«Una de nues­tras asig­na­tu­ras pen­dien­tes es que no se aso­cie Ad­mi­nis­tra­ción con bu­ro­cra­cia»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía -

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ad­mi­nis­tra­ción Di­gi­tal del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, Do­min­go Mo­li­na, inau­gu­ró ayer en San­tia­go el se­gun­do En­con­tro so­bre Ad­mi­nis­tra­ción Elec­tró­ni­ca que, or­ga­ni­za­do por la Axen­cia pa­ra a Mo­der­ni­za­ción Tec­no­ló­xi­ca de Ga­li­cia (Am­te­ga), en co­la­bo­ra­ción con la Fe­gamp, bus­ca fa­ci­li­tar a las en­ti­da­des lo­ca­les el sal­to a la ad­mi­nis­tra­ción elec­tró­ni­ca, po­nien­do a su dis­po­si­ción una car­te­ra de he­rra­mien­tas que abar­ca des­de las no­ti­fi­ca­cio­nes elec­tró­ni­cas has­ta el ac­ce­so a la pla­ta­for­ma de con­tra­tos pú­bli­cos. —En oc­tu­bre en­tró en vi­gor la le­gis­la­ción que mar­ca el 2018 co­mo lí­mi­te pa­ra con­tar con una ad­mi­nis­tra­ción ver­da­de­ra­men­te di­gi­tal. ¿Có­mo va el pro­ce­so? Por ejem­plo, ¿cuán­do po­dre­mos crear una em­pre­sa en tiem­po real? —Ha­ce unos años sur­gió el pro­yec­to pa­ra po­der crear em­pre­sas en un tiem­po ré­cord, y una de las di­fi­cul­ta­des que se en­con­tró es que se ne­ce­si­ta­ba que los tres ni­ve­les de la Ad­mi­nis­tra­ción es­tu­vie­ran ali­nea­dos. Sal­vo ex­cep­cio­nes, es­to no se ha po­di­do ha­cer, por­que en el mun­do lo­cal a la ad­mi­nis­tra­ción elec­tró­ni­ca le que­da ca­mino por re­co­rrer. En el ca­so con­cre­to que me pre­gun­ta­ba so­bre la crea­ción de em­pre­sas on li­ne, yo con­fío en que ese ali­nea­mien­to del que ha­blo se pro­duz­ca en es­te pe­río­do que te­ne­mos pa­ra im­plan­tar la nor­ma­ti­va. —¿En­ton­ces el es­la­bón más dé­bil es la ad­mi­nis­tra­ción lo­cal? —Sí. Por eso hoy [por ayer], por ejem­plo, igual que en San­tia­go se es­tán ce­le­bran­do es­tas jor­na­das pro­mo­vi­das por la Am­te­ga, en Ma­drid es­tán te­nien­do lu­gar otras im­pul­sa­das por la Femp, que pre­ten­den, a tra­vés de las dipu­tacio­nes pro­vin­cia­les, que la trans­for­ma­ción di­gi­tal lle­gue al mun­do lo­cal. —La ad­mi­nis­tra­ción di­gi­tal su­po­ne el do­ble pro­ce­so de adap­ta­ción: el del usua­rio y el de la pro­pia Ad­mi­nis­tra­ción, que de­be pa­sar a ser proac­ti­va. ¿Cues­ta des­te­rrar que se aso­cie Ad­mi­nis­tra­ción con bu­ro­cra­cia? —Esa es una de nues­tras asig­na­tu­ras pen­dien­tes. De he­cho, la ley 11/2007 creó el de­re­cho de los ciu­da­da­nos a re­la­cio­nar­se elec­tró­ni­ca­men­te con las Administraciones, lo que obli­gó a es­tas a ha­cer un des­plie­gue gran­dí­si­mo de una ofer­ta de ser­vi­cios elec­tró­ni­cos que po­si­cio­nó a Es­pa­ña muy bien fren­te al res­to del mun­do. Sin em­bar­go, esa ofer­ta no se co­rres­pon­de bien con la de­man­da de los ciu­da­da­nos. Y uno de los mo­ti­vos es que esa trans­for­ma­ción no se ha he­cho a ni­vel de las ofi­ci­nas que tie­nen que aten­der al usua­rio. La iner­cia es gran­de. Si en las ofi­ci­nas no se fo­men­ta el uso de la ad­mi­nis­tra­ción di­gi­tal, se­gui­re­mos an­cla­dos en el pa­sa­do. Por eso hay que cam­biar la for­ma en la que las administraciones rea­li­zan las ta­reas in­ter­nas, hay que re­for­mu­lar los pro­ce­di­mien­tos pa­ra ali­near­se con las ca­pa­ci­da­des que te dan las tec­no­lo­gías. Si el pun­to de par­ti­da es el caos, una vez que lo di­gi­ta­li­zas, lo que tie­nes es caos in­for­ma­ti­za­do. Hay que lo­grar la efi­cien­cia: dar un ser­vi­cio mu­cho más ágil a mu­cho me­nor cos­te y de mu­cha mayor ca­li­dad. —¿El hán­di­cap aho­ra es­tá en la trans­for­ma­ción hu­ma­na? —Lo es­tá en la ges­tión del cam­bio, que de­ben li­de­rar los má­xi­mos res­pon­sa­bles. Las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas son ne­ce­sa­rias, pe­ro no su­fi­cien­tes. —¿Có­mo va Ga­li­cia en el pro­ce­so de trans­for­ma­ción di­gi­tal? —Es de las co­mu­ni­da­des me­jor si­tua­das. La ini­cia­ti­va de la crea­ción de la Am­te­ga lue­go la co­pió el Es­ta­do, pri­me­ro con la di­rec­ción TIC (tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción) y aho­ra con la di­rec­ción ge­ne­ral de la Ad­mi­nis­tra­ción Di­gi­tal, y per­si­gue los mis­mos ob­je­ti­vos: ra­cio­na­li­zar el uso de los re­cur­sos TIC e in­cre­men­tar la ca­li­dad de los ser­vi­cios que ofre­ce. Mo­li­na re­sal­ta que la bre­cha di­gi­tal ca­da vez se es­tre­cha más.

—Ade­más de en tiem­po, por los trá­mi­tes y los des­pla­za­mien­tos, ¿qué aho­rro su­po­ne la ad­mi­nis­tra­ción elec­tró­ni­ca? —Pues ade­más de la re­duc­ción en el tiem­po, hay que pen­sar en có­mo se pue­de pres­tar el ser­vi­cio pa­ra aco­mo­dar­lo al ciu­da­dano y tra­tar de que los pro­ce­sos se au­to­ma­ti­cen, por­que eso per­mi­te li­be­rar re­cur­sos hu­ma­nos y des­ti­nar­los a otros ser­vi­cios en los que no pue­den ser sus­ti­tui­dos por la tec­no­lo­gía. —En la me­mo­ria jus­ti­fi­ca­ti­va de la ley se hi­cie­ron cálcu­los. Pien­se so­lo en no­ti­fi­ca­cio­nes, las que se ha­cen en pa­pel ver­sus las de for­ma­to elec­tró­ni­co. En ca­da una de ellas el aho­rro pue­de ser de ca­si cua­tro eu­ros, si lo mul­ti­pli­ca por el nú­me­ro de las que se en­vían, la cuan­tía es muy, muy im­por­tan­te. Pe­ro no es el úni­co aho­rro: tam­bién es­tá el de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción en­tre las Administraciones y el del usua­rio que no pier­de su tiem­po. Son mu­chos los que se su­man. No po­dría de­cir­le una ci­fra. —¿Y los re­tos más in­mi­nen­tes? —El mayor es ha­cer que los ser­vi­cios di­gi­ta­les se aco­mo­den a la ne­ce­si­dad de los ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.