Una es­cue­la de so­lo sie­te ni­ños con más re­cur­sos que co­le­gios del cen­tro pon­te­ve­drés

Tie­nen des­de pi­za­rra elec­tró­ni­ca a sa­la de psi­co­mo­tri­ci­dad e in­clu­so ac­ce­so a un pa­be­llón de de­por­tes pe­ga­do al au­la

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MA­RÍA HER­MI­DA

A las es­cue­las uni­ta­rias, a esas au­las que van re­sis­tien­do a du­ras penas en el ru­ral por el pau­la­tino ba­jón en la ma­trí­cu­la de ni­ños, sue­le mi­rár­se­las con una lu­pa ro­mán­ti­ca y sen­ti­men­tal. Se ha­bla, so­bre to­do, de la es­tre­cha re­la­ción que pue­de te­ner el maes­tro con pa­dres y alum­nos al ha­ber tan po­cos críos; de lo bo­ni­to que es que es­tén jun­tos los de dis­tin­tas eda­des o de que son es­cue­las en con­tac­to per­ma­nen­te con el en­torno na­tu­ral... Pe­ro po­cas ve­ces se mi­den sus re­cur­sos ma­te­ria­les. Y, real­men­te, son dig­nos de des­ta­car. Por­que no es que es­tén a la al­tu­ra de cual­quier co­le­gio de la ciu­dad, sino que los su­pe­ran con cre­ces. Ha­ce­mos la prue­ba en una uni­ta­ria es­co­gi­da al azar, la de Cu­rro (en Ba­rro) y com­pa­ra­mos sus me­dios ma­te­ria­les e in­clu­so hu­ma­nos con los que tie­nen en la es­cue­la de edu­ca­ción in­fan­til Cres­po Ri­vas, la más de­man­da­da en Pon­te­ve­dra.

A me­dia ma­ña­na, Mai­ca, la pro­fe­so­ra de la es­cue­la de Cu­rro, di­ce en voz al­ta: «Va­mos a la pi­za­rra». Los seis ni­ños que hay en el au­la —fal­ta una pe­que­ña, que no acu­dió al co­le— son­ríen en­can­ta­dos. Van ha­cia la pi­za­rra elec­tró­ni­ca, don­de con me­dios di­gi­ta­les pin­tan en­tre to­dos un di­bu­jo. Se van tur­nan­do pa­ra co­ger el pun­te­ro. Pe­ro no im­por­ta, co­mo so­lo son seis, en­se­gui­da les to­ca a to­dos. En el Cres­po Ri­vas, tal y co­mo ex­pli­can des­de el equi­po di­rec­ti­vo, tam­bién cuen­tan con esa pi­za­rra... pe­ro la com­par­ten 25 críos, así que las es­pe­ras por el desea­do pun­te­ro se ha­cen más lar­gas, ló­gi­ca­men­te. Mai­ka, des­de Cu­rro, ex­pli­ca tam­bién que tie­nen ac­ce­so con­ti­nuo a In­ter­net y que tam­bién dis­po­ñen de un or­de­na­dor en el au­la. «Iso é moi útil, se fa­la­mos das for­mi­gas e que­re­mos sa­ber máis cou­sas... en­se­gui­da mon­ta­mos cla­ses de in­for­má­ti­ca e bus­ca­mos cou­sas so­bre elas», ex­pli­ca. En el Cres­po Ri­vas tam­bién dan in­for­má­ti­ca, pe­ro un día a la se­ma­na y re­par­tién­do­se me­dia cla­se en el au­la con dos or­de­na­do­res y la otra mi­tad en el pa­si­llo —sí, en el pa­si­llo—.

Si ha­bla­mos de las cla­ses de psi­co­mo­tri­ci­dad o gim­na­sia... más de lo mis­mo. En el ca­so de Cu­rro los sie­te ni­ños ma­tri­cu­la­dos tie­nen un au­la en­te­ra pa­ra es­te me­nes­ter. No fal­ta de na­da: des­de col­cho­ne­tas a una ca­ma elás­ti­ca pa­san­do por tú­ne­les de plás­ti­co pa­ra ju­gar y va­rios en­tre­te­ni­mien­tos más. Si lo que hay son mu­chas ga­nas de co­rrer, Mai­ka tie­ne la lla­ve del pa­be­llón de de­por­tes pe­ga­do a la es­cue­la. Abre la puer­ta... y hay un po­li­de­por­ti­vo a dis­po­si­ción de sie­te ni­ños. En el Cres­po Ri­vas no exis­te cla­se pa­ra psi­co­mo­tri­ci­dad: se uti­li­za pa­ra ello el pa­tio cu­bier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.