«Pa­ra mí San­tia­go es, an­te to­do, una gran emo­ción, por los ma­ra­vi­llo­sos años que vi­ví aquí»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

En la gi­ra que Vi­cen­te Ál­va­rez Are­ces (Ovie­do, 1943) es­tá ha­cien­do por to­da Es­pa­ña co­mo por­ta­voz del PSOE en el Se­na­do, to­có San­tia­go, ciu­dad en la que vi­vió co­mo uni­ver­si­ta­rio. Ani­mó al PSdeG a pro­yec­tar más su la­bor en la Cá­ma­ra Al­ta, pa­ra él un em­pe­ño per­so­nal, co­mo lo es que se pro­fun­di­ce más en las re­la­cio­nes ga­lai­co-as­tu­ria­nas. —¿Aca­so exis­ten ba­rre­ras en la re­la­ción en­tre Ga­li­cia y As­tu­rias? —Yo di­ría que se ne­ce­si­tan más que nun­ca, por­que aun­que pue­da ha­ber di­ver­gen­cias, los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les son los mis­mos. Cuan­do se ha­bla del co­rre­dor atlán­ti­co, exis­te una ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de ha­cer es­fuer­zos co­mu­nes, de que Ga­li­cia y As­tu­rias tra­ba­jen más uni­das pa­ra ga­nar in­fluen­cia po­lí­ti­ca, y no so­lo en el con­jun­to de Es­pa­ña, que tam­bién, sino a ni­vel eu­ro­peo. —¿En qué asun­tos de­be­ría cen­trar­se esa coope­ra­ción? —En di­ver­sos ám­bi­tos. Con las in­fra­es­truc­tu­ras hay pro­ble­mas ob­vios, por­que los gran­des co­rre­do­res tie­nen ve­lo­ci­da­des dis­tin­tas. El co­rre­dor atlán­ti­co, re­co­no­ci­do a ni­vel eu­ro­peo, de­be ir más allá de los puer­tos de Lis­boa, tam­bién es­tán Vi­go, A Co­ru­ña, Gijón o Avi­lés, y no te­ne­mos ma­ne­ra de que los ac­ce­sos Vi­cen­te Ál­va­rez Are­ces an­te la se­de del Par­la­men­to de Ga­li­cia en San­tia­go.

a esos puer­tos y la lo­gís­ti­ca ten­gan un tra­to prio­ri­ta­rio eu­ro­peo. Hay que unir vo­lun­ta­des, in­fluir y crear esa área es­tra­té­gi­ca. —¿Y có­mo cree que hay que ac­tuar an­te el de­cli­ve de­mo­grá­fi­co, que es co­mún a las dos co­mu­ni­da­des? —Efec­ti­va­men­te, el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción es enor­me­men­te al­to y es­te ti­po de pro­ble­mas de­mo­grá­fi­cos hay que abor­dar­los de for­ma trans­ver­sal, con una he­rra­mien­ta de ac­tua­ción

po­lí­ti­ca, con me­di­das pa­ra con­te­ner el éxo­do ru­ral ha­cia las áreas ur­ba­nas, que evi­ten la des­truc­ción de nues­tro pa­tri­mo­nio y ga­ran­ti­cen la pres­ta­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos, de mo­vi­li­dad o de co­ne­xión a In­ter­net. —Pues da la im­pre­sión de que ca­da te­rri­to­rio ata­ca es­te ti­po de pro­ble­mas por su cuen­ta. —Pe­ro qui­zás no sea lo me­jor. Mi­re, voy a po­ner­le un ejem­plo, aun­que a lo me­jor arri­mo un po­co el as­cua a mi sar­di­na. Cuan­do es­ta­ba Tou­ri­ño de pre­si­den­te en Ga­li­cia y yo en As­tu­rias, fui­mos cons­cien­tes de que es­tá­ba­mos obli­ga­dos a ha­cer co­sas en con­jun­to, qui­zás los ob­je­ti­vos no fue­ron enor­mes, pe­ro nos pu­si­mos de acuer­do en tra­zar una es­tra­te­gia co­mún pa­ra ayu­dar a que las

em­pre­sas elec­tro­in­ten­si­vas pue­dan sa­lir ade­lan­te. Y bien que lo re­cor­da­rá Za­pa­te­ro. —¿Ha­bla de Al­coa? —En Ga­li­cia era Al­coa, pe­ro en As­tu­rias afec­ta­ba tam­bién a Ar­ce­lor, Mit­tal y As­tu­ria­na de Zinc. Hi­ci­mos un plan­tea­mien­to co­mún, lo­gra­mos de­fen­der­nos de una di­rec­ti­va eu­ro­pea y que no hu­bie­se nin­gu­na des­lo­ca­li­za­ción. Tam­bién coope­ra­mos en pla­ni­fi­car los ac­ce­sos a las co­mar­cas li­mí­tro­fes, en la re­ser­va de la bios­fe­ra del Eo, y mu­chas otras co­sas. —Qui­zás ayu­dó que am­bos fue­ran ami­gos de ha­ce años y miem­bros del mis­mo partido. —Ayu­dó a te­ner acuer­dos rá­pi­do, pe­ro tam­bién los tu­vo an­tes con Fra­ga. Lo que hay es que de­fi­nir ob­je­ti­vos co­mu­nes. Ál­va­rez Are­ces vino a San­tia­go a re­unir­se con el PSdeG pa­ra coor­di­nar su la­bor en el Se­na­do, y se que­dó dos días. Que­ría —di­jo— vi­si­tar al­gu­nos es­pa­cios de su eta­pa uni­ver­si­ta­ria de fi­na­les de los se­sen­ta. Alo­jar­se en el Ho­tel Com­pos­te­la, don­de iba a es­tu­diar, por­que «se es­ta­ba ca­len­ti­to», el ca­fé Derby, el al­muer­zo y ter­tu­lia con Tou­ri­ño o la vi­si­ta a tan­tos ami­gos que con­ser­va. —¿Qué es pa­ra us­ted San­tia­go? —Es, an­te to­do, una gran emo­ción, por los ma­ra­vi­llo­sos años que vi­ví aquí, una par­te im­por­tan­te de mi vi­da en la que desa­rro­llé mis dos gran­des pa­sio­nes, las ma­te­má­ti­cas y la po­lí­ti­ca, que siem­pre las hi­ce com­pa­ti­bles de for­ma ins­tin­ti­va, por­que no po­dría vi­vir sin nin­gu­na de ellas. —En Ga­li­cia lo de­tu­vie­ron y lo en­via­ron tres ve­ces a la cár­cel. Al­gún ren­cor que­da­rá... —(Ríe). No, en ab­so­lu­to, en aquel mo­men­to es­ta­ba tan con­ven­ci­do de que ha­cía lo co­rrec­to, que lo vi­vía con una dig­ni­dad pro­fun­da. No so­lo la cár­cel, nos po­nían mul­tas, y ha­bía es­tu­dian­tes que se ex­traían san­gre pa­ra ven­der­la y po­der pa­gar aque­llas mul­tas. Hu­bo un mo­vi­mien­to de so­li­da­ri­dad emo­cio­nan­te. Los es­tu­dian­tes en San­tia­go sa­li­mos a apo­yar en 1972 la lu­cha de los tra­ba­ja­do­res de Fe­rrol en torno a un con­ve­nio co­lec­ti­vo a los que ma­sa­cra­ron li­te­ral­men­te. Yo era de­le­ga­do de la Fa­cul­tad de Cien­cias y aca­bé en Or­den Pú­bli­co, mul­ta­do y con­de­na­do a cua­tro me­ses de pri­sión, pe­ro aque­lla lu­cha va­lió la pe­na. —Lu­chó con­tra la dic­ta­du­ra y fue ac­tor de la tran­si­ción. ¿Có­mo lle­va el dis­cur­so que cues­tio­na aquel pac­to del «ré­gi­men del 78»?

SAN­DRA ALONSO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.