La Jus­ti­cia tie­ne los me­ca­nis­mos ne­ce­sa­rios

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - Abo­ga­do pe­na­lis­ta Ru­bén Vei­ga Váz­quez

¿ De­be­ría po­der una fa­mi­lia en es­ta­do de ne­ce­si­dad, an­te la fal­ta de re­cur­sos eco­nó­mi­cos, ocu­par una vi­vien­da, o in­cu­rre en con­duc­tas de­lic­ti­vas? Si la ocu­pa­ción de un in­mue­ble por ter­ce­ros (siem­pre que no me­die vio­len­cia o in­ti­mi­da­ción o que no re­sul­te mo­ra­da, ya que sino es­ta­ría­mos an­te un fla­gran­te ca­so de un de­li­to de alla­na­mien­to de mo­ra­da), ca­re­cien­do de tí­tu­lo ju­rí­di­co al­guno que le­gi­ti­me esa po­se­sión y en con­tra de la ma­ni­fies­ta vo­lun­tad ex­pre­sa del ti­tu­lar, es o no cons­ti­tu­ti­va de de­li­to, en el de­re­cho pe­nal tie­ne su en­ca­je en el de­li­to de usur­pa­ción.

La de­fen­sa por par­te de de­ter­mi­na­dos sec­to­res de que es­tas con­duc­tas no go­za de re­pro­che pe­nal, en vir­tud del prin­ci­pio de in­ter­ven­ción mí­ni­ma, y que de­be dis­cu­tir­se a tra­vés de los pro­ce­di­mien­tos in­ter­dic­ta­les o de desahu­cio por pre­ca­rio pa­ra re­cu­pe­rar la po­se­sión y el do­mi­nio, en­tra en co­li­sión con la ju­ris­pru­den­cia ge­ne­ra­li­za­da que, acer­ca de la ocu­pa­ción de in­mue­bles en el de­re­cho pe­nal, se vie­ne pro­du­cien­do en los úl­ti­mos tiem­pos. Lo que se prohí­be es el ries­go a la po­se­sión que se pro­du­ce con la ocu­pa­ción o man­te­ni­mien­to in­de­bi­do de un in­di­vi­duo den­tro de un in­mue­ble, vi­vien­da o edi­fi­cio aje­nos des­ha­bi­ta­do, por la efec­ti­va per­tur­ba­ción de la po­se­sión del ti­tu­lar de la fin­ca ocu­pa­da y la vo­lun­tad de afec­ta­ción del bien ju­rí­di­co tu­te­la­do.

La cla­ve es vi­sua­li­zar el con­flic­to, no des­de el pun­to de vis­ta del es­ta­do de ne­ce­si­dad del ocu­pan­te, sino des­de el pre­su­pues­to ha­bi­li­tan­te del que se di­ce due­ño, a la vis­ta que co­mo so­lu­ción a la ca­res­tía del pri­me­ro, se pue­de pa­liar a tra­vés de po­lí­ti­cas so­cia­les des­ti­na­das a con­tra­rres­tar esa fal­ta de me­dios, mien­tras que la in­ten­ción del le­gis­la­dor con el desa­rro­llo de la ley pe­nal de es­te ti­po de con­duc­tas, pre­ci­sa­men­te tie­ne por fin la pro­tec­ción pe­nal de la po­se­sión del pro­pie­ta­rio pa­ra que pue­da ejer­cer li­bre­men­te las fa­cul­ta­des que le con­fie­re su de­re­cho de do­mi­nio.

La Jus­ti­cia tie­ne los me­ca­nis­mos ne­ce­sa­rios, ins­tán­do­se me­di­das cau­te­la­res pa­ra con­se­guir el des­alo­jo in­me­dia­to, sal­va­guar­dan­do los de­re­chos de los le­gí­ti­mos pro­pie­ta­rios, eso sí, los cua­les han de po­ner de su par­te, ya que se im­po­ne ca­si co­mo obli­ga­ción del due­ño y por ex­ten­sión del po­see­dor del bien in­mue­ble, el man­te­ni­mien­to del buen es­ta­do de la co­sa. No es lo mis­mo, por tan­to, cas­ti­gar pe­nal­men­te la ocu­pa­ción de fin­cas en es­ta­do de aban­dono o en mal es­ta­do que la ocu­pa­ción de vi­vien­das va­cías o que no son uti­li­za­das co­mo mo­ra­da ha­bi­tual. La ocu­pa­ción de una vi­vien­da aban­do­na­da o en es­ta­do de aban­dono, que no va­cía, «no cum­ple una fun­ción so­cial». Pe­ro una pre­via di­li­gen­cia en tér­mi­nos nor­ma­les en el man­te­ni­mien­to y vi­gi­lan­cia del bien, en mu­chos ca­sos, ayu­da­rá pa­ra que di­cho ti­tu­lar, no ten­ga que pos­te­rior­men­te que­jar­se inopor­tu­na­men­te de la fal­ta de agi­li­dad de la Jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.