La Abo­ga­cía del Es­ta­do ale­ga que en el fe­rro­ca­rril «una cur­va nun­ca es un pun­to de pe­li­gro»

El juez re­cha­za sus­pen­der la de­cla­ra­ción co­mo in­ves­ti­ga­do del car­go del ADIF

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - PA­BLO GON­ZÁ­LEZ

La Abo­ga­cía del Es­ta­do, au­to­ra del re­cur­so del ADIF con­tra la impu­tación de An­drés Cor­ta­bi­tar­te, res­pon­sa­ble de Se­gu­ri­dad en la Cir­cu­la­ción cuan­do se abrió la lí­nea San­tia­go-Ou­ren­se, con­si­de­ra que el au­to del juez que ins­tru­ye el ca­so Al­via se sus­ten­ta «en con­clu­sio­nes es­ca­sa­men­te fun­da­men­ta­das y, en ge­ne­ral, im­pre­ci­sas y erró­neas». Más ade­lan­te, ase­gu­ra que otras con­clu­sio­nes del ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 3 de San­tia­go —co­mo de­cir que el ries­go en la cur­va de An­grois «era evi­den­te— «ca­re­cen de ri­gor ju­rí­di­co y téc­ni­co». Y por si fue­ra po­co, tam­bién se re­fie­re a ma­ni­fes­ta­cio­nes del ma­gis­tra­do que son «cla­ra­men­te erró­neas» o «con­tra­dic­to­rias en­tre sí». Es evi­den­te que la impu­tación del car­go téc­ni­co del ADIF ha sen­ta­do muy mal en el Go­bierno y la Abo­ga­cía del Es­ta­do, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, re­fle­ja ese ma­les­tar en la car­ga se­mán­ti­ca del re­cur­so, muy du­ro con el juez aun­que sea pa­ra apo­yar la es­tra­te­gia de de­fen­sa.

La abo­ga­da del Es­ta­do y el ADIF, que su­man su re­cur­so al del abo­ga­do de Cor­ta­bi­tar­te, tam­bién pi­den sus­pen­der la de­cla­ra­ción co­mo in­ves­ti­ga­do pre­vis­ta pa­ra el 4 de abril. Ar­gu­men­tan que es pre­ci­so sus­pen­der la com­pa­re­cen­cia mien­tras la Au­dien­cia de A Co­ru­ña no re­suel­va los re­cur­sos. El juez des­es­ti­mó es­ta pre­ten­sión.

La Abo­ga­cía del Es­ta­do cues­tio­na ca­si sin ma­ti­ces la afir­ma­ción del ins­truc­tor, An­drés Lago Lou- Pe­ri­tos en la cur­va de An­grois.

ro, res­pec­to a que la cur­va de An­grois re­pre­sen­ta­ba «un ries­go en sí mis­ma». Pa­ra la de­fen­sa del ADIF co­mo po­si­ble res­pon­sa­ble ci­vil del ac­ci­den­te, es­ta afir­ma­ción y otras si­mi­la­res «son fá­cil­men­te re­ba­ti­bles». «En un sis­te­ma de trans­por­te guia­do co­mo es el fe­rro­ca­rril —afir­ma— una cur­va nun­ca es un pun­to de pe­li­gro, es­pe­cial­men­te si, co­mo es el ca­so, es una cur­va ha­bi­tual (clo­toi­de) y cu­yo cam­bio de ve­lo­ci­dad aso­cia­do se da­ba en mu­chos otros pun­tos de la red (co­mo se ha acre­di­ta­do en la cau­sa). Se tra­ta, pues, de una si­tua­ción nor­mal, y no ex­cep­cio­nal, a ni­vel de in­fra­es­truc­tu­ra, y es in­co­rrec­to de­cir que re­pre­sen­ta­ba un ries­go en sí mis­ma». Una si­tua­ción «nor­mal» que fue co­rre­gi­da por el ADIF tras el ac­ci­den­te con las tran­si­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas de ve­lo­ci­dad pro­te­gi­das con ba­li­zas,

En el re­cur­so, tam­bién nie­ga que las em­pre­sas que ins­ta­la­ron la se­gu­ri­dad en la lí­nea San­tia­go-Ou­ren­se, y el or­ga­nis­mo pú­bli­co (Ineco) que au­di­tó el sis­te­ma de se­gu­ri­dad, avi­sa­ran al ADIF del ries­go que en­tra­ña­ba la cur­va de An­grois, don­de el ma­qui­nis­ta de­bía re­du­cir la ve­lo­ci­dad de 200 a 80 por ho­ra sin el apo­yo del ERTMS, el sis­te­ma que con­tro­la la ve­lo­ci­dad en los 84 ki­ló­me­tros res­tan­tes de la lí­nea. «En nin­gún mo­men­to se men­cio­na en di­chos do­cu­men­tos nin­gu­na cur­va, y mu­cho me­nos una cur­va con­cre­ta co­mo la de An­grois». con­clu­ye.

Nor­ma­ti­va con­fu­sa

El re­cur­so de la Abo­ga­cía del Es­ta­do in­ci­de en el ca­rác­ter con­fu­so de la nor­ma­ti­va co­mu­ni­ta­ria que sus­ten­ta­ría la in­frac­ción de la nor­ma de rea­li­zar una eva­lua­ción in­te­gral de ries­gos, unas du­das que, re­cuer­da, ya ex­pre­só la Fis­ca­lía, que no re­cu­rri­rá el au­to. El ADIF ale­ga que no exis­te tal in­frac­ción, y que en el au­to no se ar­gu­men­ta por qué era ju­rí­di­ca­men­te pre­cep­ti­va esa eva­lua­ción. El Mé­to­do Co­mún de Se­gu­ri­dad de la UE, que ha­bía en­tra­do en vi­gor an­tes de la pues­ta en ser­vi­cio de la lí­nea, no se­ría apli­ca­ble a San­tia­go-Ou­ren­se por­que era un pro­yec­to en avan­za­do es­ta­do de desa­rro­llo, di­cen. In­clu­so «acep­tan­do que se hu­bie­ra pro­du­ci­do un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo en el pro­yec­to ini­cial» —pri­mer re­co­no­ci­mien­to de es­te he­cho por par­te del ADIF—, nin­gu­na es­pe­ci­fi­ca­ción téc­ni­ca de in­ter­ope­ra­bi­li­dad exi­gía, en su opinión, la apli­ca­ción del mé­to­do pa­ra eva­luar los ries­gos. So­lo era obli­ga­to­rio ana­li­zar los dis­tin­tos sub­sis­te­mas fe­rro­via­rios de for­ma in­de­pen­dien­te, adu­cen.

Tam­bién re­cuer­dan que en la fe­cha en la que se pu­so en ser­vi­cio la lí­nea (di­ciem­bre del 2011) no se ha­bía rea­li­za­do en Eu­ro­pa nin­gu­na eva­lua­ción in­te­gral de ries­gos, da­das las «du­das y di­fi­cul­ta­des» que sus­ci­ta­ba es­te mo­de­lo. En cual­quier ca­so, de­fien­de que la eva­lua­ción de ries­gos que eje­cu­tó el ADIF era «in­te­gral», en el sen­ti­do de que «to­dos los sub­sis­te­mas fue­ron eva­lua­dos».

X. A. S.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.