Ma­sood, con­ver­so y pen­den­cie­ro

Na­ció en Kent con el nom­bre de Adrian Rus­sell Elms, fue a pri­sión por una pe­lea en la ba­rra de un pub, en la que ra­jó la ca­ra de su ri­val, y se cam­bió de nom­bre en el 2012

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - FRAN­CIS­CO ES­PI­ÑEI­RA

Los que le co­no­cie­ron re­cuer­dan al te­rro­ris­ta de Lon­dres con ca­ri­ño: era un buen es­tu­dian­te, de­por­tis­ta y ri­sue­ño, coin­ci­den to­dos los que se han ma­ni­fes­ta­do en las úl­ti­mas ho­ras. Pe­ro le per­día el tem­pe­ra­men­to. De com­ple­xión fuer­te y acos­tum­bra­do a ir al gim­na­sio cua­tro o cin­co días por se­ma­na, Kha­lid Ma­sood rom­pía con to­dos los cli­chés tí­pi­cos co­no­ci­dos de los lo­bos so­li­ta­rios del Es­ta­do Is­lá­mi­co y, qui­zá por ello, lo­gró elu­dir la vi­gi­lan­cia de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia y sem­brar el caos en Lon­dres.

Kha­lid na­ció el día de Na­vi­dad de 1964 en Kent, cuan­do su ma­dre, Ja­net Elms, es­ta­ba aún sol­te­ra. Le pu­so de nom­bre Adrian Elms, has­ta que dos años más tar­de se ca­só con Phi­lip Ajao, de as­cen­den­cia ni­ge­ria­na, en West Sus­sex. El jo­ven adop­tó el ape­lli­do del pa­dras­tro y dis­fru­tó de una in­fan­cia tran­qui­la, in­clu­so po­dría de­cir­se que aco­mo­da­da, en el sur y el es­te de In­gla­te­rra, so­lo al­te­ra­da por su ca­rác­ter vio­len­to, que al­gu­nos vin­cu­lan al con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes en el que se re­fu­gia­ba pa­ra es­qui­var al­gu­nos epi­so­dios ra­cis­tas que su­fría por ser el úni­co ne­gro del co­le­gio. Sus pri­me­ros an­te­ce­den­tes da­tan de 1983, cuan­do re­ci­be su pri­me­ra con­de­na por agre­dir a una per­so­na. Su­mo al­gu­nos otros pe­que­ños de­li­tos, pe­ro su vi­da dis­cu­rría den­tro de la nor­ma­li­dad, tra­ba­jan­do co­mo ins­ta­la­dor de an­te­nas y casado con la que era su so­cia, Ja­ne Har­vey.

En el año 2000 fue con­de­na­do a dos años de cár­cel por otro de­li­to de le­sio­nes, pe­ro el pun­to de in­fle­xión de­fi­ni­ti­vo en su vi­da lle­gó en el 2003. Una dis­cu­sión de ba­rra de bar en un pub de North­riam, don­de re­si­día con su pri­me­ra mu­jer, aca­bó con un cor­te de ocho cen­tí­me­tros mar­can­do la ca­ra de su ad­ver­sa­rio. Adrian ale­gó mo­ti­vos ra­cia­les, pe­ro la po­li­cía le de­tu­vo por po­se­sión de un cu­chi­llo de gran­des di­men­sio­nes y fue con­du­ci­do a la cár­cel por sus an­te­ce­den­tes.

Su vi­da cam­bio de for­ma ra­di­cal.

Adrian sa­lió con­ver­ti­do a la fe is­lá­mi­ca y rom­pió con su pa­sa­do. Cam­bió de es­po­sa y se mu­dó de su re­si­den­cia por­que, di­jo, se sen­tía hos­ti­ga­do por sus ve­ci­nos.

En el 2004 se ca­só con Far­za­na Ma­lik en Kent y via­jó a Ara­bia Sau­dí por pri­me­ra vez en el 2005, se­gún la in­ves­ti­ga­ción. Con su nue­va fa­mi­lia, a la que irían lle­gan­do otros dos hi­jos, ini­ció una sin­gu­lar pe­re­gri­na­ción por to­da In­gla­te­rra: Bir­ming­ham, Brigh­ton, Lon­dres, Lu­ton... Has­ta que en el 2009 re­gre­sa de nue­vo a Ara­bia Sau­dí tres años pa­ra ejer­cer co­mo pro­fe­sor de in­glés.

A su vuel­ta a la is­la, se cam­bió el nom­bre y adop­tó el de Kha­lid Ma­sood, tra­ba­jó en una aca­de­mia co­mo pro­fe­sor de in­glés y lue­go mon­tó la su­ya pro­pia tras ob­te­ner el tí­tu­lo pa­ra for­mar a emi­gran­tes. Re­co­rrió va­rios ba­rrios lon­di­nen­ses an­tes de vol­ver a Bir­ming­ham e in­clu­so con­ven­ció a su hi­ja ma­yor de que se con­vir­tie­ra al is­lam. Se­gún un ami­go, lo lo­gró y aho­ra re­si­de en Bir­ming­ham ocul­ta ba­jo el bur­ka.

Scotland Yard tra­ba­ja en re­cons­truir sus pa­sos. La úl­ti­ma no­che la pa­só en un ho­tel de Brigh­ton, a 90 ki­ló­me­tros del cen­tro de Lon­dres. «Era un clien­te más, nor­mal. Pa­gó y subió a su ha­bi­ta­ción», con­tó un re­cep­cio­nis­ta que des­ta­có el sen­ti­do del humor que mos­tra­ba Kha­lid en la ma­ña­na de au­tos. El miér­co­les por la ma­ña­na co­gió el co­che di­rec­to ha­cia la muer­te, se lle­vó por de­lan­te los sue­ños de cua­tro per­so­nas y sem­bró el mie­do en el co­ra­zón de Gran Bre­ta­ña.

NIKLAS HA­LLE’N AFP

El dis­po­si­ti­vo de vi­gi­lan­cia del en­torno de West­mins­ter fue re­for­za­do con vehícu­los blin­da­dos tras el aten­ta­do de Ma­sood.

El au­tor del ata­que via­jó al me­nos dos ve­ces a Ara­bia Sau­dí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.