El «cu­ñao» ho­lan­dés

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición - Cé­sar Ro­drí­guez

Se lla­ma Je­roen Dijs­sel­bloem. Es ho­lan­dés, per­te­ne­ce al par­ti­do la­bo­ris­ta, que aca­ba de su­frir un gran re­vés en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de su país que ga­nó el li­be­ral Rut­te y ocu­pa un pues­to de esos que po­nen los dien­tes lar­gos a mi­nis­tros co­mo Luis de Guin­dos: es pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po. Y tam­bién es el pro­ta­go­nis­ta de la gran po­lé­mi­ca po­lí­ti­ca de la se­ma­na tras ha­cer un ejer­ci­cio su­pre­mo de cu­ña­dis­mo a cuen­ta de los paí­ses del sur de Eu­ro­pa, los fa­mo­sos PIGS (acró­ni­mo de Por­tu­gal, Ita­lia, Gre­cia y Es­pa­ña en in­glés).

«Uno no pue­de gas­tar­se to­do el di­ne­ro en co­pas y mu­je­res y pe­dir lue­go que se le ayu­de», di­jo en una en­tre­vis­ta en el pres­ti­gio­so dia­rio ale­mán Frank­fur­ter All­ge­mei­ne Zei­tung. Si fue­ran pa­la­bras de un tui­te­ro anó­ni­mo, se lia­ría par­da. Si lo di­ce un al­to car­go co­mo él, se desata una me­ga­tor­men­ta. Y ahí es­ta­mos. So­pla fuer­te vien­to del sur, agra­va­do por la ne­ga­ti­va del po­lí­ti­co a pe­dir dis­cul­pas y, en se­gun­da ins­tan­cia, a di­mi­tir.

Ha lo­gra­do po­ner de acuer­do a nu­me­ro­sos par­ti­dos y se ha lle­va­do un va­ra­pa­lo an­te la opi­nión pú­bli­ca. Y sor­pren­de que sea él, un so­cial­de­mó­cra­ta y al­to car­go co­mu­ni­ta­rio, quien ha da­do ga­so­li­na pa­ra el in­cen­dio eu­ró­fo­bo que ca­da día ali­men­tan en el vie­jo con­ti­nen­te ul­tras co­mo Ma­ri­ne Le Pen. Con ami­gos así, ¿quién ne­ce­si­ta enemi­gos? A CO­RU­ÑA / LA VOZ

El in­ge­nie­ro in­dus­trial Vin­cent Ros­so (Pa­rís, 1970) acom­pa­ñó al fun­da­dor de BlaB­laCar, Fré­dé­ric Maz­ze­lla, des­de la fa­se em­brio­na­ria de la em­pre­sa, cuan­do los dos tra­ba­ja­ban en la mis­ma firma es­ta­dou­ni­den­se de tec­no­lo­gía, has­ta ha­ce po­co más de un año. Par­ti­ci­pó co­mo in­ver­sor con la en­tra­da en el ca­pi­tal del fon­do es­pe­cia­li­za­do en nue­vos pro­yec­tos en In­ter­net Ca­bie­des & Part­ners, asu­mió la pues­ta en mar­cha de la pla­ta­for­ma en Es­pa­ña cuan­do el mo­de­lo ne­ce­si­ta­ba con­tras­tar­se fue­ra de su país y, des­pués de seis años de «mu­cho tra­ba­jo», con la red so­cial de co­che com­par­ti­do res­pal­da­da en Es­pa­ña por 3,5 mi­llo­nes de usua­rios (45 mi­llo­nes en el mun­do), de­ci­dió le­van­tar el vue­lo. «Ne­ce­si­ta­ba des­can­sar y abor­dar otros pro­yec­tos, al­gu­nos tam­bién de eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va», ex­pli­có ayer en A Co­ru­ña an­tes de pro­nun­ciar una con­fe­ren­cia ti­tu­la­da 3x3 del em­pren­di­mien­to: la ex­pe­rien­cia de BlaB­laCar. —¿Qué sig­ni­fi­ca 3x3? —Co­mo em­pren­de­dor yo soy au­to­di­dac­ta. Tu­ve la in­creí­ble ex­pe­rien­cia de BlaB­laCar y aho­ra es­toy apo­yan­do a mu­chas em­pre­sas que me han da­do otra lec- Vin­cent Ros­so, ayer en el cam­pus Aban­ca de A Co­ru­ña.

tu­ra. 3x3 son nue­ve pa­rá­me­tros apli­ca­dos a los tres pi­la­res —em­pren­de­dor, equi­po y start-up— que por mi ex­pe­rien­cia con­si­de­ro im­por­tan­tes. —¿Pue­de re­su­mir­los? —No sé si se en­ten­de­rán. Vi­sión, fo­co y am­bi­ción, por par­te del em­pren­de­dor. Li­mi­ta­cio­nes, co­no­ci­mien­to com­par­ti­do y tra­ba­jo en equi­po, por par­te del equi­po. Y es­tra­te­gia, ca­pa­ci­dad pa­ra me­dir la efi­cien­cia y pa­cien­cia, por par­te de la em­pre­sa. —¿Có­mo fue el co­mien­zo de BlaB­laCar Es­pa­ña? —Con muy po­cos me­dios. La adap­ta­ción tec­no­ló­gi­ca al nue­vo idio­ma y la nue­va red de trans­por­te fue com­pli­ca­da y cuan­do

ya tu­vi­mos el pro­duc­to hu­bo que desa­rro­llar la in­ge­nie­ría de co­mu­ni­ca­ción y már­ke­ting po­co a po­co. Los tres pri­me­ros años fue­ron di­fí­ci­les. Des­pués el efec­to de red en In­ter­net, por el que 1+1 pue­de lle­gar a ser 3, ayu­dó a co­no­cer la pla­ta­for­ma. —¿Im­por­ta­ron el mo­de­lo fran­cés? —No, en Fran­cia la cul­tu­ra de com­par­tir co­che era más só­li­da. Ayu­dó la huel­ga del 2008, con Sar­kozy, que mo­ti­vó un pa­ro del trans­por­te pú­bli­co de dos se­ma­nas. Cuan­do Fré­dé­ric fun­dó BlaB­laCar ha­bía otras tres em­pre­sas en el país ha­cien­do lo mis­mo. En Es­pa­ña no ha­bía tra­di­ción y el mayor obs­tácu­lo lo en­con­tra­mos cuan­do bus­ca­mos el —Aquí hay una par­te em­pre­sa­rial y otra emo­cio­nal y aun­que la se­gun­da es­tá en­tu­sias­ma­da con el mo­de­lo ve­mos que la sos­te­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca to­ca dos con­cep­tos, la ca­sa y el co­che, que son la mayor fuen­te de gas­to de una fa­mi­lia. La opor­tu­ni­dad de ne­go­cio tie­ne que ver con el cos­te del pro­duc­to. No sé si com­par­tir ta­la­dros se­ría sos­te­ni­ble. Creo que la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va tie­ne mu­cho po­ten­cial re­fe­ri­da a pro­duc­tos ca­ros, que cues­tan di­ne­ro, y pue­de ex­ten­der­se al mun­do de la em­pre­sa, por ejem­plo, dos cons­truc­to­ras que ne­ce­si­ten una grúa y pue­dan com­par­tir­la, o de los hos­pi­ta­les, con los apa­ra­tos mé­di­cos. Pe­ro pro­ba­ble­men­te ha­brá que es­pe­rar a que la gen­te ma­du­re y acep­te es­tas nue­vas for­mas de co­la­bo­rar. Es un cam­bio cul­tu­ral.

MARCOS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.