Un lim­pia­dor de ven­ta­nas ju­bi­la­do, el cuar­to fa­lle­ci­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo -

La cuar­ta víc­ti­ma mor­tal del aten­ta­do es el lon­di­nen­se de 75 años Les­lie Rho­des. Re­si­día en el ba­rrio de Streat­ham, en el sur de Lon­dres, y era un lim­pia­dor de ven­ta­nas ju­bi­la­do muy afi­cio­na­do al crí­quet. Fue atro­pe­lla­do por el te­rro­ris­ta cuan­do cru­za­ba el puen­te de West­mins­ter pa­ra co­ger un au­to­bús des­pués de vi­si­tar a un ami­go en el hos­pi­tal Saint Tho­mas. Vein­ti­cua­tro ho­ras des­pués del aten­ta­do, los mé­di­cos del hos­pi­tal del King’s Co­lle­ge des­co­nec­ta­ron la má­qui­na de so­por­te vi­tal. Jun­to a él es­ta­ban dos so­bri­nos, la úni­ca fa­mi­lia que te­nía (nun­ca se ha­bía casado) y su ami­go des­de ha­cía 40 años Mi­chael Car­ney, in­for­ma el Daily Mail. De fon­do so­na­ba una can­ción de Queen, su gru­po fa­vo­ri­to. Sus ami­gos lo des­cri­bían «co­mo el me­jor hom­bre que te po­días en­con­trar».

Rho­des se unió así a la lis­ta de ase­si­na­dos por Kha­lid Ma­sood: Ays­ha Fra­de, Kurt Co­chran, el tu­ris­ta es­ta­dou­ni­den­se de 54 que ce­le­bra­ba sus bo­das de pla­ta, y el po­li­cía Keith Pal­mer, un pa­dre de fa­mi­lia de 48 años. Una bu­fan­da del club de fút­bol Charl­ton Ath­le­tic ro­dea­da de flo­res y una fo­to pre­si­dían ayer el ho­me­na­je es­pon­tá­neo en el puen­te West­mins­ter al agen­te Pal­mer.

Vi­si­ta del prín­ci­pe

El prín­ci­pe Car­los vi­si­tó ayer a los he­ri­dos en el hos­pi­tal King’s Co­lle­ge. «Gra­cias por sus ma­ra­vi­llo­sos es­fuer­zos. No sé có­mo lo ha­cen», di­jo el he­re­de­ro bri­tá­ni­co a los doc­to­res y en­fer­me­ros, que tra­ta­ron a ocho de los le­sio­na­dos en el ata­que, dos de los cua­les han si­do ya da­dos de al­ta.

Tra­vis Frain, un uni­ver­si­ta­rio que re­sul­tó atro­pe­lla­do, com­par­tió una fo­to­gra­fía en Twit­ter con el prín­ci­pe de Ga­les al la­do de su ca­ma. Frain for­ma­ba par­te de un gru­po de alum­nos de la Uni­ver­si­dad de Ed­ge Hill que ha­bía acu­di­do a vi­si­tar el Par­la­men­to y que fue sor­pren­di­do por el te­rro­ris­ta a su sa­li­da del edi­fi­cio. Su­frió frac­tu­ras en una pier­na y un bra­zo pe­ro es­tá es­ta­ble.

La pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May, tam­bién acu­dió al hos­pi­tal a ver a las víc­ti­mas, pe­ro en su ca­so Dow­ning Street ape­nas dio de­ta­lles, es­gri­mien­do que se tra­ta­ba de una vi­si­ta de ca­rác­ter pri­va­do. Se te­me por la vi­da de una per­so­na, el pro­nós­ti­co de otras dos es gra­ve mien­tras que dos po­li­cías si­guen hos­pi­ta­li­za­dos con «he­ri­das sig­ni­fi­ca­ti­vas», in­for­mó a la pren­sa Mark Row­ley, el je­fe de la uni­dad an­ti­te­rro­ris­ta de Scotland Yard.

Los es­tu­dian­tes de la Es­cue­la Se­cun­da­ria San Jo­sé Con­car­neau (Bre­ta­ña) que se en­con­tra­ban de via­je es­co­lar en Lon­dres lle­ga­ron la no­che del jue­ves a Fran­cia. Uno de los tres he­ri­dos, de en­tre 15 y 16 años, fue tras­la­da­do ayer en un avión me­di­ca­li­za­do.

El dipu­tado y vi­ce­mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res pa­ra Orien­te Me­dio y Áfri­ca, To­bias Ell­wood re­gre­só ayer a West­mins­ter en me­dio de mues­tras de ca­ri­ño de los po­li­cías que ve­lan por la se­gu­ri­dad del Par­la­men­to por sus va­nos in­ten­tos de sal­var la vi­da de su com­pa­ñe­ro Pal­mer. Ell­wood pa­só por de­lan­te de los ra­mos de flo­res co­lo­ca­dos en el lu­gar don­de fa­lle­ció el agen­te y es­tre­chó las ma­nos de los guar­dias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.