do la cri­sis, el nú­me­ro de per­so­nas que co­la­bo­ran con oe­ne­gés se ha in­cre­men­ta­do en un 20 %. Ade­más, hay al­re­de­dor de 20.000 per­so­nas par­ti­ci­pan­do co­mo vo­lun­ta­rias en nues­tras or­ga­ni­za­cio­nes y las apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas de la em­pre­sa pri­va­da, que tam­bién quie­ro des­ta­car­lo, han cre­ci­do un 30 %. Es­tá cla­ro que cuan­do los pro­ble­mas te to­can de cer­ca se em­pa­ti­za más, pe­ro tam­bién son es­pe­cial­men­te so­li­da­rios con las gran­des ca­tás­tro­fes hu­ma­ni­ta­rias, co­mo la que es­tán vi­vien­do aho­ra en Pe­rú. O con los re­fu­gia­dos si­rios. Con es­te Amayuelas lle­va en el car­go des­de abril del pa­sa­do año.

te­ma la so­cie­dad es­pa­ño­la es­tá muy vol­ca­da, mu­cho más que el Go­bierno. —Co­men­ta que las re­des so­cia­les son un ar­ma de do­ble fi­lo con res­pec­to a las cau­sas so­li­da­rias. —Así es. Ca­da vez sur­gen más ini­cia­ti­vas que se di­fun­den por re­des so­cia­les y eso pue­de dar lu­gar a con­fu­sión. En la ma­yo­ría de oca­sio­nes nos vie­nen ge­nial pa­ra mos­trar cam­pa­ñas, pe­ro ca­sos co­mo el de Na­dia, por ejem­plo, nos han he­cho mu­cho da­ño por­que la gen­te pier­de la pers­pec­ti­va con quién co­la­bo­rar y con quién no. Por es­tas co­sas he­mos crea­do la He­rra­mien­ta de Trans­pa­ren­cia y Buen Go­bierno, a par­tir de la

cual se eva­lúa el buen ha­cer de las oe­ne­gés. —Una de las acu­sa­cio­nes que más se es­cu­cha en re­fe­ren­cia a los jó­ve­nes es que ca­da vez son más vo­lá­ti­les y no se com­pro­me­ten. ¿Su­ce­de es­to con el ám­bi­to de las oe­ne­gés? —Vol­ve­mos al te­ma de las re­des so­cia­les, que nos han per­mi­ti­do ga­nar adep­tos que de otra for­ma no hu­bié­se­mos con­se­gui­do. Yo no per­ci­bo que los jó­ve­nes no sean com­pro­me­ti­dos, al con­tra­rio. Son mu­chos los que dan el sal­to al vo­lun­ta­ria­do, ya que mu­chos no pue­den con­tri­buir eco­nó­mi­ca­men­te, pe­ro ha­cen to­do lo que pue­den.

SAN­TI OTE­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.