«Ays­ha ti­ña moi­to me­do ao in­te­gris­mo»

La fa­mi­lia si­gue en es­ta­do de «shock» y a la es­pe­ra de que les per­mi­tan re­cu­pe­rar el cuer­po

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - D. VÁZ­QUEZ

La fa­mi­lia de Ays­ha Fra­de con­ti­núa con­mo­cio­na­da por el aten­ta­do, que no aca­ban de asi­mi­lar, y a la es­pe­ra de los avan­ces en la in­ves­ti­ga­ción de las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas les per­mi­tan re­cu­pe­rar su cuer­po. Pe­se a la aten­ción ofre­ci­da des­de el pri­mer mo­men­to por la po­li­cía, que in­clu­so fue a re­co­ger a las her­ma­nas, al cu­ña­do y a los tres so­bri­nos al vue­lo pa­ra agi­li­zar su lle­ga­da a Lon­dres, el sen­ti­mien­to tan­to del viu­do, sus dos hi­jas, sus dos her­ma­nas y de la ma­dre si­gue sien­do el de es­tu­por por la pér­di­da. «A nai se­gue sen crer que non vol­ve­rá, é a fi­lla pe­que­na e cre que se pui­de­ron equi­vo­car», ex­pli­ca un por­ta­voz fa­mi­liar so­bre una mu­jer, oriun­da de San­tia­go y que pre­sin­tió el trá­gi­co fi­nal de su hi­ja. Ella, una oc­to­ge­na­ria a la que de­fi­nen co­mo «du­ra» por una vi­da en la emi­gra­ción aun­que de­li­ca­da en es­tos mo­men­tos de sa­lud, su­po del aten­ta­do por la te­le­vi­sión y lo pri­me­ro que hi­zo fue lla­mar a Ays­ha. La fal­ta de res­pues­ta le hi­zo pre­sa­giar que ha­bía si­do una de las víc­ti­mas y su pri­me­ra reac­ción fue lla­mar a Ga­li­cia pa­ra trans­mi­tir ese te­mor.

Des­tro­zo

«Cha­mou di­cin­do que a Ays­ha lle pa­sa­ra al­go», co­men­ta es­te fa­mi­liar re­cor­dan­do un avi­so al que ini­cial­men­te no qui­sie­ron dar cre­di­bi­li­dad. En la ca­sa de la ma­dre, co­mo otros mu­chos días de­bi­do a la re­la­ción dia­ria y su pro­xi­mi­dad al co­le­gio don­de iban las pe­que­ñas, a 500 me­tros de su vi­vien­da, es­ta­ba John Fra­de, el ma­ri­do de Ays­ha y las dos nie­tas, a la es­pe­ra de su lle­ga­da, pe­ro ella fue una de las víc­ti­mas mor-

ta­les del ata­que per­pe­tra­do por Kha­lid Ma­sood en las in­me­dia­cio­nes del Par­la­men­to de West­mins­ter, coin­ci­dien­do con la con­me­mo­ra­ción de los aten­ta­dos de Bru­se­las. «Es­pe­rá­ba­na nun­ha ca­sa a que ela nun­ca che­gou», re­co­no­ce un por­ta­voz, que re­cla­ma que se res­pe­te la in­ti­mi­dad de una fa­mi­lia ro­ta por el do­lor.

«Non é que [o te­rro­ris­ta] ma­ta­ra a un­ha ra­pa­za, se­nón que des­tro­zou a tres fa­mi­lias co­mo mí­ni­mo», co­men­ta­ba el por­ta­voz fa­mi­liar so­bre la re­per­cu­sión de la tra­ge­dia pa­ra una fa­mi­lia que siem­pre ha es­ta­do muy uni­da y que se re­agru­pa­ba to­dos los años en Ga­li­cia don­de Ays­ha ve­nía de va­ca­cio­nes y don­de cuen­tan con nu­me­ro­sos pa­rien­tes tan­to en Be­tan­zos co­mo en San­tia­go.

Se­ría la Po­li­cía bri­tá­ni­ca la que con­fir­ma­ría las sos­pe­chas no so­lo al ma­ri­do sino, pos­te­rior­men­te y por te­lé­fono, tam­bién a las her­ma­nas, que es­ta­ban en ese mo­men­to, tra­ba­jan­do en la aca­de­mia de idio­mas que re­gen­tan en Be­tan­zos, si­guien­do un pro­to­co­lo muy es­tric­to que tie­nen pa­ra abor­dar los ca­sos de te­rro­ris­mo y por el que dos agen­tes lle­van des­de ese mo­men­to acom­pa­ñan­do a la fa­mi­lia. Tras con­fir­mar­se el nom­bre de Ays­ha co­mo una de las fa­lle­ci­das en el ata­que, des­de Es­pa­ña tam­bién han re­ci­bi­do el ofre­ci­mien­to de res­pal­do por par­te de la Sub­di­rec­ción ce Apo­yo a Víc­ti­mas de Te­rro­ris­mo.

«Ays­ha ti­ña moi­to me­do ao in­te­gris­mo, pá­ni­co aos xiha­dis­tas, era su­pe­rior a ela e é moi tris­te

que fo­ra mo­rer por el», re­co­no­cía el por­ta­voz, que ase­gu­ra­ba que es­ta mu­jer de 43 años que tra­ba­ja­ba lle­van­do la ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va en el DLD Co­lle­ge Lon­don, un co­le­gio si­tua­do fren­te del lu­gar del aten­ta­do, ha­bía ex­pre­sa­do en múl­ti­ples oca­sio­nes el te­rror por es­te ti­po de ata­ques in­dis­cri­mi­na­dos.

«A ro­sa do meu xar­dín»

Pe­se al arro­pa­mien­to fa­mi­liar de sus cu­ña­dos y las mues­tras de so­li­da­ri­dad de múl­ti­ples per­so­nas des­de los sucesos del miér­co­les, John Fra­de, el viu­do de Ays­ha, le cues­ta tam­bién asi­mi­lar la tra­ge­dia. Él, que en la in­ti­mi­dad fa­mi­liar lla­ma­ba a Ays­ha, Ro­sa, por­que la con­si­de­ra­ba «a ro­sa do meu xar­dín», di­cho así en por­tu­gués, su idio­ma, col­gó ayer en su pá­gi­na de Fa­ce­book una ima­gen en blan­co y ne­gro de un ejem­plar de es­te ti­po de flor con una fra­se en in­glés que di­ce: «La flor más her­mo­sa en nues­tro jar­dín de la ale­gría, pro­té­ge­nos des­de el cie­lo en to­do lo que ha­ce­mos». Es la ma­ne­ra que ha te­ni­do es­te pro­fe­sio­nal de la ban­ca pa­ra ren­dir ho­me­na­je a su pa­re­ja y a la ma­dre de sus hi­jas, unas ni­ñas que tam­bién se en­cuen­tran muy afec­ta­das por la fal­ta de su pro­ge­ni­to­ra y que no al­can­zan a com­pren­der lo su­ce­di­do.

El he­cho de que los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad bri­tá­ni­cos de­ban rea­li­zar prue­bas al cuer­po de Ays­ha, que re­sul­tó arro­lla­da en el ata­que, re­tra­sa su en­tre­ga a la fa­mi­lia, complica el ya de por sí do­lo­ro­so due­lo e im­pi­de a la fa­mi­lia or­ga­ni­zar, al me­nos por aho­ra, las hon­ras fú­ne­bres. «Le­va­ron bi­lle­te de ida, pe­ro non de vol­ta», ex­pli­ca­ba el por­ta­voz fa­mi­liar so­bre la du­ra­ción de la es­tan­cia de las her­ma­nas de Ays­ha en Lon­dres.

A. DEN­NIS AFP

Po­li­cías mon­ta­das cer­ca del Par­la­men­to, don­de los lon­di­nen­ses de­jan flo­res por las víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.