La di­fi­cul­tad al no­ti­fi­car las de­man­das en­tor­pe­ce el des­alo­jo de los oku­pas

Los juz­ga­dos ga­lle­gos re­ci­ben de­ce­nas de de­nun­cias al año por in­va­sio­nes de vi­vien­das

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - J. M. PAN, C. PUN­ZÓN

Los juz­ga­dos ga­lle­gos re­ci­ben ca­da año de­ce­nas de ca­sos re­la­cio­na­dos con la oku­pa­ción ile­gal de vi­vien­das va­cías. La me­mo­ria de la Fis­ca­lía ga­lle­ga de los úl­ti­mos años re­ve­la la exis­ten­cia de en­tre 300 y 600 usur­pa­cio­nes, que es el ti­po de de­li­to que re­co­ge el Có­di­go Pe­nal pa­ra las okupaciones de in­mue­bles, pe­ro no es po­si­ble de­ta­llar una ci­fra exac­ta por­que en ese apar­ta­do de la ley fi­gu­ran tam­bién otros su­pues­tos co­mo la al­te­ra­ción de cie­rres o lin­des de te­rre­nos, que tie­nen es­pe­cial in­ci­den­cia en Ga­li­cia. La usur­pa­ción se en­mar­ca den­tro de los de­li­tos con­tra el pa­tri­mo­nio y el or­den so­cio­eco­nó­mi­co. En el 2013 se in­coa­ron en los juz­ga­dos ga­lle­gos 406 de­li­tos por ese mo­ti­vo; en el 2014 fue­ron 677, y en el 2015 se de­nun­cia­ron 383 ca­sos. La es­ta­dís­ti­ca del año pa­sa­do ron­da­rá los 300 de­li­tos de usur­pa­ción, se­gún fuen­tes de la Fis­ca­lía. El Có­di­go Pe­nal cas­ti­ga la ocu­pa­ción de in­mue­bles sin au­to­ri­za­ción de sus pro­pie­ta­rios con una pe­na de mul­ta.

Mien­tras, con­ti­núan co­no­cién­do­se ca­sos de okupaciones en Ga­li­cia. El co­lec­ti­vo so­cial Os Nin­guéns cal­cu­la que en Vi­go unas 80 per­so­nas vi­ven co­mo oku­pas. Lo ha­cen en vi­vien­das va­cías del ba­rrio an­ti­guo, in­for­ma María Je­sús Fuen­te. En Lu­go se sa­be de va­rios pi­sos y lo­ca­les oku­pa­dos. En uno de ellos, un bar que ha­bía ce­rra­do, so­li­ci­ta­ron in­clu­so una an­te­na pa­ra­bó­li­ca, in­for­ma E. G. Souto.

La di­fí­cil no­ti­fi­ca­ción

Las de­nun­cias pre­sen­ta­das cho­can con fre­cuen­cia con­tra un mu­ro di­fí­cil de su­pe­rar, co­mo es el de la no­ti­fi­ca­ción de las de­man­das de des­alo­jo. «Hay una gran di­fi­cul­tad a la ho­ra de no­ti­fi­car la de­man­da a las per­so­nas que ocu­pan ile­gal­men­te vi­vien­das», apun­ta el abo­ga­do Da­vid Ar­jo­nes, del des­pa­cho Eu­ge­nio Mou­re Abo­ga­dos.

A la ne­ga­ti­va de los de­nun­cia­dos de re­co­ger cual­quier ti­po de no­ti­fi­ca­ción, se une pre­via­men­te el des­co­no­ci­mien­to de la iden­ti­dad de la ma­yo­ría de los ocu­pan­tes, ta­rea que re­quie­re de tiem­po pa­ra que sea re­suel­ta y que nor­mal­men­te da pa­so a la de ave­ri­gua­ción de to­dos los do­mi­ci­lios que ha­ya po­di­do dar an­te dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes el de­man­da­do pa­ra ago­tar así to­das las po­si­bi­li­da­des de no­ti­fi­ca­ción de la de­man­da. «Esa ta­rea pue­de lle­var me­ses y to­do el pro­ce­so co­rre el ries­go, ade­más,

de de­cla­rar­se nu­lo si hay al­gún do­mi­ci­lio don­de ha­ya cons­ta­do el pa­so del de­man­da­do y no se ha lle­va­do allí la no­ti­fi­ca­ción, o si no se ha lo­gra­do ha­cer­lo tam­bién en la vi­vien­da ocu­pa­da», ex­pli­ca Ar­jo­nes. Una vez que di­cho re­co­rri­do se ha com­ple­ta­do y han si­do ago­ta­das las vías de no­ti­fi­ca­ción, las de­man­das de des­alo­jo pue­den ser pu­bli­ca­das en edic­tos, que de­ben de pa­sar al me­nos un mes anun­cia­dos en los juz­ga­dos una vez que se les ha da­do el vis­to bueno. Es de­cir, el pro­ce­so se de­mo­ra en sus mo­vi­mien­tos pre­vios du­ran­te me­ses an­tes de que sea di­ri­mi­do por un juez.

Las vis­tas pue­den dar sor­pre­sas des­agra­da­bles tam­bién pa­ra los pro­pie­ta­rios de in­mue­bles

ocu­pa­dos si los mo­ra­do­res ile­ga­les su­fren al­gún ti­po de da­ño en su in­te­rior, siem­pre y cuan­do no ha­yan en­con­tra­do obs­tácu­los que ven­cer pa­ra en­trar, ca­so de vi­vien­das en rui­na o aban­do­na­das. Exis­te ju­ris­pru­den­cia abun­dan­te que otor­ga al me­nos par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad de los da­ños su­fri­dos por los ocu­pan­tes al pro­pie­ta­rio, que por otra par­te ca­si siem­pre sue­le que­dar­se sin co­brar por los desperfectos que se le pue­dan ha­ber cau­sa­do en su vi­vien­da. Los con­de­na­dos sue­len ar­gu­men­tar su in­sol­ven­cia eco­nó­mi­ca, in­clu­so pa­ra pa­gar las mul­tas con las que sue­len dar­se por ce­rra­dos los pro­ce­sos por usur­pa­ción de po­se­sio­nes in­mue­bles.

Da­vid Ar­jo­nes, que re­co­mien­da en el blog de su des­pa­cho có­mo ac­tuar an­te ca­sos de ocu­pa­ción de vi­vien­das, abo­ga por «to­mar las rien­das del asun­to cuan­to an­tes, el tiem­po apre­mia en ma­te­ria de ocu­pa­cio­nes», di­ce pa­ra ins­tar a de­nun­ciar cuan­to an­tes e in­sis­tir a la po­li­cía o Guar­dia Ci­vil pa­ra que se per­so­ne en el in­mue­ble ocu­pa­do pa­ra in­ten­tar des­alo­jar a los in­qui­li­nos en un pri­mer mo­men­to, o cuan­do me­nos iden­ti­fi­car­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.