La Au­dien­cia ha­bi­li­ta la pri­me­ra se­ma­na de ju­lio pa­ra juz­gar los ase­si­na­tos de Amaia y Can­de­la

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - L. PENIDE

Tal y ade­lan­tó La Voz ha­ce unos días, fi­nal­men­te el jui­cio por los ase­si­na­tos de Amaia y Can­de­la en Mo­ra­ña se ce­le­bra­rá an­tes del 15 de ju­lio. Con­cre­ta­men­te, la sec­ción cuar­ta de la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra ha ha­bi­li­ta­do los días 4, 5 y 6 de ju­lio pa­ra juz­gar a Da­vid Ou­bel quien, pre­vi­si­ble­men­te, ten­drá que ha­cer fren­te por pri­me­ra vez en Es­pa­ña a una pe­ti­ción de pe­na de pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble.

El ca­len­da­rio fi­ja­do por la Au­dien­cia es­ta­ble­ce que en la pri­me­ra de es­tas tres jor­na­das se se­lec­ción a los nue­ve miem­bros del tri­bu­nal po­pu­lar, más los dos su­plen­tes, rea­li­zan­do una cri­ba en­tre 36 pon­te­ve­dre­ses. Ese mis­mo mar­tes es­tá pre­vis­to que se ce­le­bre el in­te­rro­ga­to­rio del acu­sa­do y pa­dre de las dos pe­que­ñas, quien, cla­ro es­tá, po­dría aco­ger­se a su de­re­cho a guar­dar si­len­cio. De he­cho, es lo que, al pa­re­cer, ha ve­ni­do ha­cien­do en sus dis­tin­tas com­pa­re­cen­cias ju­di­cia­les.

A par­tir de es­ta de­cla­ra­ción, arran­ca­ran las com­pa­re­cen­cias de los dis­tin­tos tes­ti­gos so­li­ci­ta­dos por las par­tes y, ya por úl­ti­mo, de los pe­ri­tos. De­pen­dien­do de có­mo se desa­rro­llen es­tas in­ter­ven­cio­nes, al­gu­nas fuen­tes apun­ta­ron a que el ve­re­dic­to del ju­ra­do po­dría dar­se ya el 6 de ju­lio o, co­mo mu­cho, re­tra­sar­se al día si­guien­te, vier­nes.

El tri­bu­nal po­pu­lar de­be­rá es­ta­ble­cer si Da­vid Ou­bel es, tal y co­mo sos­tie­nen las acu­sa­cio­nes, cul­pa­ble o no de dos de­li­tos de ase­si­na­to. Man­tie­nen que en los crí­me­nes, ocu­rri­dos el 31 de ju­lio del 2015, con­cu­rrió la cir­cuns­tan­cia de ale­vo­sía, ya que, se­gún re­fie­ren en es­te sen­ti­do, de­jó sin po­si­bi­li­da­des de de­fen­sa a sus dos hi­jas, a las que su­pues­ta­men­te dro­gó an­tes de ma­tar­las con una sie­rra eléc­tri­ca, una ra­dial.

Fren­te a las te­sis de las acu­sa­cio­nes, la de­fen­sa, en prin­ci­pio, man­tie­ne la es­tra­te­gia de con­si­de­rar que su clien­te su­frió un tras­torno men­tal tran­si­to­rio en el mo­men­to en el que dio muer­te a sus dos hi­jas en su vi­vien­da de Mo­ra­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.